Poner a las personas primero en la reducción del riesgo de desastres: el desajuste entre la política, la teoría y la práctica

jueves, noviembre 5, 2020
por Robert Šakić Trogrlić
09 de octubre de 2020

Conmemorando el Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres de este año, que se centró en la importancia de la gobernanza, este blog reflexiona sobre cómo, a pesar del amplio consenso sobre los beneficios de la reducción del riesgo de desastres basada en la comunidad, estas siguen estando en gran medida excluidas de la gobernanza para la reducción del riesgo de desastres.

 

Las comunidades locales siguen quedando rezagadas en la reducción del riesgo de desastres

Cada año, cientos de millones de personas se ven afectadas por desastres. Personas que, según las investigaciones de la Red Global de Organizaciones de la Sociedad Civil (GNDR), suelen quedar sin voz al momento de tomar decisiones sobre la gestión de riesgos. Sólo el 16% de las personas más vulnerables a sufrir desastres declararon sentirse incluidas en la toma de decisiones sobre cómo reducir sus propios riesgos.

Una gobernanza buena y eficaz de la reducción del riesgo de desastres (RRD) requiere un enfoque que abarque a toda la sociedad y en el que las personas en situación de riesgo estén al centro. Esta sencilla idea es el núcleo de la reducción del riesgo de desastres basada en la comunidad.

Los fundamentos de la reducción del riesgo de desastres basada en la comunidad

En la reducción del riesgo de desastres basada en la comunidad (RRDBC), las comunidades vulnerables al riesgo identifican y priorizan sus problemas, y son capaces de proponer, aplicar y sostener soluciones que funcionen para ellas y sus contextos. La razón es sencilla: las personas que experimentan los peligros saben mejor cómo y por qué se ven afectadas, son expertas en encontrar soluciones apropiadas y sostenibles, y son las que más pueden beneficiarse del éxito de actividades para la reducción de riesgos.

 Red de líderes resilientes

 Miembros de la Red de Líderes Resistentes, un grupo de líderes comunitarios que representan a la población local, sus necesidades, experiencia y conocimientos en los procesos de gobernanza de la RRD en la Cuenca del río Rímac en Perú.

 

¿Un desajuste entre la política, la teoría y la práctica?

Si bien la idea de la RRDBC parece revolucionaria, la realidad de su aplicación en el terreno a menudo tiene poco que ver con las ideas que dan forma al enfoque.

En mi doctorado, exploré críticamente la realidad de la gestión comunitaria de los riesgos de inundación en el Valle del Bajo Shire en Malawi, donde la RRDBC es el enfoque predominante para hacer frente a los riesgos de inundación. Descubrí que la RRDBC sólo mejora marginalmente la situación en campo, mientras que las soluciones duraderas y transformadoras siguen quedando pendientes. Algunos de los principales desafíos relacionados con la gobernanza que encontré durante mi investigación fueron:

  • La participación inadecuada: Se pasa por alto en gran medida a las comunidades locales y su participación en el diseño de los proyectos es mínima. Tienen un poder limitado para influir en el proceso y prácticamente no tienen voz en la formulación de políticas. La falta de comprensión y consideración de las complejas relaciones de poder dentro de una comunidad significa que las personas con mayor pobreza y las más marginadas a menudo no tienen voz ni voto, incluso cuando se consulta a la comunidad.
  • El financiamiento no es adecuado para la escala del problema: el gobierno no tiene recursos dedicados a la RRDBC. Los recursos que existen se centran en la respuesta a los desastres. Hay una gran dependencia de las ONG y del financiamiento de donantes tanto en la RRD como en la respuesta a la emergencia.
  • Trabajo en conjunto de actores clave es complejo: faltan algunos de los componentes básicos de la «buena» gobernanza: hay una falta de coordinación entre los diferentes actores y la rendición de cuentas, es especialmente limitada en comunidades locales.
  • La RRDBC no es incluida en los planes y estrategias de los gobiernos locales: Aunque las comunidades elaboran planes detallados como parte de la RRDBC, rara vez se consolidan y se toman en cuenta para la planificación a nivel distrital.

Como resultado, la RRDBC en Malawi se caracteriza por una completa falta de sostenibilidad. También existen desafíos similares en diferentes contextos geográficos. A pesar de los beneficios de la inclusión de la comunidad en la RRD y de un fuerte impulso político, persiste el desajuste entre la teoría, la política y las realidades sobre el terreno.

¿Qué estamos haciendo para superar los desafíos de los enfoques comunitarios?

En Practical Action, estamos tomando estos retos seriamente.

La participación comunitaria impulsa todas nuestras actividades. Toda nuestra labor en el marco de la Alianza para la resiliencia ante Inundaciones de Zúrich se basa en la Medición de la Resiliencia Comunitaria ante las Inundaciones (FRMC por sus siglas en inglés), un marco y una herramienta que, en estrecha colaboración con la comunidad, permite comprender las fuentes existentes de resiliencia ante inundaciones y cómo pueden mejorarse.

Compartiendo resultados FRMC Nepal

Compartir los resultados del FRMC con los miembros de la comunidad en Nepal.
 

Entendemos que la participación va más allá de la consulta a la comunidad, y requiere la comprensión de la diversidad de experiencias y vulnerabilidades dentro de una comunidad. Nuestro equipo ha desarrollado una innovadora metodología de Voces Perdidas, que capta las perspectivas de mujeres marginadas, incluyendo entre otras a ancianas, mujeres con discapacidades, madres solteras y mujeres transgénero.

La inclusión de las comunidades en la gobernanza de la RRD sólo es posible si se construyen puentes entre las comunidades y los gobiernos locales. En Perú, hemos ayudado a establecer vínculos entre las y los voluntarios comunitarios y el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú, donde los voluntarios recogen datos sobre las precipitaciones a nivel local y los comparten con el gobierno nacional para mejorar la comprensión de las precipitaciones y sus riesgos asociados. Como resultado de ello, el Gobierno ha aplicado una política nacional que promueve la recopilación de datos meteorológicos diarios por grupos de voluntarios en todo el país. También hemos sido una de las pocas organizaciones de la sociedad civil que ha hecho aportaciones al Plan Nacional de Acción sobre Género y Cambio Climático en el Perú.

Brigadista con pluviómetro en Piura

Recopilación de datos sobre las precipitaciones utilizando un pluviómetro hecho a mano en el Perú.

Basándonos en el análisis realizado a través del FRMC en Nepal, trabajamos a través de las estructuras administrativas locales para informar anualmente sobre los planes locales para la resiliencia climática y a los desastres. Como resultado, hemos visto a los gobiernos de Rajapur, Tikapur y Geruwa asignar fondos para mejorar las capacidades de respuesta dentro del gobierno local y las comunidades, mejorar el acceso a los sistemas de alerta temprana y a la información climática, y aumentar las opciones y la seguridad de los medios de subsistencia.

A medida que las voces locales se pierden en espacios internacionales, organizaciones como Practical Action pueden desempeñar un papel en asegurar que las experiencias de campo sean escuchadas y consideradas. A través de nuestro trabajo con la Red de Acción por el Clima y BOND, estamos continuamente abogando por un aumento del financiamiento relacionado al clima en beneficio de las personas con mayor pobreza y vulnerabilidad, y el reconocimiento de la pérdida y el daño como un pilar crucial de la acción climática.

¿Y ahora qué?

Sólo podemos construir un futuro resiliente a los desastres si se reconoce a las comunidades en riesgo como líderes en la gobernanza. Ya contamos con herramientas y enfoques para hacerlo, pero las brechas entre las políticas, la teoría y la práctica siguen siendo grandes. La acción a nivel local, basada en la participación significativa de las comunidades vulnerables, debe ir más allá de los proyectos puntuales. Tiene que ser fundamental para la planificación de la RRD a nivel de los gobiernos locales, proporcionar un modelo para los planes nacionales y contar con los recursos adecuados; el panorama de la política y el financiamiento internacional es fundamental para facilitar el cambio sistémico a nivel local y nacional.

 

 

Este blog fue publicado originalmente en inglés en: https://bit.ly/3etdArH
Traducción por Giorgio Madueño

publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


comentarios