Descargar

Martín Chiroque: de profesión, brigadista

“Me siento orgulloso de ser parte de esta red de líderes promovida por Soluciones Prácticas. Ellos me han formado, y me han enseñado el valor de la solidaridad”. Así se presenta Martín Chiroque, secretario de la plataforma de Defensa Civil en Los Polvorines, asentamiento humano ubicado en el distrito Veintiséis de Octubre, en Piura.

Martín es uno de los tantos brigadistas formados por Soluciones Prácticas a través del proyecto Aliados ante Inundaciones, que forma parte del Programa Global de Resiliencia frente a Inundaciones del Grupo Zurich. ¿Y qué hacen los brigadistas? Promueven un compromiso con su territorio y en la implementación de las políticas gubernamentales que contribuyen a reducir los riesgos en sus zonas. “Nosotros tenemos la misión de concientizar a nuestros vecinos, de informarlos sobre nuestra situación de riesgo de desastre. Y brindarles todo lo que hemos aprendido con las capacitaciones a la hora que aparezca el desastre”, nos dice Martín.

Martín nos cuenta que la única condición para ser brigadista es tener ganas de ayudar a tu gente. Y ser solidario. “Cualquiera puede ser brigadista. No hay distinción de género, porque tenemos muchas mujeres que trabajan fuerte por el prójimo. Y tampoco de edad. En nuestro grupo de 30 brigadistas, la mayor tiene 54 años, y el menor es un niño de doce años”.

Dentro de todas las brigadas formadas por el proyecto Aliados ante inundaciones, la de Los Polvorines es la más aplicada. “Gracias a todo lo que aprendimos con Soluciones Prácticas nuestra zona no se vio tan afectada cuando llegó el desastre”, señala Martín, refiriéndose a las inundaciones ocasionadas por las lluvias del Fenómeno El Niño Costero entre febrero y marzo del 2017, en el norte del Perú. “Ya estábamos preparados”, agrega. “Con las capacitaciones aprendimos a minimizar el desastre. Sabíamos que eventualmente iba a llegar. No podíamos impedir eso, pero sí podíamos reducir su impacto. Y eso hicimos”.

Los brigadistas de Los Polvorines, como Martín, fueron capacitados y certificados por Soluciones Prácticas y por la Municipalidad Veintiséis de Octubre. Aprendieron sobre gestión de riesgo de desastre, identificando zonas de riesgos y zonas de evacuación; aprendieron sobre primeros auxilios, para socorrer a posibles heridos o enfermos; aprendieron sobre construcción, y estuvieron preparados para crear módulos de vivienda o carpas en caso ocurriese un desastre que deje sin hogar a las familias; y aprendieron sobre agua y saneamiento, para concientizar a la población en el uso adecuado del higiene, para evitar enfermedades.

Todo ello fue puesto en práctica cuando ocurrieron los desastres ocasionados por el Fenómeno El Niño Costero. Por eso, como relata Martín, los habitantes de Los Polvorines pudieron salir ilesos. Pero no todo quedaba ahí. Dicen que la solidaridad es como una ola pequeña que poco a poco se va apoderando de la gente, y la contagia. Martín y su grupo de brigadistas, al enterarse de que las poblaciones aledañas la estaban pasando muy mal, fueron al rescate.

“En zonas como Pedregal, Castilla o Cuatro de Mayo vimos el verdadero desastre”, relata Martín. “Vimos a un vecino ya bastante mayor que se aferraba con todas sus fuerzas a su casa, que se estaba inundando por completo. No quería irse. Veíamos cómo flotaban todas sus cosas, pero él no se quería mover. Al final, entre lágrimas, nos hizo caso. En la zona de Cuatro de Mayo, por ejemplo, había colapsado el sistema de agua. Entonces hicimos sus cañerías con un tanque cisterna. También había colapsado su sistema de baños y desagüe, por lo que no tenían dónde hacer sus necesidades, así que los ayudamos a hacer varios silos secos, que les sirvieron de baños”.

La actitud de Martín y los demás brigadistas es digna de destacar. Apoyaron la evacuación de las zonas afectadas, y posteriormente, cuando llegó la ayuda, la distribuyeron de la mejor forma posible. Además, colaboraron en disminuir una preocupación latente de Soluciones Prácticas: el efecto que pueda tener la respuesta humanitaria sobre la resiliencia de la población, dado que muchas de las intervenciones son solo por unos pocos meses y, por tanto, tienen poco énfasis en el fortalecimiento de la organización comunitaria. La solidaridad gratuita de Martín y los suyos sin duda fortaleció la zona de Los Polvorines. Confiemos en que esa solidaridad se expanda.

“Nosotros nos autofinanciamos para ayudar a nuestros hermanos damnificados”, Afirma Martín. “Si otros brigadistas voluntarios quieren unirse, pueden hacerlo, los estamos esperando. Si alguien quiere ser brigadista, puede venir a capacitarse con nosotros, y así hacer más grande nuestra plataforma de voluntarios en defensa civil”.

Autor: Gabriel Reaño

Fuente: Soluciones Prácticas

También puedes leer la historia aquí

Facebook Twitter LinkedIn WhatsApp