infoinundaciones
Emergencia en Japón: Aumentan a 114 los muertos por lluvias torrenciales Emergencia en Japón: Aumentan a 114 los muertos por lluvias torrenciales


Emergencia en Japón: Aumentan a 114 los muertos por lluvias torrenciales

Las autoridades han decretado el estado de emergencia para tres provincias del oeste de Japón. Las lluvias causaron crecidas excepcionales, deslizamientos de tierra e inundaciones, dejando atrapados a numerosos habitantes.

Los socorristas buscaban este lunes a los desaparecidos en unos barrios completamente cubiertos de barro y entre los escombros de viviendas en el oeste de Japón, donde ya fallecieron 114 personas debido a las lluvias torrenciales.

El primer ministro Shinzo Abe canceló un viaje internacional para hacer frente a la peor inundación en Japón desde 1983, por la que millones de personas han tenido que huir de sus casas. Las autoridades dijeron que aún era pronto para medir el impacto económico concreto del desastre.

Este balance podría empeorar a medida que avancen las labores de búsqueda de desaparecidos.

En la ciudad de Kumano, unas enormes riadas de barro arrasaron unas casa que ahora no son más que pilas de madera, constataron periodistas de la AFP.

El sol abrasador empezaba a secar el barro. Los rescatistas, ayudados con máquinas de obras, palas y motosierras, buscaban rastros de una docena de personas desaparecidas.

"Estamos retirando los escombros donde podemos. También retiramos casas destruidas, si no, es imposible llegar hasta los posibles supervivientes atrapados debajo", explicó un militar.

"Me hubiera gustado que mi hermana y su familia hubieran evacuado antes", lamentó Kosuke Kiyohara ante la casa destruida de sus allegados, desaparecidos. "Le dije a mi familia que se prepararan para lo peor", reconoció.

Al regresar a sus hogares siniestrados al amainar la lluvia, los habitantes empezaron a darse cuenta de la amplitud del desastre. Hay barrios enteros inundados, vehículos en medio de cráteres formados en unas carreteras completamente destruidas, enormes riadas de barro y puentes arrasados, entre otras escenas de devastación.

En la ciudad de Kurashiki, en la provincia de Okayama, "ya parece que nadie pide ayuda" desde los tejados o las terrazas de las viviendas de la localidad, según las observaciones llevadas a cabo desde helicópteros, dijo este lunes a la AFP un rescatista.

"Los socorristas ayer se desplazaban en barcos debido a la amplitud de las inundaciones, pero el agua se está retirando hoy progresivamente y si el nivel baja lo suficiente, podrán acceder a zonas muy afectadas por la ruta o a pie", explicó a la AFP por teléfono una portavoz de la oficina de gestión de catástrofes de la prefectura de Okayama.

"Hoy no llueve, pero debemos de mantenernos alerta ante las riadas de barro", insistió.

Esta es una de las peores catástrofes de este tipo en los últimos años en Japón, con un número de víctimas que ya supera al de los corrimientos de tierra de 2014 en Hiroshima, con 74 fallecidos.

Hay que remontar al paso de dos tifones en agosto y septiembre de 2011 para encontrar un balance comparable (un centenar de muertos).

El domingo se había retirado el estado de alerta máxima, pero se mantenían avisos de niveles inferiores.

Situación meteorológica "anormal"

"Las operaciones de rescate se mantienen las 24 horas del día", dijo el domingo a la AFP Yoshihide Fujitani, un responsable de gestión de catástrofes de la prefectura de Hiroshima.

"También nos estamos encargando de las personas evacuadas e intentamos recuperar las infraestructuras vitales como la red de agua y gas", declaró Fujitani a la AFP. "Hacemos todo lo que podemos".

"Es una situación anormal frente a un peligro inminente, no se acerquen a las zonas de riesgo, permanezcan atentos", insistió un responsable de la agencia meteorológica, Yasushi Kajiwara, en declaraciones a la prensa.

Las precipitaciones entre el viernes y el domingo alcanzaron niveles récord en 93 puntos de observación de 14 prefecturas.

En el terreno se desplegaron unos 54.000 bomberos, policías y militares de las Fuerzas de Autodefensa, "esforzándose al máximo para salvar vidas", en palabras del primer ministro japonés, Shinzo Abe.

Hasta 5 millones de personas recibieron órdenes de evacuación, pero la consigna no era obligatoria y en algunas ocasiones, cuando el agua subía muy deprisa, podía resultar más arriesgado intentar salir que refugiarse en una azotea.

Algunas fábricas (como las de Panasonic, Mitsubishi Motors y Mazda) tuvieron que detener su producción en la región, al igual que servicios como Amazon.

Japón suele verse atravesado por importantes frentes lluviosos y tifones, a veces mortíferos, en verano.

Fuente: El Comercio

Leer

infoinundaciones
Cuba y Haití trabajan juntos en reducción de riesgos de desastres Cuba y Haití trabajan juntos en reducción de riesgos de desastres


Cuba y Haití trabajan juntos en reducción de riesgos de desastres

Cuba y Haití consolidan su colaboración en la gestión de reducción de riesgos antes desastres a través del intercambio de conocimientos y la capacitación, como parte de la cooperación Sur-Sur.

De acuerdo con autoridades del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA), ambas naciones mantienen niveles similares de exposición a fenómenos naturales como huracanes, ciclones y la sequía.

Estos eventos tienen un impacto muy severo sobre la seguridad alimentaria y nutricional, según un documento entregado este miércoles a Prensa Latina por el PMA en el contexto del X Congreso Internacional de Desastres que se efectúa hasta el viernes en el capitalino Palacio de Convenciones.

Cuba -recordó la fuente- acumuló experiencias y metodologías que reducen los impactos negativos de estos fenómenos.

Como reto, puntualiza el texto, se mantiene realizar acciones concretas, siempre y cuando se identifique de manera exitosa las brechas y necesidades.

Entre los aportes de Cuba a Haití está el fortalecimiento de la vigilancia hidrometerológica mediante la transferencia de herramientas para mejorar el monitoreo y pronósticos de los eventos, señala el documento.

Fueron identificados canales y vías de comunicación que aseguren a los actores de todos los niveles recibir de manera oportuna las informaciones generadas por las instituciones de vigilancia, apunta el mismo.

También -añade la fuente- fueron entrenados técnicos haitianos relacionados con el seguimiento de los eventos meteorológicos extremos, y Haití mejoró las capacidades para monitorear huracanes y el pronóstico de sus trayectorias, lo cual facilita la toma de decisiones.

Ahora el Centro Nacional de Meteorología de Haití cuenta con un modelo numérico que permite conocer la posible trayectoria de un huracán con plazos de 48 y 72 horas.

El intercambio de capacidades entre Haití y la mayor de las Antillas fue facilitado por el PMA a partir de las experiencias positivas de Cuba en la cooperación Sur-Sur.

Cuba y Haití, 20 años de solidaridad y humanismo
Por Aneli Ruiz

Quiso la historia que Haití y Cuba cumplieran fecha de soberanía juntas, un primero de enero, con más de siglo y medio de diferencia, coincidencia, que hasta hoy, une a ambos países con similitudes históricas y culturales.

Fue en la Perla de las Antillas donde el General en Jefe de las tropas independentistas, Jean Jacques Dessalines, pronunció el grito de Independencia o Muerte, palabras que retumbaron una y otra vez en la Sierra Maestra cubana, casi a la altura de las montañas de Haití.

‘Recibo con mucho placer la coincidencia histórica de celebrar juntos la independencia de ambas naciones, una en 1804 cuando Dessalines proclamó la República, la otra, 155 años después, en 1959,al triunfo de la Revolución cubana’, señaló en entrevista exclusiva a Prensa Latina Aviol Fleurant, ministro de Planificación y Cooperación Externa de Haití.

Hasta esta tierra antillana llegó el apóstol José Martí en 1892,durante la preparación de la guerra independista que terminó con el dominio colonial español en Cuba.

Y hasta aquí vinieron los médicos cubanos en 1998, tras el paso del huracán George que segó la vida de 230 personas, dejó sin hogar a más de 167 mil y causó pérdidas de más del 80 por ciento en la agricultura.

‘Como responsable de la cooperación cubana, soy un testigo del fruto que produce, y puedo asegurar que es la cooperación técnica más importante que Haití ha recibido de cualquier país’, afirmó Fleurant. Datos del portal digital Cuba Coopera revelan que hasta diciembre de 2017 los médicos cubanos atendieron 28 millones 516 mil 413 casos, de ellos 10 millones 50 mil 952 en el terreno.

Asimismo, apunta el sitio, los profesionales realizaron 607 mil 337 operaciones quirúrgicas, atendieron 175 mil 827 partos y suministraron un millón 649 mil 672 dosis de vacunas.

La brigada médica, que arribó el 4 de diciembre de 1998, cumple 20 años de misión permanente y pone a disposición del país 661 profesionales y técnicos que trabajan en los 10 departamentos, brindando salud gratuita.

‘No solo la atención médica ayuda al pueblo porque aumenta su salud, sino también esa cooperación produce médicos haitianos que vienen de Cuba, después de varios años de estudios y se insertan en el sistema sanitario’, expresó el ministro.

Hasta la fecha, mil 500 jóvenes se graduaron en la mayor de las Antillas, principalmente en las carreras de medicina, y 21 de ellos ejercen hoy junto a los profesionales cubanos.

Son cifras que sustentan el humanismo y el compromiso del líder de la Revolución, Fidel Castro, quien en diciembre de 2010 aseguró que los cubanos estaríamos con el pueblo haitiano en tiempos de intervención, ocupación y epidemias.

La cooperación, tan necesaria para un país fuertemente abatido por fenómenos meteorológicos, insalubridad y desforestación, se ha extendido a otras esferas.

Más de 200 mil haitianos aprendieron a leer y escribir con el método Yo sí puedo, ampliamente avalado internacionalmente y que ha alfabetizado a más de 10 millones de personas.

‘A nivel médico, de agricultura, construcción de presas, Cuba está ayudando a Haití, así como en el ámbito de la cultura, que es muy importante para el país’, subrayó el ministro.

Ni siquiera en los momentos más difíciles, la ayuda solidaria dejó de tocar las tierras de Toussaint Louverture. Tras el paso del huracán Mathew en 2016, que arrebató unas 500 vidas, dejó más de 175 mil desplazados y propició cuantiosos daños a la agricultura, la ayuda cubana se diversificó.

‘La pesca y el medio ambiente, en especial el tema de las actividades relacionadas con la prevención de riesgos de catástrofes naturales y la formación de profesionales capacitados, están igualmente en el centro de esta colaboración’, señaló el embajador cubano, Luis Castillo Campos, durante las celebraciones por el triunfo de la Revolución.

Una de las problemáticas que más golpea al pueblo haitiano es el agua. Estudios recientes revelan que la mitad de su población rural no tiene acceso al agua potable, o debe pagar más de 600 gourdes (unos 10 dólares) por el líquido.

El presidente del país, Juvenel Moise, ha impulsado varios programas en este sentido, uno de los cuales incluye a especialistas cubanos que investigan y proponen soluciones factibles para la conservación del agua.

‘El Jefe de Estado, a propósito de lo que llamamos hoy cambio climático, realiza un trabajo a través del país, una de cuyas prioridades es el agua; y muchísimos especialistas de Cuba han venido y están trabajando en la construcción de presas en varios lugares del territorio’, destacó Fleurant.

La iniciativa prevé la creación de micropresas que permitan abastecer del preciado líquido a la población, la agricultura y para generar energía eléctrica, al tiempo que se exploran otros proyectos con asistencia cubana en el tema de manejo del agua en diversas instalaciones del país.

Los planes tendrán un impacto positivo para el desarrollo económico y social de la nación, concluyó el ministro, quien a su vez citó las palabras del canciller haitiano Jean Renald Clérisme durante su visita a La Habana en abril de 2017.

En aquella oportunidad destacó el agradecimiento del pueblo haitiano a la colaboración cubana que no solo lleva ciencia y técnica, sino que transmiten un cambio en la mentalidad y siembran grandes valores humanos.

Una solidaridad que se renueva al cumplir 20 años y continúa siendo desinteresada, solidaria y animada por la fraternidad que une a los dos países.

También te puede interesar leer: Abordar el riesgo de desastres significa abordar la pobreza

Fuente: CNCTV

Leer

infoinundaciones
‘Experiencia Guajira’, ejemplo de gestión del riesgo en Colombia ‘Experiencia Guajira’, ejemplo de gestión del riesgo en Colombia


‘Experiencia Guajira’, ejemplo de gestión del riesgo en Colombia

Por cinco años la sequía arrasó con todas las ilusiones de una buena calidad de vida en las comunidades wayú de La Guajira.

Los animales se morían de hambre y de sed;las personas recorrían kilómetros en el desierto para encontrar gotas de agua y, cuando finalmente las hallaban, regresaban a sus casas para consumirlas sin ningún tipo de filtración. Los niños se enfermaban por el agua sucia, la piel se les infectaba y se morían por falta de atención en salud. El fenómeno de El Niño encrudeció la problemática, pues en La Guajira solo llueve una vez al año.

Hace poco menos de dos años, una solución tocó las puertas de varias comunidades por medio de la organización humanitaria Cruz Roja Colombiana. Aunque los habitantes eran escépticos, poco a poco vieron convertirse en realidad un pozo que los abastecería de agua por mucho tiempo.

“A raíz del fenómeno de El Niño y con toda la sequía que hubo, la Cruz Roja no solo atendió el momento sino que quiso generar procesos más sustentables en el tiempo, para garantizar el suministro de agua como punto clave. Fue así como 72 comunidades se beneficiaron”, explicó Javier Arellano, director de gestión integral del riesgo de la Cruz Roja Colombiana.

El impacto de esta iniciativa fue tan grande, que se mostró como ejemplo en la VI Plataforma de Riesgos y Desastres en Las Américas, evento realizado en Cartagena.

“Allá en el desierto tenemos el problema de la sequía, no podemos cultivar alimentos porque no hay agua, a veces uno consigue poca y está sucia. Llegó un momento en el que aparecieron las organizaciones para darnos una mano, ayudarnos”, mencionó con una sonrisa Luis Montiel, de la comunidad wayú de Uribia.

“No fue fácil”

Esta población estaba cansada de las promesas políticas y de las soluciones prometidas que nunca llegaban a sus hogares. Para que este proyecto se hiciera realidad, fue importante que líderes de cada una de las comunidades se capacitaran y sirvieran de enlace entre los habitantes y la organización.

“Como líderes tenemos la misión de servir como enlace entre las comunidades y las organizaciones que quieran llegar a prestar el servicio o la ayuda. Aconsejamos a la autoridad para que esté en disposición para todo lo que necesite la comunidad para realizar un proyecto. Lo más difícil es que la gente crea porque nosotros tenemos dañada la parte humana, por la parte política, nos usaban como objetos, así que nos cuesta creer”, narró Rosa Gómez Uriana, líder de una comunidad wayú de Manaure.

El primer paso de la organización fue dictar talleres formativos para que las personas creyeran en el proyecto, de esta manera los demás también confiarían. Solo hasta cuando vieron el trabajo hecho realidad, el resto de habitantes trabajaron en conjunto y creyeron en lo que se hizo.

Así fue el proceso

Para hacer los pozos de agua en las comunidades, diseñaron unos mapas para identificar rutas de atención de emergencia y así plantear las acciones de gestión del riesgo. En esta etapa participaron el Cuerpo de Bomberos, la Defensa Civil y otras autoridades locales. A partir de allí elaboraron siete planes municipales de gestión del riesgo en La Guajira.

“Invertimos en la reducción de riesgo de desastre. 44 voluntarios se formaron para ser enlace entre comunidad y organizaciones, a 72 comunidades se les dio solución permanente de agua. Realizamos pozos profundos y con paneles solares, de allí surgieron otros proyectos”, resaltó Rosa.

Luis Montiel relató que en su comunidad había un pozo sin utilidad, que en algún momento la entidad municipal no culminó. Cuando los integrantes de la iniciativa hicieron el trabajo de campo lo identificaron y acordaron con la institución la rehabilitación del mismo. En este se producen entre 10 mil y 15 mil litros de agua diario, para beneficiar a 20 familias de la comunidad de Luis, y a veces de los alrededores que completan entre 800 y mil personas.

“Cuando hay mucha necesidad en el pueblo, van a buscar allá. El sistema funciona con luz solar, hay una bomba sumergible que saca el agua y nosotros la almacenamos en un tanque. De ahí tenemos una llave, para que con una pimpina de 20 litros las personas la lleven a la casa. Cada familia tiene filtros y con eso consumimos un agua segura”, explicó el líder de la comunidad de Uribia.

Por los recorridos extensos, también les fueron suministradas unas bicicletas para transportar las pimpinas de agua hasta las rancherías.

“Estamos aquí y apoyamos estos proyectos. Ahora estamos tranquilos y preparados para enfrentar los fenómenos de la naturaleza, como la sequía”, reiteró Rosa Gómez.

Con los pozos de agua, las 72 comunidades resolvieron su problemática más fuerte. Están más tranquilos, los niños asisten a clases sin temor a enfermarse y cuentan con huertas para abastecerse de otros productos. No solo viven de la siembra, también protegen a los animales y realizan artesanías para vivir dignamente.

La apuesta de la Cruz Roja es que se invierta en la gestión del riesgo para que las comunidades estén preparadas y reducir los desastres a través de los más de 30 mil voluntarios en las actividades diarias.

“Uno de los enfoques es el trabajo comunitario, no para las comunidades sino con las comunidades. Resaltando los valores, la dignidad, la participación, inclusive en la comunidad wayú que se ha caracterizado por trabajar en su grupo. Hay algo mucho más allá del servicio, están abiertos a todas las comunidades”, precisó el director de gestión del riesgo de la Cruz Roja.

En Cartagena y Bolívar

En la seccional Bolívar, la Cruz Roja se enfoca en que todas las comunidades se capaciten en gestión del riesgo y desastres. Se llevan a las comunidades para que sean gestores integrales. “Tenemos el Comité Comunitario de Emergencia, Combas, que está aliado con la empresa privada para que estén pendientes de cómo atender y cómo comunicarse. El primer respondiente es la comunidad en caso de emergencia”, resaltó el director de gestión del riesgo en Bolívar.

En Cartagena hay líderes capacitados en cerca de 15 comunidades como Ceballos, Pasacaballos y Albornoz, entre otros. Ellos están preparados en primer respondiente, primeros auxilios y dotados con implementos como radio, botas, chaleco de gestión del riesgo e identificación.

También te puede interesar leer: La prevención del riesgo de desastres es una tarea cotidiana

Fuente: El Universal

Leer

infoinundaciones
Reconstrucción con cambios avanza con metas claras Reconstrucción con cambios avanza con metas claras


Reconstrucción con cambios avanza con metas claras

Plan en marcha. Para este año, la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC) tiene programado el inicio de más de 2,000 proyectos que significarán una inversión de 4,361 millones de soles.

Figuran 286 proyectos entre carreteras, puentes y caminos vecinales por 908 millones de soles; y 689 proyectos referidos a obras de pistas y veredas por 474 millones de soles.

También se consideran 427 proyectos en agua potable y alcantarillado por 223 millones de soles; y 34 proyectos para mejora en agricultura por 200 millones de soles.

Igualmente, están programados 75 proyectos en centros de salud por 176 millones de soles, además de 29 proyectos en el sector educación por 58 millones de soles y la realización de 3,277 estudios para proyectos que representarán una inversión de 215 millones de soles.

Adicionalmente, se convocarán este año 33,000 viviendas, con lo cual se atenderá al 100% de las familias que fueron afectadas por el Fenómeno El Niño Costero.

Avances

A la fecha, han transferido más de 3,500 millones de soles para la ejecución de más de 1,000 intervenciones en las 13 regiones que fueron afectadas por el Fenómeno El Niño Costero.

El 50% de esos recursos se destinaron a actividades de reconstrucción, el 47% a prevención y el 3% al fortalecimiento de las capacidades de las entidades ejecutoras.

En una primera etapa se priorizaron las obras de prevención, en la que se ejecutaron más de 300 intervenciones con una inversión de 1,300 millones de soles.

En este caso, se realizó la limpieza de más de 700 kilómetros de ríos y 98 de quebradas. Ahora está en ejecución la limpieza de 297 kilómetros de ríos y 23 de quebradas, entre otras actividades.

Todo este trabajo, entre otras grandes obras, ha permitido proteger a los agricultores y sus familias de futuras inundaciones, además de mantener la cadena de producción.

Prevención

El director ejecutivo de la ARCC, Edgar Quispe, explicó recientemente que dentro del Plan Integral de Reconstrucción con Cambios hay intervenciones que están vinculadas con la prevención.

“Cuando hablamos de prevención nos referimos a desarrollar infraestructura a lo largo de una cuenca capaz de afrontar los efectos de nuevos fenómenos climáticos”, dijo.

Se debe tener presente que en todo el proceso de reconstrucción, la Contraloría General de la República desempeña un papel importante.

“Por primera vez se está probando en el Perú el modelo de control concurrente. Se trata de un esquema a través del cual la Contraloría acompaña el proceso, identifica riesgos, no identifica hallazgos sino que los anticipa y los advierte a las unidades ejecutoras”, destaca.

La ARCC fue creada por la Ley N° 30556, el 29 de abril de 2017, como una entidad adscrita a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), de carácter excepcional y temporal, encargada de liderar e implementar el Plan de Reconstrucción con Cambios.

Cuenta con autonomía funcional, administrativa, técnica y económica constituyéndose como una unidad ejecutora.

Para cumplir con sus objetivos y funciones, actúa de manera coordinada con los diferentes sectores del Gobierno Nacional, entidades e instancias del Poder Ejecutivo, incluidas las empresas públicas, los gobiernos regionales y locales.

Simplificación

El 3 de junio se publicó el Decreto Legislativo N° 1354, que modificó la Ley N° 30556, con el que se aprueban disposiciones de carácter extraordinario para las intervenciones del Gobierno Nacional frente a desastres que dispone la creación de la ARCC.

Esta disposición se aprobó en el ámbito de las facultades legislativas delegadas al Ejecutivo que el Congreso de la República otorgó en mayo.

Una de las principales características de este decreto legislativo es que permitirá acelerar el proceso de reconstrucción de la infraestructura dañada en las regiones afectadas por el El Niño Costero.

De este modo, las intervenciones que permitan reponer la infraestructura dañada por este fenómeno cuentan ahora con un marco normativo excepcional y menos burocrático que permitirá acelerar sustancialmente el proceso de reconstrucción en las regiones afectadas.

“En materia de contrataciones vamos a contar con un proceso bastante ágil. Estamos pensando tener contratos en 22 días y si existieran estas apelaciones llegamos a 30 días. No solo eso, también estamos regulando los actos preparatorios”, nos explica el director ejecutivo de la ARCC, Edgar Quispe.

Te puede interesar leer: Cuadernos Urbanos acerca del proceso de reconstrucción nacional

Fuente: El Peruano

Leer

infoinundaciones
Lima es la cuarta ciudad más riesgosa de América Latina, ¿cuánto sumarían las pérdidas? Lima es la cuarta ciudad más riesgosa de América Latina, ¿cuánto sumarían las pérdidas?


Lima es la cuarta ciudad más riesgosa de América Latina, ¿cuánto sumarían las pérdidas?

Según el informe denominado “Lloyd’s City Risk Index 2018”, realizado por la Universidad de Cambridge y la aseguradora inglesa Lloyd, la ciudad de Lima, capital del Perú, es la cuarta ciudad más riesgosa de América Latina y podría registrar pérdidas por US$ 3,880 millones anuales.

Lima se ubica por debajo de Ciudad de México, que ocupa el primer lugar del ranking con pérdidas potenciales por US$ 7,780 millones; Sao Paulo en Brasil ocupa el segundo lugar con US$ 6,540 millones y Buenos Aires en Argentina está en el tercer puesto con US$ 4,940 millones anuales.

El estudio señala que a pesar de que las catástrofes naturales están entre los riesgos “más dañinos”, las “amenazas relacionadas con el hombre” tienen un impacto aún más importante. De hecho un derrumbe en los mercados financieros es el mayor riesgo mundial, señala un informe del diario El Mercurio.

La capital del Perú supera en la lista a Río de Janeiro (Brasil) con US$ 2,720 millones, Bogotá (Colombia) con US$ 2,120 millones, Santiago (Chile) con US$ 1,990 millones, Santo Domingo (República Dominicana) con US$ 1,910 millones, Guadalajara (México) con US$ 1,690 millones y Brasilia (Brasil) con US$ 1,290 millones.

El estudio consideró 22 amenazas críticas en 279 grandes ciudades del mundo que suman el 41% de la economía mundial.

Entre las mayores amenazas que considera el estudio figuran la caída de los mercados, conflictos interestatales, tormentas tropicales, pandemias, inundaciones, conflictos civiles, ciberataques, terremotos, precios de los commodities y default (por deuda pública).

Desastres naturales

Al respecto, el experto en gestión de riesgos y adaptación al cambio climático, Pedro Ferradas, mencionó que solo los desastres naturales ocasionan pérdidas por más de US$ 40 millones anuales en todo el Perú.

 

“Esta cifra se explica porque en la última década no se han producido grandes desastres en nuestro país, aunque la cifra puede variar mucho dependiendo del número de desastres importantes en un lapso determinado”, comentó.

Dio como ejemplo que en las décadas de 1970, 1980, 1990 y del 2000, la situación fue mucho más grave y sólo los fenómenos de El Niño de 1982-83 y 1997-98 causaron pérdidas US$ 6,800 millones, mientras que los sismos entre 1970-2009 causaron pérdidas por casi US$ 29,000 millones.

“Pero las mayores pérdidas fueron debido al desastre de 1970 en Ancash donde fallecieron, según cifras oficiales, más de 69,000 personas. Sólo el terremoto del año 2007 devino en pérdidas por US$ 250 millones”, anotó.

Ferradas manifestó que los desastres asociados al Fenómeno El Niño son los que más afectan a la economía peruana porque pueden abarcar espacios regionales mucho más amplios y afectar viviendas, infraestructura estatal, medios de vida, entre otros.

“Los desastres de origen sísmico también tienen impacto porque causan más destrucción en las ciudades que es donde se concentran más bienes materiales. Lamentablemente no se puede cuantificar las pérdidas pero falta análisis de los impactos diferenciados, sobre todo teniendo en cuenta que los pobres son los más afectados”, refirió.

También te puede interesar leer: La prevención del riesgo de desastres es una tarea cotidianaLa prevención del riesgo de desastres es una tarea cotidiana

Fuente: Gestión

Leer

infoinundaciones
Los Sistemas de Alerta Temprana: un desafío exitoso, pero incompleto Los Sistemas de Alerta Temprana: un desafío exitoso, pero incompleto


Los Sistemas de Alerta Temprana: un desafío exitoso, pero incompleto

Los Sistemas de Alerta temprana son una herramienta fundamental para cualquier nación en la prevención de desastres.

Analizar las experiencias exitosas y reflexionar sobre el futuro desarrollo de estas prácticas fue el objetivo de una sesión organizada este lunes en Cartagena de Indias, Colombia, por la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR).

El evento, previo a la celebración de la VI Plataforma de Regional para la reducción del Riesgo de Desastres en las Américas que tendrá lugar del 20 al 22 de junio, sirvió para evaluar las contribuciones del Servicio de la Comisión Europea a cargo de la Protección Civil y de las Operaciones de Ayuda Humanitaria (ECHO) a las estrategias regionales de prevención de catástrofes.

Leo Pereyra Rodríguez, jefe de la unidad de gestión de riesgos del Servicio Nacional de Hidrología y Meteorología de Bolivia nos explicó los logros alcanzados por la Plataforma DEWETRA y cómo funciona.

¿Nos puede explicar qué es DEWETRA y cómo funciona?

DEWETRA es una plataforma de intercambio de información que principalmente cuenta con información dinámica y con información estática. Información estática sería la relacionada a la vulnerabilidad y a la exposición (a desastres) de la infraestructura o los suelos, después también tenemos unidades educativas y hospitales. La información dinámica se basa en todo lo que sería la observación hidrometeorológica: un modelo hidrometeorológico a 10 km, información de estaciones meteorológicas en tiempo real… toda esta información nos permite generar pronósticos del tiempo y agrometeorológicos.

Esta información también retroalimenta a la plataforma que está compartida con Defensa Civil en Bolivia. Defensa Civil usa estos datos agregando las capas de la información estática y con esta información elabora los diversos escenarios de riesgo en tiempo real.

¿Cuáles son los objetivos de la plataforma?


Principalmente sería la generación de información de riesgos. Para nosotros es importante la implementación de esta herramienta pues nos ha permitido que una entidad como Defensa Civil se vincule al Sistema Meteorológico de Bolivia, principalmente en la parte de coordinación de la información. A partir de esto, tanto el Servicio nacional de Meteorología como Defensa civil han trabajado con diversos niveles del Estado a nivel departamental o el municipal para proveer este tipo de información.

¿Ha llegado esta repuesta a nivel de la población?

Sí, por supuesto. Normalmente se manejan dos tipos de lenguaje. Uno relacionado con la toma de decisiones a través de protocolos elaborados para ejecutar los planes de contingencia y emergencia; y el otro orientado a la población relacionado principalmente con los tiempos de respuesta que han de tener las autoridades para formular ese tipo de acciones y que, posteriormente, la población pueda tener conocimiento de un evento que pueda presentarse.

¿Se han llevado a cabo ejercicios de preparación?

Ya se ha trabajado algunos conceptos de sistemas de alerta temprana coordinada a nivel municipal como el llamado monitoreo escalonado, que sucede principalmente en eventos de inundación, y se da al monitorear empíricamente la parte alta de la cuenca de un río incluso sin contar con el material requerido. Esta supervisión se comunica rio abajo a través de mensajería instantánea (Whatsapp) de tal manera que se puedan ir tomando las previsiones para afrontar el evento.

¿Aparte de Bolivia, hay otros países que formen parte de la plataforma?

Hay planes para implementar este sistema en Perú y Paraguay con el financiamiento del Servicio de la Comisión Europea a cargo de la Protección Civil y de las Operaciones de Ayuda Humanitaria (ECHO). Ya se ha implementado en otros países, principalmente en Italia donde se creó.

¿Quiere hablar sobre algún otro tema relacionado con los sistemas de alerta temprana?

Sí, creo que el trabajo que hemos podido lanzar ha sido a través de la generación de información anticipada donde el Servicio Meteorológico Nacional de Bolivia ha cumplido un rol muy importante; y por esta razón las agencias de ayuda humanitaria han contribuido en ir fortaleciendo diferentes aspectos, como por ejemplo la parte de comunicación, la parte de protocolos y, en nuestro caso, la parte de la predicción de los eventos hidrometeorológicos.

También te puede interesar leer: Conociendo el Sistema de Alerta Temprana ante Huaicos SAT

Fuente: Naciones Unidas

Leer

infoinundaciones
Ciudades sostenibles 3 - Desastres naturales 0 Ciudades sostenibles 3 - Desastres naturales 0


Ciudades sostenibles 3 - Desastres naturales 0

El evento se enmarcó dentro la campaña mundial “Desarrollando ciudades sostenibles y resilientes” que forma parte de la implementación a nivel local del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030 y cuenta con el apoyo de la Dirección General de Cooperación Internacional y Desarrollo (DG DEVCO) de la Comisión Europea.

El alcalde de Santo Domingo Este, Alfredo Martínez, nos comentó como empezó su andadura para integrarse en la campaña.

“A finales del año 2016 tomamos la decisión de inscribirnos en la lista de ciudades resilientes. Desde esa fecha hemos participado en tres eventos organizados por las Naciones Unidas y en el día de hoy entregamos el proyecto final de la ciudad de Santo Domingo Este. En la actualidad nos hemos organizado con la formación de un Comité, vamos a abrir las oficinas, hemos identificado los lugares donde viven personas en estado de vulnerabilidad y eso nos va a facilitar el trabajo”.

La secretaria técnica de Santo Domingo Este, Luisa Taveras, calificó la tarea como “ardua pero muy satisfactoria” al conseguir unir a diferentes instituciones del Gobierno central y en la recopilación de información no disponible hasta el momento para el gobierno local.

El proyecto les brinda la oportunidad de planificar acciones en conjunto, ser más efectivos y optimizar los recursos, dijo.

En relación con los fenómenos meteorológico destacó que el paso de los huracanes Matthew, Irma y Maria afectó a Santo Domingo Este especialmente por las fuertes precipitaciones meteorológicas.

“(Nos afectaron) las grandes lluvias más que en infraestructuras, ya que el municipio de Santo Domingo Este no dispone un sistema de alcantarillado y lo que se hace son pozos filtrantes. Debido al mal manejo de los residuos sólidos por parte de los ciudadanos, las basuras tapan los alcantarillados, junto con los escombros de las construcciones o los plásticos y entonces hay que hacer un trabajo arduo nuevamente para destapar y limpiar”.

Taveras destacó la buena relación existentes entre los líderes comunitarios y la alcaldía que también fue corroborada por una delegación de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres que visitó la ciudad dominicana.

“Hay una conexión muy importante con la directora de desarrollo comunitario y se comunican a través de grupos de mensajería instantánea (Whatsapp) o vía telefónica. Hay una amenaza y se produce un contacto directo. No duermen. Literalmente. Se comunican, reúnen, planifican acciones, identifican posibles refugios, la alimentación”.

TEGUCIGALPA

Cinthia Borjas Valenzuela, directora del despacho municipal de la alcaldía de Tegucigalpa y coordinadora de la unidad municipal de gestión integral de riesgos indicó que lograron finalizar el plan local para la ciudad de ese tipo de prevención de catástrofes tras trabajar juntamente con la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres por un periodo de un año.

Borjas manifestó que Tegucigalpa posee unas características geológicas propias y que Honduras es el tercer país más vulnerable a nivel mundial ante fenómenos de cambio climático “y Tegucigalpa, como capital de la República, es la ciudad más vulnerable donde representa el mayor número de pérdidas humanas y económicas cuando se presentan este tipo de desastres.

Tiene una topografía bastante irregular con muchas pendientes. La mayoría de desastres naturales ocurren en la época de lluvias con deslizamientos e inundaciones. Tenemos cerca de 960 barrios y colonias de los cuales aproximadamente el 32 % se encuentran vulnerables ante este tipo de fenómenos”.

Destacó tener un plazo de tiempo hasta el mes de abril del 2019 para medir los indicadores a nivel de implementación y ejecución para avanzar en la puesta en marcha del plan de acción “que pasa indudablemente por un tema de financiamiento fuerte. Estamos siendo muy creativos en ese esquema como ciudad. Una ciudad con muchos problemas integrales de pobreza, delincuencia, etc. Hemos de ser muy creativos para darle operatividad mediante financiamientos interesantes, con muchas contrapartes, con muchos actores para poder optimizar los recursos porque las necesidades de la ciudad son muchas pero los recursos son pocos”.

El plan es como el brazo ejecutor de una política municipal de gestión de riesgos, finalizó.

GUATEMALA

Douglas Fernando Rodas Mérida, coordinador del centro de emergencia de la municipalidad de Guatemala, señaló que la municipalidad ha trabajado durante 15 años en la gestión de riesgos ante desastres y esta acción ayudó a dar una visión de conjunto para ver los logros alcanzados y en qué áreas se había de mejorar.

“En base a eso se desarrolló un plan de acción con 93 actividades que debemos desarrollar y se identificó a las 5 esenciales que se quiere priorizar y trabajar, sin olvidar el resto”.

Rodas destacó la ambición de la ciudad de Guatemala por desarrollar las actividades en un corto periodo de tiempo y, a su vez, se mostró optimista al manifestar que se pueden lograr.

También te puede interesar leer: Abordar el riesgo de desastres significa abordar la pobreza

Fuente: Naciones Unidas

Leer

infoinundaciones
Abordar el riesgo de desastres significa abordar la pobreza Abordar el riesgo de desastres significa abordar la pobreza


Abordar el riesgo de desastres significa abordar la pobreza

La Plataforma Regional para la Reducción del Riesgo de Desastre en las Américas llega en un momento difícil para las vidas de millones de personas en toda la región afectadas por catástrofes, afirmó este miércoles la representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres.

En su discurso en la ceremonia de apertura de la VI Plataforma para la Reducción de ese tipo de catástrofes que se celebra en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, Mami Mizutori, se refirió en concreto a la población de Guatemala afectada por la erupción de volcán de Fuego a principios de este mes.

“El número de víctimas y el hecho de que más de un millón de personas hayan resultado afectadas es una razón más por la que esta región se ha comprometido a aplicar el Marco de Sendai para la reducción del riesgo de desastres del 2015 al 2030”.

 

Mizutori resaltó que la clave para salvar vidas en zonas de desastre se basa en la ejecución de estrategias nacionales y locales para la reducción del riesgo de desastres.

Estas estrategias han de incluir la puesta en funcionamiento de protocolos bien ensayados que sirvan para emitir alertas tempranas.

Asimismo, recordó el alto peaje humanitario que sufrió la región el año pasado al sufrir uno de los índices más altos de desplazamiento de población en el mundo, especialmente debido a una temporada de huracanes “sin precedentes”.

Las pérdidas económicas y las consecuencias a largo plazo que ocasionan estos eventos para el desarrollo sostenible son la principal razón por la que hay que continuar los esfuerzos dirigidos a reducir los impactos negativos ocasionados por las catástrofes.

“Nuestro enfoque debe centrarse en la gestión de riesgos que provocan estos eventos en lugar de la gestión de desastres. Esto significa que debemos abordar la pobreza, adaptarnos al cambio climático, gestionar de mejor forma el nivel y la calidad de la construcción en nuestras ciudades y pueblos, conservar los ecosistemas que nos protegen y fortalecer las capacidades institucionales”, destacó.

También resaltó los numerosos éxitos en la reducción del riesgo de desastres en Colombia bajo el liderazgo del presidente Juan Manuel Santos y recordó que el país sudamericano fue el primero que alineó su Plan Nacional de Desarrollo con los objetivos de desarrollo sostenible y el Marco de Sendai.

Finalmente manifestó que estará pendiente de los avances que se han logrado en relación con el Plan de Acción Regional, aprobado el año pasado en Montreal, para la Implementación del Marco de Sendai.

Abordar el riesgo de desastres significa abordar la pobreza

Santos: Colombia maneja una política de gestión de riesgos transversal

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, indicó que su gobierno le ha prestado mucha atención a la gestión del riesgo de desastres desde el primer día “no solo por responsabilidad política sino por cuestiones del destino” como la aparición del fenómeno la niña el año 2010.

Destacó la implementación de sistemas de gestión de riesgo a nivel nacional, departamental y municipal que responden a las necesidades específicas de cada situación.

Indicó que el sistema nacional de gestión de riesgo de desastres ha efectuado más de 5500 proyectos de reducción de catástrofes con una inversión superior a los 12 billones de pesos.

“Y esto ha sido un buen negocio, muy buen negocio para el Estado. Por cada peso invertido en reducir el riesgo nos hemos ahorrado aproximadamente siete pesos en el manejo de desastres. Además, resultaron beneficiadas 10 millones de personas”.

El plan nacional de gestión de riesgo de desastres está programado para una visión a 10 años y está en concordancia con el Marco de Sendai y el de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. "El país está mucho mejor preparado para responder a cualquier tipo de emergencia", destacó.

“La cooperación internacional ha sido un eje fundamental” para reforzar los sistemas de gestión de riesgos ante desastres y puso como ejemplo que durante los últimos años tuvo 63 intercambios de experiencias con más de 200 socios.

“Pasamos de ser un país receptor de ayuda a ser capaces de invertir y apoyar a otros países. En estos años pudimos enviar ayuda a países amigos o hermanos como Chile, Ecuador, Haití, Perú, Cuba, México y esa solidaridad nos une”.

Entre los “inmensos” retos pendientes de su país destacó la implementación del plan nacional de gestión de riesgo de desastres del 2015 al 2025 y el cumplimiento de los compromisos en el ámbito internacional.

Desastres que no son naturales

Santos hizo un apunte a situación la política regional al referirse “a otro desastre” como son los “huracanes producidos por el hombre, por las malas políticas, por la corrupción,” en referencia a las situaciones en Venezuela y Nicaragua.

“Hay un huracán de categoría 5 que se aposentó en Venezuela y ahí se quedó. Está produciendo víctimas y Colombia es el país que más lo está sufriendo. Más de un millón de venezolanos han llegado a Colombia. Los hemos recibido con las manos y los corazones abiertos porque creemos que es nuestra responsabilidad, nuestra obligación y lo hacemos con gusto”.

Calificó como huracán de categoría 2 y creciendo la situación en Nicaragua y llamó al secretario general y al consejo permanente de la Organización de los Estados Americanos a “que por favor intervengan, discutan y usen las herramientas a su disposición para que ese huracán no siga creciendo”.

También te puede interesar leer: La prevención del riesgo de desastres es una tarea cotidiana

Fuente: Naciones Unidas

Leer

infoinundaciones
La prevención del riesgo de desastres es una tarea cotidiana La prevención del riesgo de desastres es una tarea cotidiana


La prevención del riesgo de desastres es una tarea cotidiana

La prevención del riesgo de desastres supone una tarea cotidiana, no un esfuerzo excepcional, concluyeron este viernes los participantes en VI Plataforma Regional para la Reducción del Riesgo de Desastres en las Américas, celebrada en Cartagena de Indias, Colombia, donde se adoptó una declaración que refleja el compromiso de implementar a cabalidad el Marco de Sendai, que busca mitigar las probabilidades de siniestros frente a los fenómenos naturales.

“Se necesita trabajar a diario en la prevención del riesgo de desastres, de lo contrario no conseguiremos prosperar. Esta tarea puede tomar muchos años pero no los tenemos y hemos de trabajar con rapidez y conjuntamente para conseguirlo”, dijo este viernes la representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres.

 

Durante la ceremonia de clausura de la VI Plataforma Regional para la Reducción del Riesgo de Desastre en las Américas, celebrada en Cartagena de Indias, Colombia, Mami Mizutori, reveló que la próxima edición de la Plataforma Regional se celebrará en Jamaica.

“Es fascinante y tanto Jamaica como los países del Caribe se lo merecen tras todas las dificultades que soportaron. Estamos encantados de trabajar con ustedes para convertir su región y todo el mundo en un lugar resiliente”, apuntó.
De igual modo notificó oficialmente que la siguiente Plataforma Global para la Reducción del Riesgo de Desastres se celebrará el año que viene en la ciudad suiza de Ginebra.

El evento celebrado, que tres días, contó con la participación de más de 1300 representantes de gobiernos nacionales y locales, el sector privado, la sociedad civil y personas con discapacidades.

“Todos ellos aunaron esfuerzos para comprometerse con el Marco de Sendai”, destacó.
Asimismo ratificó el compromiso de los gobiernos nacionales y locales para avanzar la implementación del Marco que establece las metas y prioridades de las Naciones Unidas?sobre desastres entre 2020 y 2030.

Mizutori destacó que de una de las aspiraciones del evento en Colombia era tratar la integración, especialmente de las mujeres, las poblaciones indígenas y las personas con discapacidades “y creo que lo hemos logrado en gran medida aquí en Cartagena”, señaló.

Por su parte, el director general de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres en Colombia, Carlos Iván Marquez Pérez, destacó el reconocimento de la ONU a su nación al considerarla “el único país de las Américas que tiene un plan nacional de prevención de riesgos de desastres enfocado al 2025 y el único articulado al Marco de Acción de Sendai”.
Declaración de Cartagena

Al cierre de la Plataforma, los ministros, jefes de delegaciones participantes y las Autoridades de Alto Nivel adoptaron la Declaración de Cartagena, que pide dar continuidad a la puesta en funcionamiento del Plan de Acción Regional para la Implementación del Marco de Sendai en las Américas y el Caribe.

El documento destaca la necesidad de promover la investigación conjunta sobre los fenómenos que potencialmente ocasionan pérdidas en la región; el intercambio de buenas prácticas y experiencias con respecto a la reducción de riesgos de desastres y la concientización y el conocimiento, tanto entre adultos como niños, de una cultura de prevención de desastres, resiliencia y responsabilidad ciudadana.

Declaración de Cartagena

También te puede interesar leer: Las Naciones Unidas lanzó importante iniciativa para recopilar datos sobre las pérdidas mundiales

Fuente: Naciones Unidas

Leer

infoinundaciones
El frijol Caupí, recuperación y seguridad alimentaria pos emergencias por lluvias El frijol Caupí, recuperación y seguridad alimentaria pos emergencias por lluvias


El frijol Caupí, recuperación y seguridad alimentaria pos emergencias por lluvias

Descargar la publicación aquí

Según el reporte del Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI) en marzo del 2017, los agricultores de los distritos de Tambogrande, Curamori, Catacaos y La Matanza en Piura fueron los más afectados por la emergencia del Niño Costero de ese mismo año. Dicho reporte, realizado en colaboración con el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), señala que en la región Piura 14 295 has fueron afectadas y otras 9442 has se perdieron.

Ante esta necesidad, Soluciones Prácticas y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) implementaron el proyecto “Recuperación de medios de vida y seguridad alimentaria en Piura tras El Niño Costero 2017, con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria y capacidad productiva de las familias impactadas por las inundaciones”.

El proyecto permitió la instalación de huertos familiares con cultivos básicos, de rápida producción y con un alto valor nutritivo, como el frijol caupí (semilla certificada), alimento que forma parte de la dieta diaria.

 

Esta propuesta busca, desde un enfoque social y participativo, involucrar a los productores agrícolas en pequeña escala en el proceso de reconstrucción, articulando la recuperación de sus cultivos dentro de una estrategia integral de gestión de riesgos de desastres (GRD), que implica, en el corto plazo, la recuperación de tierras de cultivo y limpieza de canales de riego.

Para dejar asentada la capacidad de resiliencia y prevención de las comunidades, el proyecto implica también la elaboración de planes de gestión de riesgos para eventos climáticos extremos que afecten la agricultura, y la identificación de las zonas de riesgos a partir de georreferenciación, que permita ubicar los puntos vulnerables para tomar mejores medidas de prevención.

El objetivo de la presente cartilla es proporcionar información básica para el manejo óptimo del cultivo. Está dirigida a los pequeños agricultores cuya situación de vulnerabilidad es recurrente frente a los fenómenos de inundaciones como El Niño, en el norte del Perú.

Gracias al proyecto 2400 familias cuentan con semillas y fertilizantes, que fueron los insumos para cultivar maíz y frijol caupí. En total, las familias han conseguido recuperar 1200 hectáreas en los valles de Tambogrande, Cura Mori, Catacaos y La Matanza.

Antes del Niño Costero 2017, los pequeños agricultores cultivaban en su mayoría frutales y cultivos para exportación, sin incluir en sus parcelas cultivos para el pan llevar. A partir de la experiencia se dieron cambios sustanciales en la organización de las Comisiones de Usuarios de Riego para la recuperación y mantenimiento de los canales de riego, y el compromiso de promover y destinar un porcentaje de sus terrenos de cultivos para la canasta básica familiar.

De esta manera, la incorporación del cultivo de frijol para recuperación económica y la seguridad alimentaria se logró a través de capacitaciones y asistencia técnica en buenas prácticas de GRD y problemas sanitarios en el sector agrícola. Dichas acciones se dirigieron a los pequeños agricultores, quienes desarrollan los cultivos dentro de sus parcelas, como “parcelas modelos”, para demostrar en cada etapa del cultivo las prácticas más adecuadas de manejo y conocer también las dificultades que se presenten en el cultivo. Como promotores agrícolas, ellos han brindado servicios de asistencia técnica para extender este aprendizaje y promover la recuperación de los cultivos para que más agricultores puedan garantizar su alimentación y tener recursos mínimos para el intercambio en mercados locales posdesastre.

También te puede interesar leer: Desastres tienen causas socioculturales y de gestión, advierte experto

Descargar la publicación aquí

Leer