El poder de la gente: Resiliencia comunitaria

Impulsar el poder de las personas para gestionar su propio desarrollo es el primer paso en el camino de construir comunidades más seguras y resilientes. La cuenca del río Rímac, es un claro ejemplo de que cuando existe compromiso, ingenio y ganas de aprender, la comunidad es capaz de organizarse ante las situaciones de riesgo a las que está expuesta. Eva Luz, brigadista comunitaria y presidenta de ASODA Carosio, nos deja un mensaje muy importante: “La población tiene la capacidad para enfrentar la emergencia, para poder rehabilitarse y también para poder gestionar cuando se nos capacita”. Conoce, desde las experiencias de la comunidad, cómo se sienten ahora que cuentan con las herramientas para afrontar y liderar situaciones de riesgo.

  Postear un comentario   

Comentarios

Documentos relacionados

¿Tienes alguna consulta?