Estableciendo prioridades para las inversiones de reconstrucción

Este documento breve de política sobre prioridades para las inversiones de reconstrucción está basado en un Análisis de Capacidades Post Desastre (PERC), financiado por el Programa de Resiliencia frente a las Inundaciones de Zúrich. El documento analiza las inundaciones en Perú ocurridas por el Niño Costero en 2017. Se ha elaborado resumiendo temas importantes del documento PERC.

Estableciendo prioridades para las inversiones de reconstrucción

Con frecuencia, los esfuerzos de recuperación a largo plazo se enfocan en la reconstrucción de infraestructura. Servicios principales, mercados y transporte son fundamentales para mantener los medios de sustento de las personas y la actividad económica.

Sin embargo, considerando que Perú está diseñando e implementando planes de recuperación en respuesta a las inundaciones de 2017, la atención a algunos criterios adicionales permitirá aprovechar el gasto no solo para la reconstrucción, sino también para construir resiliencia a largo plazo.

También te puede interesar leer: Cuadernos Urbanos acerca del proceso de reconstrucción nacional

Implementación en proceso

El Gobierno peruano ha puesto en consulta el Plan Integral de Reconstrucción Con Cambios (PIRCC), y sus planes de reconstrucción están definidos para un periodo de tres años. Además, ha creado la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios con el fin de aprobar y desembolsar fondos de reconstrucción, que será implementado a través de fondos públicos, privados y obras por impuestos.

Hasta la fecha, 75 % de los fondos son asignados para la recuperación de infraestructura gris, incluyendo inversiones importantes en reparación de vías y protección de infraestructura de inundaciones, así como la rehabilitación y expansión de sistemas de drenaje. El 23 % del presupuesto se destinará a obras de prevención y solamente 2 % al fortalecimiento de capacidades institucionales.

Estableciendo prioridades para las inversiones de reconstrucción

 

También te puede interesar leer: Perú 2017: Riesgos, desastres y reconstrucción

Los desafíos al futuro

  • La reconstrucción es un proceso de largo aliento y probablemente durará más de tres años.
  • Los gobiernos locales sienten que no se están considerando sus prioridades ni sus opiniones en el proceso de toma de decisión respecto a la asignación de fondos.
  • El enfoque en infraestructura implica que la recuperación social y de medios de sustento de las personas se delegue directamente a los hogares y comunidades. Esto se aprecia en discusiones sobre reasentamientos, donde el énfasis está puesto en viviendas físicas en lugar de ayudar a recuperar vidas y medios de sustento de las personas. Este enfoque probablemente resultará en un aumento de la vulnerabilidad para muchos hogares.
  • La reconstrucción de infraestructura de protección con frecuencia repite errores del pasado. Los planes para mejorar el mantenimiento de estructuras y cauces son ambiciosos, sin embargo, el financiamiento es limitado y el cambio de autoridades es frecuente. Sin financiamiento continuo y mantenimiento regular los mismos errores pueden ocurrir en la siguiente inundación. Por otro lado, no contempla áreas verdes para la protección de riberas y la restauración de los ecosistemas a nivel de las cuencas.
  • Capacidades técnicas existentes, por ejemplo, en las universidades y la sociedad civil no son usadas eficientemente para orientar la reconstrucción y procesos de recuperación.

Estableciendo prioridades para las inversiones de reconstrucción

 

También te puede interesar leer: Análisis de la vulnerabilidad de mercados para la gestión de riesgo en desastres

Recomendaciones

  • La reconstrucción debe estar vinculada al plan de desarrollo a largo plazo y se espera que el periodo de reconstrucción lleve más de tres años. El periodo inicial de tres años debe ser invertido en recuperar los principales servicios y su funcionalidad, reconstruir viviendas en zonas donde no existan riesgos no mitigables y, en paralelo, para iniciar una discusión entre actores no estatales, agentes del Estado y gobierno descentralizado sobre cómo institucionalizar la reconstrucción dentro del plan de desarrollo.
  • Los actores no estatales y del gobierno descentralizado, y la población deben ser incluidos en la toma de decisiones sobre el establecimiento de prioridades para la asignación de fondos para reconstrucción.
  • Es importante plantear que la reconstrucción debe tener un enfoque de manejo integral de cuenca y que garantice la incorporación de la gestión de riesgo de desastres. En particular, el enfoque de cuenca debe de ser incluido en el diseño de las infraestructuras.
  • Se recomienda expandir el enfoque para incluir recuperación social y de medios de sustento de las personas afectadas. Comparado con los inmensos costos de infraestructura, los de los programas sociales suelen ser más bajos y el costo-beneficio es usualmente mayor que los proyectos de infraestructura.
  • Hay que aprovechar el periodo de tres años para “reconstruir mejor.” Esto incluye la incorporación de principios de resiliencia sobre “falla segura,” “redundancia,” y “flexibilidad” en el diseño de infraestructura y el desarrollo de planes claros, con fuentes de financiamiento y expectativas para mantenimiento continuo.
  • Aprovechar la capacidad de las agencias técnicas, universidades y grupos de la sociedad civil para la reconstrucción, ya que ellos pueden contribuir no solo con capacidad técnica, sino con capacidad basada en un conocimiento de las necesidades, prioridades y valores locales. La reconstrucción será más efectiva y eficiente si se involucra a estos actores en los planes de recuperación y reconstrucción.
  • Evaluar los éxitos de la recuperación e institucionalizar estos elementos en planes y sistemas de respuesta actual. Una vez que el Gobierno se encuentra en la fase de reconstrucción existe poca capacidad para desarrollar nuevos sistemas y aprender nuevos enfoques. Al aprender de la recuperación e incorporar este aprendizaje en modelos actuales, el Gobierno puede asegurar que la siguiente fase de reconstrucción sea más eficiente y efectiva.
  • Es necesario fomentar infraestructura de pequeña escala, usando conocimientos locales y tecnología ancestral, en los casos donde sea relevante.
  • Debe existir vigilancia ciudadana para plantear algunas estrategias y garantizar la calidad del gasto en la ejecución de las obras.
  • Se debe vincular el plan de reconstrucción a los planes de desarrollo regionales y planes nacionales (como el Plan Bicentenario), a los planes de desarrollo urbano, planes de Desarrollo Concertado (PDC) y otros instrumentos.

Conclusión

  • Con frecuencia, la reconstrucción después de un desastre se realiza apresuradamente en un esfuerzo por normalizar la situación. Sin embargo, en el largo plazo, dejan debilidades centrales sin resolver, como es el caso de la vulnerabilidad que luego se reactiva en el siguiente desastre.
  • La reconstrucción debe ser usada como una oportunidad para aprender sobre las debilidades que existen y para desarrollar sistemas y servicios para abordar estas desde sus bases.

DESCARGAR LA PUBLICACIÓN SOBRE ESTABLECIENDO PRIORIDADES PARA LAS INVERSIONES DE RECONSTRUCCIÓN

 

Fuente: Soluciones Prácticas

Más noticias

¿Tienes alguna consulta?