Facebook Twitter LinkedIn WhatsApp
Fecha de publicación: 15/11/2018

La Reconstrucción: Una mirada desde las Poblaciones Afectadas

La Reconstrucción: Una mirada desde las Poblaciones Afectadas

El conjunto de experiencias presentadas en el Foro Público: “Balance y lecciones aprendidas del Niño Costero: una mirada desde las familias afectadas” llevado a cabo el 21 de agosto del 2017 en el marco de la Conferencia Nacional de Desarrollo Social (CONADES), expresan diferentes procesos muy representativos de lo que sucedió en nuestro país durante el denominado Niño Costero. Ellos dan cuenta de cómo desde los afectados y desde la sociedad civil se viene participando en el proceso de reconstrucción con una mirada diferente de la que viene realizando el Estado.

El presente texto representa una síntesis de las experiencias y aprendizajes presentados en dicho foro desde la mirada de los vecinos y técnicos involucrados. Asimismo, al final del texto formulamos algunas consideraciones importantes en cuanto al relacionamiento con las poblaciones durante los procesos de reconstrucción.

Presentación

En la presentación introductoria de Emilie Etienne, se recordó que el Niño Costero que ocurrió en los últimos meses fue el evento que originó más pérdidas en los últimos cuarenta años en términos absolutos. Más allá de las cifras de la afectación, es necesaria una reflexión sobre los procesos de creación de riesgos en el país, y sobre la participación de la población en todas las etapas de la gestión de riesgos de desastres. En particular, los ciudadanos deben de ser involucrados no solamente como beneficiarios del proceso de reconstrucción como se plantea en el Plan Integral de Reconstrucción con Cambios, sino como actores activos en el diseño, implementación y seguimiento de la reconstrucción.

Eva Luz Dávalos Ramírez, dirigente de la Asociación de vivienda de la quebrada de Carocio (Asodacarocio) en Chosica nos recordó la importancia de la organización comunitaria para enfrentar los riesgos de huaycos y deslizamientos. Nos refirió como el huayco de 1987 les hizo presente que la naturaleza los afectaba a todos, ante lo cual, carecían de sentido las diferencias entre las asociaciones que habitan la quebrada.

Mientras que el huayco del 2015 y el proceso de reasentamiento impulsado desde las autoridades les enseñó la importancia de la organización social para tener derecho a opinar ante las decisiones que toman las autoridades a su nombre. De esta experiencia nace la Asociación de Afectados la Quebrada Carosio (ASODACAROCIO) quienes vienen impulsando el proceso de reconstrucción participativo de su barrio contando con el Plan de Desarrollo Concertado como instrumento de gestión.

Cesar Figueroa representante del GRIDES Trujillo, nos refirió como la activación de diferentes quebradas durante el fenómeno del Niño Costero afectó no solo zonas agrícolas y barrios periféricos sino el propio Centro Histórico de la ciudad lo que, dentro de lo negativo de este evento, dio mayor visibilidad y apresuró la acción de las autoridades.

Te puede interesar leer: Reconstrucción y gestión de riesgo: Una propuesta técnica y metodológica

Figueroa considera fundamentales los espacios de participación ciudadana para los procesos de reconstrucción, de forma que se recupere lo más pronto posible los medios de vida de la población y la actividad económica local y doméstica y no solo la de las grandes empresas. Enfatizó sobre la necesidad de cimentar el Plan Nacional de Reconstrucción con Cambio sobre una visión prospectiva, integral y el derecho a una vivienda digna de las poblaciones afectadas. Por último, resaltó la importancia para los tiempos actuales de la armonía con la naturaleza y de los saberes ancestrales de los antiguos habitantes de La Libertad, como fueron los Moches y los Cupisniques.

Jhony Pariona dirigente del AAHH El Carrizal en Ate Vitarte, nos presentó una valiosa experiencia autogestionaria en la Marquen Izquierda del Río Rímac. Nos comentó como ante la ausencia de proactividad de las autoridades, los pobladores ejecutaron con sus propios esfuerzos y recursos diversas iniciativas de prevención ante los efectos del Niño Costero en su comunidad tales como la contratación de maquinarias, la elaboración de expedientes técnicos para la descolmatación de cursos de agua, entre otros. Nos informó también de su intención de recuperar la franja marginal del Río Rímac para desarrollar una zona ecológica y turística, rechazando para ello los intentos de invasiones ilegales y contribuyendo de esta forma a un manejo integral de la cuenca del río Rímac.

También precisó que se han articulado con cuatro barrios y asociaciones aledañas a su comunidad con quienes comparten los mismos problemas y necesidades. Hoy por hoy, estas comunidades se encuentran en la construcción de una visión compartida que aborde la recuperación de la faja ribereña para alcanzar el sueño del proyecto eco-turístico.

Dilma Dávila nos presentó la experiencia del Observatorio de Riesgo de Lima Metropolitana, el cual está impulsado por varias instituciones y personas de la Sociedad Civil y que, complementariamente, tiene su correlato en el Congreso de la República. La moción de aprobación ya ha pasado al Pleno del Congreso de la República y está a la espera de su discusión y su eventual aprobación. La referida consultora explicó que el observatorio comprendería no solo los riesgos originados por fenómenos naturales y que se les denomina riesgos súbitos, sino que también aquellos originados por acciones de la vida misma de la población y agentes locales denominados como riesgos cotidianos o de origen lento.

Alcides Vilela de Soluciones Prácticas y miembro de la Plataforma de la Sociedad Civil de la Cuenca del Río Chira-Piura, nos presentó una experiencia que asumía un enfoque territorial para el manejo integral de la Cuenca como uno de sus aportes más importantes. Esta propuesta enfatizaba en acciones sobre la cuenca alta del río Piura para defender o reducir impactos en la zona baja. Se propone colocar unos reservorios temporales en la parte alta denominados polders a fin de reducir el volumen de agua en la parte baja.

Asimismo se propuso un sistema de drenaje en las ciudades de la parte baja. La propuesta tiene cuatro componentes principales que son: Infraestructura verde, el control de crecidas, el drenaje en zonas urbanas y el fortalecimiento institucional. Esta propuesta ha sido considerada en el Plan Integral de Reconstrucción con Cambios pero falta abrir los debates con la población de esta propuesta así como discutir colectivamente el Plan de Desarrollo Urbano debido al rol fundamental para organizar la ocupación del territorio. Gonzalo Quispe, de la Unión de estudiantes de Arquitectura de Lima (UDEAL) compartió la experiencia de los estudiantes en el mapeo geo referenciado y levantamiento de fichas de afectación de Cajamarquilla, zona que fue afectada por los huaycos ocurridos a efectos de las intensas lluvias ocurridas en la capital entre febrero y marzo del 2017.

Te puede interesar leer: Riesgos, desastres y reconstrucción en las ciudades de la costa peruana

Los estudiantes incorporaron un enfoque colectivo que tiene una gran utilidad pues levantaron la proximidad de las personas, los grupos familiares y las redes de apoyo mutuo lo que permite contar con criterios más efectivos los procesos de reasentamiento, así como para la identificación de beneficiarios de soluciones como puede ser la construcción de edificios multifamiliares para familias afectadas por los huaycos. Recalcaron que se requiere organizaciones sociales para abordar procesos de transformación de la ciudad. Por último, en base a su experiencia, propusieron articular la emergencia a la reconstrucción mediante el diseño de prototipos de vivienda temporales desarmables donde las paredes y otros elementos puedan ser recuperados en construcción de las viviendas definitivas.

Edward Pagasa, funcionario de la Municipalidad de Lurigancho-Chosica, recalcó la necesidad de atender los problemas administrativos en las diferentes instituciones del Estado a fin de facilitar el desarrollo de propuestas de gestión de riesgo y desastres.

También te puede interesar leer: Perú 2017: Riesgos, desastres y reconstrucción

En los momentos de formular leyes e incluso diseñar fichas de afectación se requiere la opinión de los integrantes de los Gobiernos Locales y de los propios pobladores. No solo para el diseño de instrumentos de recolección de datos sino también para desarrollar iniciativas como los Sistemas de Alerta Temprana, entre otras. También precisó que hay una desarticulación entre los diversos instrumentos de gestión como el SINAGERD4 que no se articula a diferentes niveles del Estado que no dialogan entre sí y no son vinculantes unos de otros.

Te puede interesar leer: Cuadernos Urbanos acerca del proceso de reconstrucción nacional

Lineamientos de estrategia de reconstrucción con respeto a los derechos de las poblaciones afectadas.

  • Entre los lineamientos que surgieron de las presentaciones y el debate realizado con los asistentes al evento se puede mencionar los siguientes:
    La importancia de la organización social para abordar los temas referidos a la reconstrucción y propiciar que este proceso cuente con la participación organizada de la población afectada.
  • Complementariamente se requiere la construcción de espacios de participación y concertación de propuestas entre la ciudadanía y representantes del Estado en sus diferentes niveles. Es muy importante que la población afectada y los actores locales cuenten con información fehaciente y oportuna. En muchos casos, algunas familias toman decisiones sin contar con la información sobre el riesgo que éstas puedan acarrear
  • Si bien se aprecia un gran despliegue logístico de ayuda humanitaria y de recursos del Estado, se evidencia una débil coordinación con las organizaciones comunitarias, líderes y las autoridades locales.
  • Se requiere de la articulación y el diálogo permanente entre los diversos actores que intervienen en el proceso de reconstrucción, en ocasiones la comunicación no ha sido fluida incluso entre miembros de un mismo sector al interior del Estado.
  • Es importante tener en claro que abordar la reconstrucción es una tarea que está vinculada estrechamente a la propia gestión del desarrollo y que esta visión integrada y prospectiva requiere del uso de instrumentos de planificación, es decir de ponerse de acuerdo a donde queremos llegar y que ruta queremos tomar. En tal sentido se requiere desarrollar instrumentos para la gestión de riesgos articulados a los instrumentos de desarrollo local.
  • Por otro lado, para participar en el proceso de reconstrucción de manera más efectiva e incluso para intentar incidir en las políticas urbanas se requiere que las organizaciones de la sociedad civil establezcan mecanismos de comunicación donde podamos intercambiar información y opiniones.
  • Para ello el Observatorio de Riesgos puede ser un instrumento útil en la medida que se pueda constituir en una plataforma descentralizada donde sus diversos integrantes compartan sus experiencias e iniciativas.

Autores: Carlos Escalante E., Emilie Etienne, Miluzca Ordoñez

Otras notícias que te pueden interesar