Siempre juntos: un recordatorio sobre el valor de la inversión en resiliencia para inundaciones

miércoles, octubre 13, 2021

Por: Lizzy Whitehead | Anna Svensson

Martes, 12 de octubre de 2021

El 13 de octubre es el Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres. Este año el tema se centra en el trabajo articulado y colaborativo: Siempre juntos.

La atención se enfoca en mejorar la cooperación internacional hacia los países en desarrollo. Esto nos brinda la oportunidad perfecta para recordar el valor de invertir juntos en la resiliencia a las inundaciones.

Las inversiones en resiliencia ante inundaciones salvan vidas y medios de subsistencia

Las inundaciones afectan a más personas que cualquier otra amenaza. En 2019, las inundaciones mataron a más de 1.500 personas en todo el mundo y desplazaron a 10 millones más.[1]

Los impactos de las inundaciones están obstaculizando el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible y mantienen los ciclos de la pobreza. Muchas personas en las comunidades rurales con las que trabajamos son afectadas cuando las inundaciones arrasan sus cosechas o se ven obligadas a endeudarse para reparar sus casas después de estas.

Se pueden salvar vidas invirtiendo en sistemas de alerta temprana eficientes. Esto incluye el desarrollo de capacidades de respuesta en las comunidades, asegurándose de que todas las personas tengan acceso a las alertas y sepan cómo responder cuando las reciben. Los pronósticos accesibles y procesables también pueden proteger los medios de vida de las personas, ya que las y los agricultores tienen la información que necesitan para cosechar en el momento adecuado, en lugar de ver cómo sus cultivos se desvanecen por las inundaciones.

Grupo de personas recibiendo el pronóstico del tiempo y del riesgo de inundaciones en su tablero meteorológico comunitario digital. Foto de Ashik Islam, Practical Action Bangladesh

Para conocer más sobre la necesidad urgente de invertir en la resiliencia ante inundaciones, lea nuestro informe: Salvar vidas y medios de subsistencia o el informe más detallado de nuestro socio LSE.

Trabajando juntas y juntos para construir resiliencia

La Alianza se basa en un modelo que sitúa a las personas en el centro del proceso de toma de decisiones. Utilizamos la herramienta para la Medición de la Resiliencia Comunitaria ante Inundaciones (FRMC, por sus siglas en inglés) y procesos participativos para garantizar que las comunidades puedan priorizar las acciones e inversiones que les afectan. Convocamos a las comunidades y a los gobiernos locales y nacionales y utilizamos la evidencia para ayudar a aumentar la inversión en la resiliencia ante inundaciones.

El rendimiento económico de la inversión en la resiliencia ante inundaciones

Nuestras estimaciones muestran que por cada dólar invertido en la resiliencia ante inundaciones antes del evento, se evitan unos cinco dólares de pérdidas futuras. Responder y reconstruir después de los desastres resulta más caro. Tiene sentido económico invertir en la Reducción del Riesgo de Desastres (RRD).

UNEP estima que hoy en día, los países en desarrollo necesitan unos 70.000 millones de dólares para cumplir sus planes de adaptación al cambio climático. En 2030, es probable que esta cifra ascienda a 300.000 millones de dólares, y se calcula que el costo de la adaptación en el Sur global ascenderá a 500.000 millones de dólares en 2050.

Invertir bien, para no perder

Un posible obstáculo a la inversión en la reducción del riesgo de desastres es la incertidumbre sobre el rendimiento de la inversión. El valor de una costosa inversión para prevenir las inundaciones no es tan evidente durante un año con precipitaciones inferiores a la media.

Por eso fomentamos las inversiones con enfoque en RRD que tengan múltiples dividendos de resiliencia. Nuestros socios de investigación han desarrollado el Marco del Triple Dividendo de Resiliencia para ayudar a identificar y planificar los co-beneficios en el trabajo de reducción del riesgo de desastres.

Los tres dividendos de la resiliencia son:

1. Reducir y evitar las pérdidas de vidas, medios de subsistencia y activos;

2. Liberar el potencial de desarrollo estimulando la planificación con visión de futuro, las inversiones de capital a largo plazo y el espíritu empresarial;

3. Obtener mayores beneficios sociales y medioambientales.

Puedes obtener más información sobre el enfoque y su potencial para apoyar la toma de decisiones efectiva en torno a las inversiones en RRD en el blog Las soluciones que proporcionan múltiples dividendos de resiliencia requieren un enfoque integrado.

Es justo

No se invierte lo suficiente en la adaptación al cambio climático y la reducción del riesgo de desastres. Un estudio reciente del ODI ha revelado que de los 23 países ricos que se comprometieron a aportar 100.000 millones de dólares en financiación climática a los países de renta baja para 2020, sólo tres están pagando la parte que les corresponde.

Y lo que se invierte no llega a quienes más lo necesitan. La financiación climática no está dirigida a los países que más la necesitan, los países en situación de  pobreza generalizada y con alto riesgo de desastres.

Ocho de los países más vulnerables al clima recibieron menos de 20 dólares por persona por año en financiación para la Adaptación al Cambio Climático, seis recibieron menos de 10 dólares y 22 países recibieron menos de 5 dólares. Gráfico de At What cost.

En la COP26, a finales de este mes, presentaremos evidencia para solicitar más y mejores inversiones para la adaptación al cambio climático y la resiliencia ante inundaciones.

Hablaremos de los efectos reales de las inundaciones en algunas de las poblaciones más vulnerables, que viven en países considerados como «demasiado frágiles» como para recibir financiación para el clima. Hablaremos de la gestión del riesgo de desastres dirigida por la comunidad, poniendo a las personas en el centro de la solución: juntos podemos reducir el impacto de las inundaciones y crear resiliencia para todos nuestros futuros.


[1] Los vínculos de este artículo llevan a sitios en Inglés.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés. Puedes revisarlo aquí.

publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


comentarios