infoinundaciones
Vizcarra y miembros del CIES abordaron proceso de reconstrucción Vizcarra y miembros del CIES abordaron proceso de reconstrucción


Vizcarra y miembros del CIES abordaron proceso de reconstrucción

El presidente de la República, Martín Vizcarra, se reunió con los miembros del Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES), a fin de dialogar sobre el proceso de reconstrucción en el norte del país.

Entre los temas abordados, se conversó sobre las principales medidas que ha tomado el Gobierno para acelerar la ejecución de proyectos en las zonas que sufrieron daños a raíz del fenómeno del Niño costero en el 2017 y se recibieron las recomendaciones del CIES al respecto.

Además, se presentó el documento “Reconstrucción del norte 2018 – 2021: Sugerencias a partir de la experiencia del sismo de Pisco en 2007”, a cargo de Fernando Neyra, geógrafo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

En la reunión, también estuvieron presentes el jefe del Gabinete Ministerial, César Villanueva; el ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Javier Piqué; de Salud, Silvia Pessah; de Economía y Finanzas, Carlos Oliva; de Transportes y Comunicaciones, Edmer Trujillo; y el director ejecutivo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, Edgar Quispe.

Los ministros explicaron los avances del proceso de reconstrucción con la edificación de viviendas definitivas, limpieza de ríos, así como las obras de mejoramiento a instituciones educativas y de salud.

Asimismo, Martín Vizcarra saludó el aporte del CIES y señaló que el Gobierno tendrá en cuenta sus recomendaciones para optimizar el proceso.

La reunión se llevó a cabo en la Sala Cáceres de la Casa de Gobierno también contó con la participación de la embajadora de Canadá en Perú, Gwyneth Kutz, el director ejecutivo CIES, Javier Portocarrero, entre otros.

Fuente: El Comercio

Leer

infoinundaciones
Desastres tienen causas socioculturales y de gestión, advierte experto Desastres tienen causas socioculturales y de gestión, advierte experto


Desastres tienen causas socioculturales y de gestión, advierte experto

 

Desde ya hace varias décadas, los desastres producidos en nuestro territorio tienen causas socioculturales y de gestión, advierte Pedro Ferradas, gerente de Gestión de Riesgos y Adaptación al Cambio Climático de Soluciones Prácticas, ante la necesidad de medidas preventivas ante anomalías del clima que pueden generar situaciones de emergencia.

 

Asimismo, explica que las causas de los desastres se generan previamente a los fenómenos naturales (lluvias, sismos, huaicos, etc.), estrechamente relacionados a los procesos de desarrollo, siendo la gestión pública, privada y la población las entidades capaces de evitar o reducir tales riesgos.

Si bien el Estado peruano cuenta con una Ley de Gestión de Riesgos y un plan nacional sobre dicha materia, “resulta aún un reto el poder adecuar las leyes orgánicas de Gobiernos Regionales y Municipalidades para que las políticas públicas sean implementadas a nivel sectorial. Pues falta aún un mecanismo que garantice la calidad en la reducción de riesgos y no solo se piense en el presupuesto de inversión. Porque no basta con tener o poder contar con el dinero sino saber que ese dinero está siendo bien utilizado y hasta qué punto estas obras han contribuido y siguen contribuyendo a la prevención o reducción del riesgo de desastre”, detalla Pedro Ferradas.

El experto en tema de gestión de riesgos asimismo es enfático en explicar que los costos de la prevención o la reconstrucción y estado de emergencia sí hacen la diferencia en el impacto económico: “Hay estimaciones, y una de las más conservadoras indican, que por cada sol invertido en prevención se ahorran desde 3 hasta 10 soles en tareas de reconstrucción”.

En base a este contexto, él detalla que existen tres factores que hacen ineficaz aún nuestra respuesta ante los desastres:

1-Debilidad en la línea de carrera de funcionarios que manejen temas de políticas de prevención de riesgos, porque no hay una lógica de continuidad en los puestos del Estado. “Pues cada vez que cambia un alcalde o gobernador regional se deja de lado el plan, porque cambian a los funcionarios, porque no hay funcionarios de carrera en prevención de riesgo que sean permanentes en las municipalidades y gobiernos regionales. Entonces se pierde lo avanzado o se retrocede”, recalca.

2-- Los estudios y análisis de riesgo en nuestro país por lo general adolecen de un enfoque socio-cultural y de territorio, porque no tienen en cuenta la importancia de las percepciones y el posible comportamiento de la gente ante situaciones de riesgo y desastres, y tampoco toman en cuenta la integralidad del territorio. En el tema de la gestión del riesgo de desastre de inundación, es por ejemplo imprescindible tener una visión que va más allá del distrito o del departamento, y que considere más bien un enfoque de cuenca.

3- Riesgos de corrupción y lentitud en los proceso de reconstrucción. Vinculado a la simplificación de procesos y erradicación de la traba burocrática. Asimismo, “el saber es hasta qué punto esas obras han contribuido y siguen contribuyendo. Sean muros de defensas, pistas o puentes que se destruyen o se deterioran fácilmente, producto de problemas de calidad y mantenimiento de las obras de sistema público”.Impacto económico por desastres.

Pedro Ferradas, advierte que el impacto económico de los desastres es un alto costo que año a año asume el Estado. E indica que anualmente más de 40 millones de dólares de pérdidas económicas se producen como consecuencia de desastres en el país, mientras que más de 2 millones de personas se han visto afectadas por estos eventos de emergencia en el último año.

Incluso, el solo impacto económico por el fenómeno del “Niño Costero” del 2017 generó pérdidas de 3, 124 millones de dólares, lo que ha acarreado un pérdida de 1.6% del PBI nacional y redujo de 4.3 % a 3.5% la proyección de crecimiento anual de la economía peruana.

Fuente: Perú 21

Leer

infoinundaciones
El Niño Costero: Desastres artificiales El Niño Costero: Desastres artificiales


Desastres artificiales

“A pesar de su previsibilidad, El Niño es categorizado como un desastre natural similar a los terremotos o las erupciones volcánicas”.

Ahora que el Congreso le ha otorgado facultades legislativas al Gobierno en materia de la reconstrucción del norte, es buen momento para volver a reflexionar sobre el fenómeno de El Niño costero y la manera en que seguimos pensándolo.

El filósofo George Santayana dijo: “Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo”. Las portadas de este Diario de marzo de 1983, 1998 y 2017 muestran que, en la costa norte del Perú, la historia se repite en un simulacro perfecto y cruel. El fenómeno de El Niño ha sido parte de la vida costera durante milenios, con eventos de precipitación masiva cada 15 o 20 años. Los efectos desastrosos son sentidos con mayor intensidad por las comunidades más vulnerables del país: los pequeños agricultores, inmigrantes y pobres. El Estado despliega esfuerzos heroicos para proporcionar alivio a la población después de cada evento; de hecho, desde Alberto Fujimori hasta Pedro Pablo Kuczynski rara vez se pierde la oportunidad de fotografiar a un mandatario vadeando las aguas de los huaicos. Sin embargo, década tras década, la historia se repite: cientos de vidas perdidas, cientos de miles de personas desplazadas y miles de millones de soles gastados en la reconstrucción.

A pesar de su previsibilidad, El Niño es categorizado como un desastre natural similar a los terremotos o las erupciones volcánicas. Un evento que ocurre cada cuatro o cinco Copas Mundiales (en Francia 98, el Perú se recuperaba de los estragos de El Niño) es tratado como si ocurriera cada cien años. Para explicar nuestra incapacidad para manejar los efectos de un fenómeno predecible, exclamamos: “¡Así es la naturaleza!”. La naturaleza, al parecer, simplemente sucede, y nos resignamos a la idea de que hay algunas cosas para las cuales simplemente no hay remedio.

De hecho, una visión más profunda de la historia muestra que muchos desastres naturales son nuestra propia invención. Durante milenios en la costa norte, las sociedades coexistieron y florecieron con los eventos de El Niño, sin la ventaja de suministros médicos arrojados por helicópteros, represas reforzadas o canales revestidos de cemento. Las sociedades prehispánicas operaron con un enfoque diferente respecto a sus paisajes y desastres naturales. En lugar de ver a El Nin?o como una perturbación para el equilibrio de sus sistemas naturales y culturales, los antiguos agricultores costeros lo consideraron como parte de la norma y otro recurso natural a su disposición.

Las culturas prehispánicas de la costa norte, comenzando al menos en el 900 a.C., emplearon una variedad de tecnologías innovadoras y modificaron paisajes enteros con el objetivo de capturar, redistribuir y cosechar el agua y los sedimentos ricos en materia orgánica transportados por las inundaciones de El Niño. En lugar de estar atados a un terreno fijo, los antiguos agricultores se movilizaban hacia fuentes de agua, incluidas aquellas que provenían de El Niño. La flexibilidad que brindaba la antigua tradición agrícola estaba perfectamente calibrada con la naturaleza cambiante del fenómeno. Eso cambió con la llegada de los españoles, pues las políticas de reasentamiento impusieron limitaciones a la movilidad de los agricultores, quienes se vieron forzados a trabajar terrenos cercanos a las zonas urbanas, los que eran altamente vulnerables a las inundaciones. Este patrón se repite hasta nuestros tiempos en gran parte de la costa norte, convirtiendo el fenómeno de El Niño en el desastre natural que hoy conocemos.

Con el cambio climático, este fenómeno se volverá más intenso y frecuente, lo que impone un reto mayor en el Estado Peruano, que lejos de abordar al tema como una anomalía que impone costosas tareas de reconstrucción cada dos décadas, debería tratarlo como un elemento normal de la vida peruana –tanto como el desgaste de las carreteras–. Es este cambio conceptual que puede ayudarnos a enfrentar mejor este y otros fenómenos.

El Nin?o afecta más de una sola región, clase o sector de la vida. Si se tiene alguna duda sobre las implicancias de largo alcance, solo basta mirar los titulares de marzo de este año. Quizá no sea coincidencia que casi exactamente un año después de El Nin?o costero Pedro Pablo Kuczynski haya renunciado a la presidencia. Esperemos que la historia se salte ese estribillo.

Fuente: El Comercio

Leer

infoinundaciones
Incorporarán temática de glaciares y ecosistemas de montaña en educación escolar Incorporarán temática de glaciares y ecosistemas de montaña en educación escolar


Incorporarán temática de glaciares y ecosistemas de montaña en educación escolar

En la ciudad de Yungay (en Ancash), en el marco del “Seminario Regional en Gestión de Riesgo de Desastres”, el Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem) y la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL) – Yungay suscribieron un convenio marco de cooperación interinstitucional.

La suscripción estuvo a cargo del presidente del Inaigem, Benjamín Morales Arnao, y el director de la indicada UGEL, José Coral Valencia, quienes asumieron el compromiso de trabajar con sus especialistas, por la educación de los menores de edad, se informó a INFOREGIÓN.

El objetivo del convenio es propiciar las condiciones de apoyo y asistencia técnica para incorporar la temática relacionada a glaciares, ecosistemas de montaña, gestión de riesgo, cambio climático, entre otros, en los contenidos pedagógicos del Proyecto Educativo Local de la provincia de Yungay, que permitirá fortalecer las capacidades de los docentes y estudiantes de las instituciones educativas, focalizadas como piloto en una primera etapa.

Cabe indicar que tanto la ciudad de Yungay como las poblaciones de sus alrededores están expuestas a peligros de origen glaciar, que han provocado grandes desastres a lo largo de su historia. El más reciente fue el aluvión que produjo la avalancha de la pared norte del nevado Huascarán, como consecuencia inmediata del terremoto del 31 de mayo de 1970, que sepultó a la ciudad de Yungay y generó gran pérdida de vidas.

Una de las razones para que se produjeran estos desastres fue el desconocimiento sobre gestión de riesgo por parte de las autoridades y de la población. Por esta razón, la importancia de que la UGEL Yungay y el Inaigem articulen esfuerzos para diseñar, planificar, gestionar e implementar acciones conjuntas de fortalecimiento de capacidades para la investigación científica, intercambio de información y gestión del conocimiento.

Fuente: Inforegión

Leer

infoinundaciones
783 viviendas en riesgo por fenómenos naturales en La Plata 783 viviendas en riesgo por fenómenos naturales en La Plata


783 viviendas en riesgo por fenómenos naturales en La Plata

El municipio de La Plata tiene por lo menos 783 viviendas en riesgo por fenómenos de remoción en masa, inundaciones y avenidas torrenciales en el área urbana. Así consta en el informe del estudio detallado de Amenaza, Vulnerabilidad y Riesgo, AVR, que socializó la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena, CAM, el fin de semana con la comunidad.

Una de las principales fuentes hídricas que amenaza al municipio, es el río La Plata, que además de darle nombre al municipio lo surca de sur a norte. Ya en varias ocasiones se han presentado situaciones de riesgo porque el crecimiento desordenado que ha tenido el municipio, permitió que se construyan casas cerca de la ribera, precisamente algunas de esas viviendas son las que tienen que ser reubicadas para evitar el riesgo que amenaza a esas familias.

En menor escala representan riesgo para los habitantes de La Plata las quebradas Los Muertos, Cuchayaco, Museñas, Zapatero, El Guamito, El Pomo, Quiebramuelas, La Colorada y el canal Bellavista, entre otros cauces menores.

En la socialización del estudio, al que asistieron el alcalde de La Plata, Armando Ricardo Castillo, concejales, líderes comunales y comunidad en general, se informó que para reubicar las 783 viviendas que están en riesgo se necesitan unos $31.000 millones, sin contar otras obras de mitigación del riesgo que quedarían faltando por construir.

Los trabajos de mitigación y las reubicaciones se deben iniciar cuanto antes, teniendo en cuenta el deterioro que presentan los principales afluentes y que ya amenazan con destruir viviendas por inundaciones y deslizamientos.

Los trabajos que se realizarán buscan no solo proteger la vida las personas, sino también el cuidado y conservación de las principales fuentes hídricas del municipio, como la quebrada Ardillas, que es la que surte el acueducto de La Plata.

LA MAYOR AMENAZA

La mayor amenaza en el municipio de La Plata es para los ribereños de la quebrada Zapatero, La Museña y el río La Plata. Según Milton Andrés Vieda, de la empresa consultora que realizó los estudios de ARV.

Estos tres afluentes serían los que pueden causar las inundaciones más grandes por crecientes, poniendo en riegos a los habitantes de sus riberas. Y amenazan también con afectar vías.

“En ese sentido se pueden realizar dos cosas, una sería el traslado de las familias, lo otro es la reubicación de algunas casas y el desarrollo de obras para mitigar el riesgo en algunos sectores”, anotó Vieda.

PREVENCIÓN SIN MIEDO

En la entrega del informe, el director de la CAM, Carlos Alberto Cuellar, fue enfático en decir que no se trata de generar miedo en las personas, sino de advertir para que se inicie con el proceso de consecución de los recursos y poder prevenir el riesgo.

“El estudio de AVR, es una herramienta muy importante que se le entrega a la comunidad para la gestión del riesgo en lo que tiene que ver con avalanchas, remociones en masa y avenidas torrenciales, y que especialmente tienen que ver con las principales fuentes hídricas del municipio de La Plata en la cabecera municipal. Expresó el director de la CAM.

Carlos Alberto Cuellar, aclaró que no se trata de generarle miedo a la comunidad, lo que el estudio muestra es las posibles afectaciones que se pueden dar en periodos de alta torrencialidad. “Lo que buscamos con esta información no es generar pánico, es simplemente tener información para poder tomar decisiones. Lo que está quedando a partir del estudio es que alrededor de unas 783 viviendas que se encuentran ubicadas sobre las riberas de algunos sectores de las principales quebradas y ríos se encuentran en situación de riesgo”, señaló Cuellar.

LOS RECURSOS

Pero de donde pueden sacar los recursos en un municipio que tiene gran cantidad de necesidades y cuyo presupuesto no alcanza para realizar todas las obras que se requieren según el estudio de AVR, entregado por la CAM.

El alcalde de La Plata, Armando Ricardo, reconoce que el estudio es una herramienta muy importante para saber qué es lo que está pasando y lo que deben hacer frente a las amenazas de riesgo, pero lo importante es construir las obras y reubicar a las personas para no tener que lamentar una tragedia más tarde.

Por ello el reto que les pone la comunidad es que entre todos hagan la gestión para que los recursos sean aportados por el Departamento y la Nación.

“Por lo general en casi todos los municipios del país se permitió la construcción de viviendas a orillas de los ríos y quebradas. Ahora con ese estudio vamos a tener claro donde es que se puede construir, y vamos a ser más precisos con el Plan Básico de Ordenamiento Territorial, Pbot, esa información nos va a servir mucho a futuro. Por eso queremos reconocer que la CAM nos ha venido acompañando en varios proyectos, no solo de riesgo sino de conservación ambiental, que es un tema muy importante para el municipio de La Plata”, anotó el alcalde Armando Ricardo.

La comunidad en general luego de conocer el mapa de riesgo, quedó a la espera que tanto la Administración Municipal, como la Gobernación empiecen a golpear puertas para que consigan los recursos para las obras.

Fuente: La Nación

Leer

infoinundaciones
Países de la Comunidad Andina aprueban Glosario de términos y conceptos de la gestión del riesgo de desastr Países de la Comunidad Andina aprueban Glosario de términos y conceptos de la gestión del riesgo de desastres en la subregión


Países de la Comunidad Andina aprueban Glosario de términos y conceptos de la gestión del riesgo de desastres en la subregión

Los países de la Comunidad Andina: Bolivia, Colombia, Ecuador y el Perú cuentan a partir de ahora con una herramienta que les permitirá manejar un mismo código de términos y conceptos en la Gestión del Riesgo de Desastres.

Esto gracias a la Decisión 825 “Glosario de términos y conceptos de la de Gestión del Riesgo de Desastres para los Países Miembros de la CAN”, aprobada en la Cuadragésima Segunda Reunión del Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores en forma ampliada con los Representantes Titulares ante la Comisión de la Comunidad Andina, realizada el martes 29 de mayo.

Según explicó el Secretario General de la CAN, Walker San Miguel, esta herramienta fue elaborada por el Comité Andino para la Prevención y Atención de Desastres (CAPRADE) y la Secretaría General, bajo la Presidencia Pro Témpore del Ecuador.

“Este Glosario facilitará la coordinación de estrategias y planes para la definición de acciones conjuntas en situaciones de emergencia, lo cual demuestra el compromiso de los cuatro países en un tema de tanto importancia como la Gestión del Riesgo de Desastres, sobre todo teniendo en cuenta la vulnerabilidad de nuestra región”, destacó San Miguel Rodríguez.

Asimismo, resaltó que el mencionado Glosario se constituye en un documento complementario a la Estrategia Andina de Gestión del Riesgo de Desastres 2017-2030, aprobada en mayo de 2017.

Cabe mencionar, que la aplicación de esta herramienta se dará en el marco de las acciones conjuntas y coordinadas entre los Países Miembros, lo que no significa la variación o modificación de la terminología que como países manejan internamente.

Fuente: Radio Nacional 

Leer

infoinundaciones
El Gobierno está comprometido con la prevención El Gobierno está comprometido con la prevención


El Gobierno está comprometido con la prevención

 

Desde el distrito de La Punta, región Callao, el presidente de la República, Martín Vizcarra, tras participar en el Simulacro Nacional de Sismo y Tsunami, sostuvo que el Gobierno está absolutamente comprometido con la prevención ante desastres naturales.

 

Precisó que por ello trabaja para optimizar los procesos de evacuación y rescate de afectados.

El Mandatario participó en el simulacro en el centro educativo parroquial Clara Cogorno, y consideró que las medidas de prevención no solo deben adoptarse en zonas costeras, sino en todo el país.

Asimismo, destacó la disposición y orden de los alumnos en este ejercicio de prevención, que simuló un terremoto de una magnitud de 8.5 grados.

“Esto es lo que tenemos que enseñar a toda la población […]. Esa cultura de prevención debemos hacerla mucho más amplia para toda la provincia del Callao, para toda la región Lima y para todo el Perú”, afirmó.

Reducción de plazos

Además, indicó que se trabaja para reducir los plazos de ejecución de proyectos de infraestructura que faciliten la evacuación ante un desastre natural.

“Estamos haciendo las coordinaciones para reducir los plazos. Por ejemplo, tomaría dos años instalar torres en La Punta, que permitan colocar alarmas. Esto me parece excesivo, debemos reducirlo a un año, pues está en juego la vida de seres humanos”, sostuvo.

En la jornada también participó el jefe del Gabinete, César Villanueva; y el ministro de Defensa, José Huerta, quienes desde el puesto de observación instalado en el edificio Aguirre de la Escuela Naval supervisaron la evacuación de la población a las partes altas de los edificios ante la llegada de un posible tsunami.

Posteriormente, el Jefe del Estado y ambos funcionarios se reunieron en el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), ubicado en la sede del Ministerio de Defensa, donde hicieron un balance del simulacro e instalaron el Comité Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres (Conagerd).

Próximas reuniones

Vizcarra remarcó que el tema de las acciones de prevención ante posibles sismos y tsunamis estará presente en el diálogo que sostendrá a partir de julio con los líderes de los partidos políticos del país.

Indicó que el aspecto preventivo y de preparación ante eventuales desastres naturales es “de interés nacional”, por lo que no puede estar al margen del anunciado diálogo político.

Agregó que es fundamental generar consensos en torno a las acciones de defensa civil y la reacción adecuada de la población ante movimientos sísmicos y fenómenos naturales que pueden ocasionar desastres, como ocurrió en el verano del 2017 con El Niño Costero.

“Para generar consensos en esos aspectos y en otros más, en julio tendremos un programa de reuniones con los líderes de los partidos políticos de nuestro país”.

Asimismo, el Dignatario reiteró su llamado a la población para que disponga de mochilas de emergencia, así como de un plan de acción en sus casas ante la ocurrencia de un sismo.

Labor de las FF. AA.

El ministro Huerta destacó que las Fuerzas Armadas han puesto todas sus capacidades a disposición del Gobierno para atender las situaciones de emergencia.

“Las Fuerzas Armadas disponen de una serie de capacidades que han sido puestas a disposición del Gobierno para la gestión de riesgos de desastres”, aseguró.

Puso como ejemplo los tanques lanzapuentes del Ejército, que permiten restablecer el tránsito ante la caída de puentes; las aeronaves de la Fuerza Aérea, para la ejecución de evacuaciones aeromédicas; y los tanques anfibios de la Marina de Guerra, para socorrer a personas luego del paso de un tsunami u otros fenómenos naturales.

Fuente: El Peruano

Leer

infoinundaciones
Más de 250 participantes en foro público sobre la reconstrucción con cambios en la cuenca del río Rímac Más de 250 participantes en foro público sobre la reconstrucción con cambios en la cuenca del río Rímac ¡Todos somos importantes!


 

El pasado 17 de mayo se llevó a cabo el Foro Reconstrucción con Cambios y Sostenible con Participación Ciudadana con el fin de contribuir a la implementación de la Política Nacional de Gestión del Riesgo y al Plan de Reconstrucción con Cambios. Las comunidades de Ate, Chosica y Chaclacayo se hicieron presentes en un masivo evento que contó con la participación de líderes comunitarios, representantes del gobierno nacional y autoridades locales.

 

Más de 250 participantes en foro público sobre la reconstrucción con cambios en la cuenca del río Rímac

Como un espacio para la reflexión, el intercambio de experiencias y aprendizajes, este foro público permitió el dialogo entre autoridades y líderes de las zonas vulnerables de la cuenca del río Rímac sobre los avances de la gestión del riesgos de desastre y el Plan de reconstrucción, los logros e impactos, así como las brechas y los retos a futuro.

Fueron más de 250 participantes representantes de las comunidades de Ate, Chosica y Chaclacayo; así como miembros de la sociedad civil trabajando en la gestión del riesgo de desastres, que alrededor de 2 ejes temáticos (política de la gestión del riesgo y avances en la reconstrucción, y el proceso de reconstrucción en la cuenca del Rímac: estado actual, estrategias sectoriales y limitaciones y desafíos para su implementación) aprovecharon esta oportunidad para reconocerse y ver estrategias de colaboración. Al finalizar el evento se elaboró un documento con acuerdos y compromisos el mismo que será entregado a las autoridades competentes de la GRD y la Reconstrucción así como a los burgomaestres de los distritos involucrados.

Más de 250 participantes en foro público sobre la reconstrucción con cambios en la cuenca del río Rímac

Este es un primer evento organizado por los líderes comunitarios y asociaciones de viviendas de las zonas, que con el apoyo de Soluciones Prácticas - en el marco del proyecto Aliados antes Inundaciones, parte del Programa Global de Resiliencia frente a Inundaciones del Grupo Zurich – vienen impulsando acciones de prevención y fortalecimiento de capacidades en relación a la gestión de riesgo de desastres.

Más información:

Te puede interesar leer: Los desastres producidos en Perú tienen causas socioculturales y de gestión

Leer

infoinundaciones
Los desastres producidos en Perú tienen causas socioculturales y de gestión Los desastres producidos en Perú tienen causas socioculturales y de gestión


31 de mayo: Día Nacional de Prevención de Desastres

  • Cada sol invertido en prevención se ahorra desde 3 a 10 soles de reconstrucción.
  • 40 millones de dólares en pérdidas económicas cada año como consecuencia de desastres en el país

Los desastres producidos en Perú tienen causas socioculturales y de gestión

Desde el año 1993, el 31 de mayo, se conmemora el Día Nacional de Prevención de Desastres. Fecha que llama a recordar un año más de uno de los terremotos más intensos que sufrió el Perú en las últimas décadas, el de 1970 en Ancash. 

Así, este día busca incentivar la adopción de medidas preventivas ante los peligros de origen natural y antrópica. Vale resaltar además que el Perú está ubicado en el "Círculo de Fuego del Océano Pacífico", lo que lo convierte en una zona de alto potencial sísmico, pero además es un país propenso a inundaciones que suelen generar grandes pérdidas económicas y humanas, a incendios, sequías y heladas, entre otros.

Desde ya hace varias décadas, los desastres producidos en nuestro territorio tienen causas socioculturales y de gestión, advierte Pedro Ferradas, gerente de Gestión de Riesgos y Adaptación al Cambio Climático de Soluciones Prácticas. Asimismo explica que las causas de los desastres son los riesgos que se generan previamente a los fenómenos naturales, estrechamente relacionados a los procesos de desarrollo, siendo la gestión pública, privada y la población las entidades capaces de evitar o reducir tales riesgos.

Si bien el Estado peruano cuenta con una Ley de Gestión de Riesgos y un plan nacional sobre dicha materia, “resulta aún un reto el poder adecuar las leyes orgánicas de Gobiernos Regionales y Municipalidades para que las políticas públicas sean implementadas a nivel sectorial. Pues falta aún un mecanismo que garantice la calidad en la reducción de riesgos y no solo se piense en el presupuesto de inversión. Porque no basta con tener o poder contar con el dinero sino saber que ese dinero está siendo bien utilizado y hasta qué punto estas obras han contribuido y siguen contribuyendo a la prevención o reducción del riesgo de desastre”, detalla Pedro Ferradas.

El experto en tema de gestión de riesgos asimismo es enfático en explicar que los costos de la prevención o la reconstrucción y estado de emergencia sí hacen la diferencia en el impacto económico: “Hay estimaciones, y una de las más conservadoras indican, que por cada sol invertido en prevención se ahorran desde 3 hasta 10 soles en tareas de reconstrucción”.

En base a este contexto, él detalla que existen tres factores que hacen ineficaz aún nuestra respuesta ante los desastres:

  1. Debilidad en la línea de carrera de funcionarios que manejen temas de políticas de prevención de riesgos, porque no hay una lógica de continuidad en los puestos del Estado. “Pues cada vez que cambia un alcalde o gobernador regional se deja de lado el plan, porque cambian a los funcionarios, porque no hay funcionarios de carrera en prevención de riesgo que sean permanentes en las municipalidades y gobiernos regionales. Entonces se pierde lo avanzado o se retrocede”, recalca.
  2. Los estudios y análisis de riesgo en nuestro país por lo general adolecen de un enfoque socio-cultural y de territorio, porque no tienen en cuenta la importancia de las percepciones y el posible comportamiento de la gente ante situaciones de riesgo y desastres, y tampoco toman en cuenta la integralidad del territorio. En el tema de la gestión del riesgo de desastre de inundación, es por ejemplo imprescindible tener una visión que va más allá del distrito o del departamento, y que considere más bien un enfoque de cuenca.
  3. Riesgos de corrupción y lentitud en los proceso de reconstrucción. Vinculado a la simplificación de procesos y erradicación de la traba burocrática. Asimismo, “el saber es hasta qué punto esas obras han contribuido y siguen contribuyendo. Sean muros de defensas, pistas o puentes que se destruyen o se deterioran fácilmente, producto de problemas de calidad y mantenimiento de las obras de sistema público”.

Los desastres producidos en Perú tienen causas socioculturales y de gestión

Impacto económico por desastres

Pedro Ferradas, advierte que el impacto económico de los desastres es un alto costo que año a año asume el Estado. E indica que anualmente más de 40 millones de dólares de pérdidas económicas se producen como consecuencia de desastres en el país, mientras que más de 2 millones de personas se han visto afectadas por estos eventos de emergencia en el último año. Incluso, el solo impacto económico por el fenómeno del “Niño Costero” del 2017 generó pérdidas de 3, 124 millones de dólares, lo que ha acarreado un pérdida de 1.6% del PBI nacional y redujo de 4.3 % a 3.5% la proyección de crecimiento anual de la economía peruana.

También te puede interesar leer: Más de 250 participantes en foro público sobre la reconstrucción con cambios en la cuenca del río Rímac

Leer

infoinundaciones
Conociendo los principios de la incidencia en la gestión del riesgo Conociendo los principios de la incidencia en la gestión del riesgo


En la reciente revista “Voces Locales para la Resiliencia” de la Red Global de Organizaciones de la Sociedad Civil para la Reducción de Desastres (GNDR) se mencionan los factores de éxito de los participantes de Primera Línea de todo el mundo y se detallan los principios de incidencia. Hoy se los presentamos en el marco del trabajo en Gestión de Riesgos de Desastres y Adaptación al Cambio Climático de Soluciones Prácticas.

Hace más de 30 años, Soluciones Prácticas trabaja para reducir los riesgos y el impacto de los desastres en las poblaciones pobres urbanas y rurales, mediante el fortalecimiento y el desarrollo de capacidades y la resiliencia; así como en la incorporación de la gestión de riesgo en las políticas de desarrollo.

Para poder avanzar en el logro de estos objetivos es necesario realizar un trabajo articulado con las comunidades involucradas así como con los gobiernos locales y nacionales responsables de la gestión de riesgo de desastres. Esto es lo que llamamos trabajo en incidencia y en la cual recientemente se han detallado unos 6 principios básicos:

  1. Flexibilidad, para que los planes de incidencia puedan adaptarse y cambiar según las circunstancias y escenarios cuando sean los nuevos escenarios.
  2. Credibilidad, respaldado con datos históricos, cifras de impacto, fotos y evidencias que hagan sólido el proceso de incidir
  3. Colaborativo, generando alianzas con otras organizaciones y redes que trabajan también la gestión de riesgos de desastres en una determinada zona
  4. Centrado, con el fin de seguir una misma línea durante todo el proceso de incidencia, a nivel de los objetivos generales, la teoría del cambio, de lo que se espera de los tomadores de decisión o a los que se desea influir.
  5. Estratégico, que viene a estar acompañado y respaldado por un plan de acción que tome en cuenta los 4 puntos anteriores
  6. Contextualizada, es decir, no seguir un mismo plan o patrón para todos los procesos de incidencia sino ir adaptándolos para cada caso específico.

 

Conociendo los principios de la incidencia en la gestión del riesgoEstos principios que parecen sencillos y lógicos en ocasiones se omiten o dejan de lado. Basado en nuestra experiencia de trabajo, Soluciones Prácticas, con las Redes de Gestión de riesgo y Adaptación al Cambio Climático (Grides) y sobre la base de los planes de incidencia en 5 regiones del norte del Perú se ha propuesto los siguientes pasos para orientar futuros planes de incidencia:

 

 

 

  1. Definir el problema que queremos cambiar
  2. Definir el actor a quien vamos a incidir
  3. Identificar la etapa de la política pública en la que se incidirá
  4. Generar mensajes de comunicación
  5. Mapeo y análisis de Actores claves
  6. Elaboración de la estrategia de incidencia
  7. Definir acciones claves
  8. Organización para la incidencia

 

Un paso previo es la identificación de los actores y analizar su posición en relación a la problemática hacia la cual se desea influir. Es clave trabajar con las redes y organizaciones en temas de gestión del riesgo involucradas en la zona de intervención.

De otro lado en la cuenca del río Rímac, por mencionar un ejemplo, fue muy interesante el trabajo articulado que se dio con las comunidades, con el Centro de Operaciones de Emergencias (COE), con las autoridades de los municipios involucrados, con las organizaciones nacionales como el INDECI y con organizaciones de la cooperación internacional como el Koica. El éxito alcanzado en la prevención y acción ante la presencia de huaicos ha sido gracias a acciones de incidencia a distintos niveles de la cuenca.

Más información:

Leer