Se celebra la Semana del Clima de América Latina y el Caribe

martes, julio 19, 2022

18-22 DE JULIO DE 2022 – Naciones Unidas

La Semana del Clima de América Latina y el Caribe, que acoge la República Dominicana y organiza Cambio Climático de la ONU, examina la resiliencia de la región hacia los riesgos del cambio climático, la transición orientada a una economía de bajas emisiones, así como las necesarias asociaciones para resolver cualquier reto apremiante.

Esta semana supone una parada importante en el camino hacia la COP27 en Egipto, el próximo noviembre, y una oportunidad para las partes interesadas regionales de tratar las desigualdades sociales e invertir en un desarrollo económico que resulta positivo tanto para la humanidad como para la naturaleza.

De acuerdo con el último informe del IPCC, los efectos de la crisis climática se intensificarán en la región de América Latina y el Caribe (LAC) debido a impactos irreversibles y que se acentúan por las condiciones socioeconómicas de dicha región, donde se incluyen elevados niveles de pobreza, desigualdad e inestabilidad.

Además, los fenómenos meteorológicos extremos provocados por el cambio climático como las olas de calor, los incendios forestales, las sequías, la elevación del nivel del mar, la erosión costera y la disminución del suministro de agua, afectarán enormemente en la producción agrícola, empeorando, en consecuencia, la propia seguridad alimentaria. Casi el 30 % de la población de esta región vive en zonas costeras, incluida la localizada en el Caribe, y se enfrenta a peligros destructivos de las costas.

En su reciente visita a Surinam, el Secretario General de la ONU António Guterres denominó a la zona del Caribe como «el punto cero» dentro de la emergencia climática global, destacando los daños a lo largo de toda su costa y el interior de esta zona a causa de la deforestación y el cambio climático. También fue partícipe directo del compromiso del pueblo surinés a la hora de proteger tanto sus tesoros naturales como su propio conocimiento ancestral.

A pesar de sus retos, la región LAC también es el lugar de una de las reservas de carbono terrestre más importantes que existe: la cuenca del Amazonas. Es más, la región aloja aproximadamente el 57 % de los principales bosques restantes del mundo; donde se almacenan alrededor de 104 gigatoneladas de carbono y alberga hasta el 50 % de la biodiversidad y un tercio de todas las especies vegetales a nivel mundial.

Veamos lo que la gente de esta región emprende con objeto de lograr mitigar y adaptarse al cambio climático, empezando por la protección de la flora y fauna silvestres, la restauración de los corales, la plantación de manglares, una renovación de los acueductos del siglo XVIII, la recopilación de información sobre el clima y la difusión de campañas destinadas a crear concienciación entre las personas.

Antigua y Barbuda: Una isla pequeña, pero con una gran ambición por el clima

La participación de Antigua y Barbuda en cuanto a sus emisiones globales de carbono viene a ser inferior al 1 %. Aun así, el cambio climático es una amenaza patente para las islas del Caribe, como es este caso de Antigua y Barbuda, que continúa enfrentándose a la elevación del nivel del mar, a una subida en las temperaturas y a un aumento de los fenómenos meteorológicos extremos. Puesto que se prevé que los huracanes de categoría 4 y 5 sean cada vez más habituales en la región, este país ha aplicado numerosas políticas para una transición energética que evite los combustibles fósiles importados, llegando a confiar totalmente en las energías renovables que se utilizarán en todos sus sectores productivos durante las próximas dos décadas.

Chile: Un seguimiento de los datos sobre el clima

Entre 1970 y 2019 se dieron 38 eventos importantes de inundaciones y desprendimientos de tierras, 12 tormentas graves, 13 incendios forestales y nueve situaciones de olas de calor, todo ello en Chile, esto afectó aproximadamente a dos millones de personas y provocó casi 5 millones de USD en daños. Los últimos avances para entender mejor el gasto público respecto a las inversiones y los programas sobre el cambio climático han ayudado a comprender mejor las carencias existentes, las prioridades en inversión y aquellas políticas que ayudan a Chile a afrontar el cambio climático más convenientemente. 

Colombia: Un millón de corales

Siendo una iniciativa del Gobierno colombiano, su proyecto de restauración de corales en el continente americano tiene el objetivo de hacer crecer un millón de fragmentos coralinos y así restaurar 200 hectáreas de arrecifes para el año 2023. En estos años recientes, ha desaparecido casi el 80 % de los arrecifes de coral que pertenecen a la región del Caribe, maltratados por el desarrollo en las costas, una pesca excesiva, el cambio climático y la contaminación.

Costa Rica: Hacia un fomento de la resiliencia ante el cambio climático

El propio cambio climático nos muestra escenarios que indican que para 2080, las precipitaciones anuales disminuirán hasta el 65 % en zonas del norte de Costa Rica. Si no se abordan los problemas ocasionados por la crisis del cambio climático, la región seguirá sufriendo una acentuada falta de agua, que tendrá serios impactos en la economía, los medios de subsistencia de las comunidades locales y los sectores productores. Presentamos aquí el caso de cómo un líder de la comunidad dirigió sus esfuerzos a restaurar un antiguo acueducto que llevaría agua limpia y pura a cerca de 400 familias en el pueblo de Artola.

Cuba: El esplendor de un manglar en ebullición

Los manglares ocupan cerca del 5 % del área que pertenece a las tierras de Cuba y se hallan en el 70 % de sus costas. Constituyen una valiosa reserva forestal que otorga una serie de utilidades al litoral costero y a sus comunidades, como la de servir de barreras frente a fuertes vientos y oleajes durante las tormentas y la subida de las mareas, las cuales seguirán intensificándose cada vez más debido al cambio climático. Conozca cómo las comunidades locales utilizan su adaptación en función de sus ecosistemas como una forma rentable de conservar y restaurar los hábitats naturales y proteger a las comunidades costeras.

Ecuador: Su esfuerzo transfronterizo para proteger la flora y fauna silvestres del Caribe

En junio de este año, se ha creado una nueva reserva marina en Ecuador con el objetivo de garantizar un corredor biológico destinado a las especies en peligro de extinción, como las tortugas marinas, las mantas raya, las ballenas y tiburones. Esta reserva abarca 60 000 km² y forma parte del Corredor Marino del Pacífico Este Tropical que se extiende desde el Ecuador a Costa Rica y tendrá la misión de proteger la vida marina ante las amenazas que suponen la pesca industrial y el cambio climático.

El Salvador: Cómo su «oro verde» se enfrenta al corredor seco

Por todo su Corredor Seco —una amplia extensión de tierras en Centroamérica afectada por la sequía y que se relaciona con el fenómeno climático de «El Niño»— los granjeros que trabajan en El Salvador, Honduras y Guatemala se ven incapaces de llevar comida a sus familias y a comunidades enteras. Sin embargo, tres agricultores salvadoreños han convertido una de las franjas de terreno más áridas de su comunidad en Cacaopera, en la región montañosa de Morazán, en un paraíso verde llamado “La Casa de Oro” y valiéndose de algo de tecnología hidropónica, paneles solares y piedras pómez del terreno como sustitutas de un suelo fértil.

Haiti: Unos cultivos en crecimiento a pesar de sequías e inundaciones

En Haití, la erosión de los suelos en los terrenos de agricultura montañosa durante muchas décadas ha llegado a transformar mucha de la tierra cultivada en terrenos improductivos e inviables, pero los agricultores están ahora produciendo cultivos de nuevo mientras defienden medidas que impulsen la resiliencia de sus terrenos y comunidades ante condiciones meteorológicas adversas.

Jamaica: Los agricultores se esfuerzan por luchar contra el cambio climático

En todo el mundo, los pequeños productores agrícolas, que trabajan en más del 80 % de los asentamientos agrarios del mundo, necesitan ayuda para seguir siendo resilientes en su lucha contra el cambio climático. En el Monte Airy de Jamaica, los nuevos sistemas de recogida de agua con tecnología por goteo están marcando una gran diferencia, ya que reducen la incipiente amenaza de períodos de sequía más extensos e intensos.

Perú: Nono y Gonzo, símbolos de la lucha contra el cambio climático

El Gobierno de Perú lanzó una campaña para sensibilizar a su gente y que busca reconocer los esfuerzos de las organizaciones públicas y privadas en su afán por reducir las emisiones de efecto invernadero. Con sus mascotas representando la acción por el clima, Nono, y su primo, Gonzo, la campaña recuerda a las organizaciones que abordar el cambio climático es responsabilidad de todos.


Artículo publicado originalmente aquí por las Naciones Unidas.

publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


comentarios