Facebook Twitter LinkedIn WhatsApp
Fecha de publicación: 12/09/2018

Los desastres pueden prevenirse: elementos para el Análisis Participativo de Riesgos

El presente artículo presenta una metodología para el Análisis Participativo del Riesgo, la cual permite que la población identifique y analice alternativas de soluciones con una mirada comunitaria.

La construcción del riesgo es un proceso social ligado a los procesos de desarrollo urbano que incluye desde la forma de ocupación del territorio, el uso del mismo y la migración, hasta el incremento de las condiciones de riesgos de la población.

El Análisis Participativo del Riesgo permite dimensionar la escala de los impactos potenciales de los desastres, construir escenarios de riesgos, conocer la evolución de fenómenos sucesivos y permitir la alerta temprana, la prevención y la mitigación. El proceso metodológico para el Análisis Participativo del Riesgo describe dos grandes etapas: la organización y sensibilización, y el análisis del escenario de riesgo.

Según el Informe de Evaluación Global sobre Reducción del Riesgo de Desastres de las Naciones Unidas del año 2015, las pérdidas económicas ocasionadas por desastres tales como terremotos, tsunamis, ciclones e inundaciones se elevan hoy en día a un promedio de entre US$ 250.000 millones y US$ 300.000 millones al año. Se calcula que las pérdidas anuales esperadas mundiales habrán aumentado hasta los US$ 415.000 millones en 2030 debido a las necesidades de inversión solo en infraestructura urbana. El aumento del riesgo de desastres, el cambio climático, la pobreza y la desigualdad son indicadores de un desarrollo no sostenible.

Al mismo tiempo, el incremento de las pérdidas y los impactos ocasionados por los desastres, magnificados por el cambio climático, disminuirá la capacidad de muchos países de ingresos bajos y medios a poder evitar el aumento acelerado del riesgo de desastres. En consecuencia, existe un creciente consenso acerca de la necesidad de abordar los factores causales del riesgo en el desarrollo como el cambio climático, el consumo excesivo de capital natural, la pobreza y la desigualdad.

El nivel de riesgo está determinado por el alto grado de vulnerabilidad, el cual está condicionado no solo por la exposición sino también por la fragilidad y resiliencia de las poblaciones y sociedades. Entre los factores de vulnerabilidad se puede mencionar la forma de planificar las ciudades y comunidades, la ubicación de los asentamientos en zonas de riesgos, la carencia de criterios para adecuarse a las zonas de riesgo y el crecimiento rápido de las ciudades.

También, los altos índices de pobreza, poblaciones que carecen de servicios básicos o si los tienen son de mala calidad, altos índices de desnutrición, bajo nivel educativo y condiciones de salud deterioradas.

Al mismo tiempo, la sobreexplotación de los recursos naturales, la existencia de políticas o normas que regulan el uso y el acondicionamiento del territorio —que contrastan con el poco control y regulación por parte de las organizaciones e instituciones y el evidente incumplimiento de las mismas—, la debilidad de las organizaciones comunitarias y sociales, la poca capacidad de las instancias para manejar las situaciones de emergencias y desastres; entre otros aspectos.

También te puede interesar leer: Indicadores de Riesgo de Desastre y de Gestión de Riesgos:Perú

Todo ello conlleva a que el Perú sea un país altamente vulnerable.2 En este sentido, la construcción del riesgo en los diferentes territorios (urbano o rural) es un proceso social que está íntimamente relacionado con el desarrollo, que va desde la forma de ocupación del territorio, el cumplimiento de políticas públicas, las dinámicas sociales; como la migración, que genera el incremento de las condiciones de riesgos de la población que se encuentra asentada en estos espacios.

De esta manera, la gestión del riesgo se constituye en un proceso de adopción de políticas, estrategias y prácticas orientadas a evitar y reducir los riesgos de desastres o minimizar sus efectos. Implica la participación de los diferentes sectores sociales de una población y —en el caso específico de una comunidad— desarrollado en alianza técnica entre habitantes-profesionalesinstituciones. De otro lado, el análisis de riesgo es un instrumento fundamental para identificar y cuantificar los probables daños de un territorio.

Este es un paso primordial para la realización de procesos de planificación y de implementación de proyectos de desarrollo públicos o privados.

Por consiguiente, el Análisis Participativo del Riesgo es una metodología fundamental pues permite integrar a la población en el proceso de identificación, análisis y alternativas de soluciones, con una mirada comunitaria.

El Análisis Participativo del Riesgo de Desastres

 

Para poder analizar y evaluar los riesgos el primer paso es realizar un reconocimiento del escenario del riesgo. Esto puede hacerse mediante una jornada de campo que nos permita conocer el territorio y tomar conocimiento de los tipos de peligros, las condiciones de vulnerabilidad y las capacidades locales que existen en la comunidad para plantear una estrategia de reducción de las condiciones de riesgo del territorio.

El Análisis Participativo del Riesgo de Desastres está centrado en la interacción de las amenazas y la vulnerabilidad, y evidencia un posible impacto en los medios de vida de la gente, en la infraestructura, en la economía, en el capital social y ambiental. El Análisis Participativo del Riesgo, permite:

  • Dimensionar la escala de los impactos potenciales de los desastres que podrían darse en términos de intensidad y magnitud sobre los activos sociales, institucionales, económicos y ambientales.
  • Construir escenarios de riesgos.
  • Conocer la evolución de fenómenos sucesivos.
  • Permitir la alerta temprana, la prevención y la mitigación.
  • Difundir información relevante en las comunidades afectadas o expuestas a riesgos de desastres.
  • Implementar políticas, definir estrategias, programas, proyectos y acciones para reducir las condiciones de riesgos a niveles aceptables y/o medidas de adaptación.

Características básicas del análisis del riesgo

  • Es un proceso participativo - pues requiere del involucramiento de la población, autoridades, técnicos de las instituciones y organizaciones locales y subnacionales, tanto para la identificación de los peligros, vulnerabilidad, capacidades y el riesgo, como para plantear estrategias de reducción de estas condiciones de riesgo.
  • Integrar el conocimiento técnico con el ancestral - debe integrar el conocimiento técnico de los profesionales y el ancestral que los pobladores han recibido de sus antepasados y que han nutrido con su propia experiencia.
  • Reconocer y considerar la cultura, cosmovisión, conocimiento del territorio y percepción del riesgo de desastres de la población - entender la forma cómo se ve y se siente el riesgo desde la población que soporta los impactos de los desastres, para ello es necesario tomar en cuenta los conocimientos, las experiencias, las prácticas y  la tecnología local de los pobladores; que pueden ser los apropiados para reducir los riesgos y adaptarse al cambio climático

Proceso metodológico para el Análisis Participativo del Riesgo

 

Organización y sensibilización: Es un proceso permanente que se da a lo largo de todas las actividades, que permite el involucramiento de los actores locales, subnacionales y nacionales, la articulación de las diferentes visiones, imaginarios y expectativas, la negociación y concertación de propuestas, de la gestión y puesta en marcha de las estrategias de reducción de las condiciones de riesgos.

Actividades

Compromiso político, coordinación con las autoridades competentes: Es importante contar con respaldo político de la autoridad competente, pues permite darle legalidad al proceso de análisis de riesgo, más aun cuando es de carácter participativo. Esto permitirá que las acciones que se plantean sean consideradas y puestas en práctica por el equipo de gestión del gobierno local.

Sensibilización de autoridades, funcionarios y técnicos de instituciones responsables de la gestión del desarrollo: Se realiza para obtener decisión política, compromiso y participación de autoridades, funcionarios y técnicos en el proceso. Se transfiere el enfoque de la gestión de riesgo y su importancia en el desarrollo local y subnacional, la normatividad legal actual, roles, responsabilidades y derechos de las personas e instituciones en la gestión del riesgo de desastres. Esto permite fortalecer el liderazgo del gobierno local para la coordinación y promoción de las estrategias de reducción de las condiciones de riesgos.

Revisión de procesos de desarrollo previos y en marcha respecto a GRD: Permite identificar procesos de desarrollo previos y en marcha para identificar lecciones y fortalecerlos, si es necesario, y luego articularse a ellos. No se trata de generar procesos aislados ni nuevos espacios de coordinación, sino más bien aprovechar los existentes y complementarlos. Esto permitirá conocer el contexto político, social, económico y ambiental de la comunidad e incorporar la gestión del riesgo de desastres.

Sensibilización y capacitación de líderes comunitarios, actores del desarrollo y la población: Busca el acercamiento y el entendimiento del enfoque de la gestión de riesgos de la población, permite identificar las organizaciones vecinales, locales y/o comunitarias, y a los líderes o representantes de las mismas para transferir conocimientos, herramientas y metodologías sobre la gestión del riesgo de desastres. La sensibilización permitirá motivar la participación e involucrarlos en acciones de reducción de riesgos, así como identificar a los líderes de la comunidad con capacidad de coordinación y para articular los procesos de desarrollo.

PUEDE REVISAR AQUÍ EL ARTÍCULO COMPLETO

Fuente: Soluciones Prácticas

Otras notícias que te pueden interesar