¿Cómo facilitar el aprendizaje a distancia Y talleres interactivos?

sábado, enero 16, 2021

Volver al futuro: planificar para impactos a largo plazo. Parte 4.

En este cuarto y último blog sobre cambios duraderos, comentamos lo que hemos aprendido organizando talleres remotos e interactivos, con consejos prácticos para tener en cuenta el tiempo, la visión, la confianza, la tecnología e incorporar elementos lúdicos.

Dado que los talleres presenciales no son posibles actualmente, hemos tenido que encontrar nuevas formas de promover el intercambio de conocimientos. Por lo tanto, este año nos ha obligado a emprender un largo camino de aprendizaje en relación a las reuniones virtuales…

Al mismo tiempo, nos hemos dado cuenta de que las reuniones tradicionales a través de presentaciones en PowerPoint a menudo no generan un aprendizaje real. Uno de los desafíos que hemos observado con estas “presentaciones” es un enfoque en los éxitos, evitando hablar de las dificultades. Las reuniones de tipo “presentación” también significan que la audiencia es bastante pasiva: una persona presenta, algunas personas hacen preguntas, mientras que la gran mayoría permanece en silencio.

¿Qué hemos hecho?

Reflexionando sobre experiencias pasadas, nos hemos dado cuenta de que la mejor manera de aprender entre pares y de intercambiar honestamente es a través de reuniones cara a cara, donde podemos construir relaciones de confianza y tomarnos el tiempo para discutir temas delicados y complejos en profundidad. Entonces, ¿cómo se diseña un taller virtual que se parezca tanto como sea posible a un taller presencial?

Aquí les presentamos 5 componentes que tomamos en cuenta durante nuestros talleres virtuales:

1. El Tiempo

Organizamos una serie de cuatro talleres de 1h30, con el fin de mantener un buen nivel de energía.
Los talleres se realizaban todas las semanas pero las vacaciones y otros eventos nos obligaron a posponer algunos de ellos. Los participantes nos dijeron que hubiera sido mejor organizar talleres más juntos, en un período de dos semanas, con dos talleres por semana. Esto habría ayudado a mantener el rumbo y evitar que los participantes olvidaran lo que se discutió en talleres anteriores.

2. La Visión

La serie de cuatro talleres ha sido concebida como un conjunto, para garantizar un camino de aprendizaje claro, con resultados precisos. La información se compartió con anticipación para que todos visualizaran claramente los objetivos, la estructura y los resultados esperados de los talleres. Todo el progreso se almacenó en una pizarra virtual, que funcionó como una alternativa a las pizarras físicas.

3. La Confianza

Hablar de problemas requiere un ambiente de confianza. Esto se logró dedicando más tiempo de lo normal a talleres (seis horas de taller en total) y organizando grupos de trabajo entre colegas que ya colaboran estrechamente.

Las intervenciones “fallidas” fueron desmitificadas: cada equipo tuvo que presentar una intervención que no funcionó, mostrando que el “fracaso” es “normal” y ocurre en todos los equipos y países.

4. Tecnología

Para estos talleres utilizamos dos tipos de software: uno para la discusión y otro para escribir y compartir notas.

Para hablar y escuchar, usamos Zoom para nuestros talleres en América Latina, que según los equipos funciona mejor que otras plataformas similares. Para los talleres en Asia y África, usamos Microsoft Teams. Es importante comprobar qué funciona mejor en cada país, ya que la tecnología juega un papel muy importante en las reuniones virtuales.

Para tomar notas usamos Mural, una pizarra colaborativa que permite a los participantes agregar notas y votos virtuales. Una de las ventajas de Mural es la capacidad de acercar y alejar, lo que nos permite concentrar el contenido de los cuatro talleres en un solo lugar.

En retrospectiva, podríamos haber dedicado más tiempo a explicar cómo usar la pizarra, ya que algunos participantes tuvieron dificultades para dominar la herramienta. Pero en general funcionó bien, y muchos participantes señalaron que el elemento más útil para su trabajo futuro era aprender sobre pizarras interactivas. ¡La novedad tecnológica puede ser un arma de doble filo!

5. Elementos divertidos

Los equipos de Practical Action sienten pasión por su trabajo … pero agregar un toque de entretenimiento a los talleres puede marcar una gran diferencia, especialmente en un momento en que las interacciones sociales entre colegas son raras. Para hacer esto, usamos dibujos animados para las reglas básicas, en español e inglés, como estos:

También hicimos cuestionarios en cada uno de los talleres, en una ‘sala de juegos’ dedicada en nuestra pizarra. Las preguntas fueron preparadas por un equipo diferente cada vez, con preguntas sorprendentes no relacionadas con los talleres. Aquí está un ejemplo de nuestra «sala de juegos»:

 

Este artículo es el último de una serie de cuatro blogs para un estudio más profundo de los impactos a largo plazo:

· El Blog # 1 de esta serie analiza los conceptos de durabilidad y sostenibilidad, y por qué debemos integrar mejor nuestro trabajo
· El Blog # 2 reúne nuestras discusiones sobre proyectos pasados: ¿qué salió bien y por qué? ¿Qué factores apoyan cambios duraderos?
· El Blog #3 analiza lo que podemos hacer ahora para integrar mejor el pensamiento «a largo plazo» en nuestro trabajo actual.

Contacto: Emilie.marianne.etienne@gmail.com
Emilie Etienne, Práctica e Investigación sobre temas de durabilidad. Anteriormente, se desempeñó como Oficial de programa global en Practical Action

publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


comentarios