Facebook Twitter LinkedIn WhatsApp
Fecha de publicación: 12/09/2018

La resiliencia en contextos urbanos

MARCO CONCEPTUAL DE LA RESILIENCIA

La resiliencia ante los desastres

El Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, aprobado en marzo del 2015 por los países integrantes de las Naciones Unidas, da mayor énfasis a la construcción de la resiliencia que a la gestión de desastres luego de ocurrido un evento. Así, se vincula la Reducción de Riesgos de Desastres (RRD) con la planificación del desarrollo a largo plazo y se abordan los riesgos subyacentes.

De esta manera, la tercera prioridad del Marco hace referencia a “invertir en la reducción del riesgo de desastres para la resiliencia”, estableciendo que “las inversiones públicas y privadas para la prevención y la RRD mediante medidas estructurales y no estructurales son esenciales para aumentar la resiliencia económica, social, sanitaria y cultural de las personas, las comunidades, los países y sus bienes, así como del medio ambiente” (UNISDR, 2015, p. 18).

Se han llevado a cabo muchos esfuerzos para definir el concepto de resiliencia, cuyas características y enfoques dependen del abordaje que le dan las instituciones y organizaciones, ya sean humanitarias o de desarrollo. Este término ha sido mayormente empleado por la comunidad ambiental como climate resilience, muy vinculado a la resistencia y adaptación.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) define la resiliencia como: “la capacidad de un sistema, comunidad o sociedad expuestos a una amenaza para resistir, absorber, adaptarse y recuperarse de sus efectos de manera oportuna y eficaz, lo que incluye la preservación y la restauración de sus estructuras y funciones básicas” (2009). 

Por su parte, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) establece que la resiliencia es: “la resiliencia es la habilidad de un sistema, de una comunidad o sociedad de seguir sus objetivos de crecimiento, y su desarrollo social, ambiental y económico, mientras puede manejar sus riegos de inundaciones en el tiempo, de una manera que se refuerza mutuamente”. (Keating, 2017).

Según la Alianza Zúrich, “la resiliencia es la habilidad de un sistema, de una comunidad o sociedad de seguir sus objetivos de crecimiento, y su desarrollo social, ambiental y económico, mientras puedemanejar sus riegos de inundaciones en el tiempo, de una manera que se refuerza mutuamente”. (Keating, 2017).

La resiliencia comunitaria

La resiliencia está ligada a la capacidad de las familias de una comunidad de responder, resistir, recuperarse y adaptarse al impacto de un evento adverso, sobre la base de sus recursos, mecanismos y estrategias comunitarias desarrollados, para la recuperación progresiva de sus medios de vida. La gestión de riesgos es un elemento clave para la construcción de esta resiliencia y permite generar procesos comunitarios y participativos, y de empoderamiento.

Así, la resiliencia comunitaria se refiere a la capacidad del sistema social, de las familias, organizaciones e instituciones para detectar, prevenir, hacer frente a las adversidades, reorganizarse y recuperarse tras un daño, de modo que mejoren sus funciones, su estructura y su identidad. Cabe precisar que la población responde de manera colectiva a los desastres o eventos adversos, y que la resiliencia comunitaria se construye en el día a día, cuando las personas se dedican a mejorar las condiciones de su entorno y sus capacidades, colaborando mutuamente y aplicando las normas legales. Todo ello permite su preparación, respuesta y adaptación a la situación de crisis generada por eventos adversos.

Las comunidades son complejas y dinámicas, como los problemas y vulnerabilidades que presentan, los actores se relacionan entre sí, a través de redes de solidaridad y colaboración para el acceso a prácticas sociales, de mercado, salud, educación, articulándose unas con otras para su funcionamiento.

De esta manera, tenemos comunidades, ubicadas en una cuenca o microcuenca, que se organizan para el uso adecuado del agua, lo cual permite no solo el uso de este recurso, sino también el desarrollo de acciones conjuntas para establecer condiciones seguras en toda la cuenca o microcuenca. Es decir, que aplican acciones de reducción de riesgos en la parte alta, media y baja, considerando el desarrollo sostenible de todo el territorio.

En ese sentido, el territorio se constituye en un elemento fundamental para el análisis de la resiliencia, pues permite que las familias identifiquen condiciones de riesgos y las relacionen con los procesos sociales, económicos, políticos y ambientales. Esto es útil para poder desarrollar estrategias que permitan mejorar la resiliencia.

Te puede interesar leer: Incorporando lo local: transformación de abajo hacia arriba de la RRD

Características de una comunidad resiliente

Es importante transformar a las comunidades vulnerables en comunidades resilientes y sostenibles, mediante acciones de reducción de riesgos de desastres que permitan el fortalecimiento de sus capacidades y el empoderamiento de la población y de las autoridades en sus diferentes niveles de gobierno. A continuación, presentamos un conjunto de recomendaciones que pueden contribuir a la construcción de comunidades resilientes, lo cual depende no solo de los actores locales de la comunidad, sino de
su articulación con los actores externos, tanto humanitarios como de desarrollo. 

Conocer nuestros riesgos: las propias comunidades pueden evaluar sus riesgos, vulnerabilidades y capacidades de forma integral, buscando un mayor entendimiento sobre la forma en la que impactan, en la que evolucionan y se adaptan a un medio cambiante. Este proceso debe ser acompañado por técnicos y autoridades locales, para poder brindar soporte técnico y apoyar en el proceso de aprendizaje.

Integrar enfoques y disciplinas: es importante conocer los diversos enfoques, como el de género, de derechos o el de cuencas, para aplicarlos efectivamente en los territorios. Esto requiere de la interacción de distintas disciplinas para analizar el riesgo de desastres, elaborar planes e implementar acciones para reducir el riesgo y fortalecer la resiliencia. Es importante integrar visiones desde los campos de la salud, la educación, la agricultura, la cultura, los medios de vida y la visión social, además de buscar la interacción y articulación de todos los actores.

Fortalecer la organización comunitaria: la resiliencia de una comunidad está determinada por la capacidad de sus líderes, así como por sus recursos y conocimientos. Con esto puede organizarse para movilizar los recursos locales. El fortalecimiento y la apropiación local son esenciales para que las comunidades tomen el liderazgo en el proceso de desarrollo.

El conocimiento tradicional: este tiene un rol fundamental en la implementación de estrategias de reducción de riesgos de desastres, el cual debe combinarse con el conocimiento científico y otros sistemas de conocimiento para incorporar tendencias y propuestas tecnológicas. El resultado de este proceder conduce a mejorar nuestro nivel de resiliencia y a responder adecuadamente frente a los posibles desastres.

Generar buenas prácticas y aprendizajes: entre las comunidades y la población, y que sean ellos quienes se empoderen. Solo así podremos generar resiliencia en las familias y en las propias comunidades. Compartir estas buenas prácticas es un paso importante para la construcción de la resiliencia.

Diálogo político: las autoridades de los diferentes niveles del gobierno contribuyen a fomentar un entorno propicio para la RRD a través de políticas, leyes y el apoyo de las instituciones. Este trabajo debe ser abordado de manera holística, conectando los diferentes niveles y ofreciendo soluciones integradas.

Te puede interesar leer:  Mejorando la comprensión sobre inundación y resiliencia en el Terai, Nepal

 

LA RESILIENCIA URBANA

El riesgo urbano

Según The Rockefeller Foundation, para el año 2050 se prevé que más del 75% de la población mundial vivirá en zonas urbanas, razón por la cual los esfuerzos de promover el bienestar de la humanidad deben tomar en cuenta la concentración de la población en esas zonas, puesto que generará una mayor demanda de servicios, infraestructura, espacios, cadenas alimentarias, entre otras. (s.f.). Dado que la urbanización se combina con la globalización, los sucesos de las ciudades afectan a todos los demás lugares. Por ejemplo, las inundaciones de Bangkok, en Tailandia, en el año 2011, quebraron cadenas de valor enteras, lo que perturbó la economía de la ciudad.

En una ciudad, el riesgo es la posibilidad de perder los elementos más importantes que permiten su funcionamiento y desarrollo. Por ello, es necesario realizar un análisis de la vulnerabilidad de las ciudades para identificar los puntos o nudos críticos que podrían hacerlas colapsar y, sobre la base de ello, desarrollar e implementar medidas y estrategias para contrarrestar estos riesgos urbanos.

Es probable que en un mismo contexto urbano existan espacios o barrios más vulnerables que otros, lo cual depende no solo de la ubicación o calidad de los servicios, sino también de la capacidad de las familias para responder o reponerse a un evento. Por lo general, cuando los barrios más pobres son afectados por eventos adversos, estos se recuperan mucho más rápido que otros, ya que cuentan con redes de colaboración interna.

Como se menciona, la creciente urbanización hace más complejo “que las ciudades crezcan de forma inclusiva, segura, resiliente y sostenible. En la actualidad, numerosas ciudades carecen de suficiente agua potable, electricidad, transporte público confiable y de otros recursos básicos necesarios para […] las poblaciones y, de esta manera, contribuir a generar oportunidades económicas para todos”.

Las causas que provocan inundaciones en las ciudades están relacionadas con el crecimiento de las poblaciones urbanas y de la densidad de los asentamientos humanos en zonas de riesgo, la inadecuada planificación territorial que incrementa la vulnerabilidad y la infraestructura apropiada para el control del cauce del río, que implica un manejo incorrecto de la cuenca. Todo ello sin considerar las causas estructurales, como el incumplimiento de la legislación, las competencias y recursos centralizados, la insuficiente generación de personal con formación y experiencia, entre otras.

La resiliencia en contextos urbanos

 

Factores de riesgo en las ciudades

Entre los factores de riesgo de una ciudad se consideran los siguientes (algunos puntos se basan en el Manual de Ciudades Resilientes):

La concentración de la población, la ausencia de políticas de planificación y, por lo tanto, la ocupación desordenada, factores que conducen al incremento del riesgo en las ciudades.

La falta de oferta de viviendas que sea proporcional con el crecimiento de las poblaciones urbanas, por la creciente densidad que ejerce presión en los suelos y servicios. A su vez, se presenta un crecimiento horizontal que origina el aumento de asentamientos humanos en el territorio, a lo largo de laderas inestables y en zonas propensas al riesgo. Tenemos, por ejemplo, viviendas construidas en laderas en los distritos de Carabayllo y Ate, en Lima, Perú, al igual que en La Paz, Bolivia.

La concentración de recursos y capacidades en las ciudades capitales genera dependencia y centralismo en las decisiones. Esto provoca una falta de recursos económicos y humanos, y limitadas capacidades en el Gobierno local para la respuesta y reducción del riesgo de desastres.

La inadecuada gestión de los recursos hídricos, sistemas de alcantarillado y residuos sólidos son muchas veces la causa de emergencias en materia de salud pública, inundaciones y deslizamientos.

El deterioro de los ecosistemas debido a las actividades humanas, como la construcción de carreteras, la contaminación y la extracción insostenible de recursos, ponen en peligro la capacidad de brindar servicios básicos, como la regulación y la protección en caso de inundaciones.

La falta de reglamentos de construcción eficaces incrementan la vulnerabilidad en las ciudades. Las construcciones se realizan sin tomar en cuenta las normas técnicas y códigos de construcción, bajo la autoconstrucción.

La débil gobernanza local y poca participación de los actores en la toma de decisiones, la planificación y la gestión urbana.

 

PUEDES REVISAR AQUÍ EL ARTÍCULO COMPLETO: RESILIENCIA EN CONTEXTOS URBANOS

 

Fuente: Soluciones Prácticas

Otras notícias que te pueden interesar