Preparándonos para prevenir el impacto negativo de las inundaciones y ser comunidades resilientes en Bolivia

miércoles, septiembre 1, 2021

La Alianza Zurich ante Inundaciones es una alianza multisectorial centrada en encontrar maneras prácticas de ayudar a las comunidades de los países desarrollados y en vías de desarrollo a fortalecer sus capacidades de resiliencia al riesgo por causa de inundaciones.

La medición de la resiliencia comunitaria ante inundaciones de Zurich (FRMC por sus siglas en inglés) “es una innovación en la teoría y en la práctica para la resiliencia ante inundaciones en comunidades. Esto permite a las y los usuarios generar evidencias sobre las formas en la cual un área o comunidad dada son resilientes a las inundaciones, así como proporcionar una guía para desarrollar aún más la resiliencia”. Durante su primera fase se aplicó la FRMC en 75 comunidades, apoyando a 129 a nivel global.

A nivel global, con una inversión cercana a los 2 millones de dólares se ha podido incidir en que  más de 200.000 personas reciban información de los Sistemas de Alerta Temprana;  pero que además, las y los  actores comunales sean quienes contribuyan a nutrir esta información desde lo local; se tienen 10 centros comunitarios multipropósito y 3 portales de conocimiento sobre resiliencia actualizados y en funcionamiento.

Para esto,  instituciones de la Alianza entrenaron a más de 9000 personas en preparación y prevención, y trabajaron junto a 148 brigadas de respuesta comunitaria creadas.

Grupo de estudiantes egresados de la Facultad de Agronomía que participaron de uno de los talleres para trabajadores de campo.

Bolivia parte de la segunda fase de medición de la resiliencia ante inundaciones

La Alianza multisectorial de instituciones, con financiamiento de la Fundación Zurich, actualmente está conformada por Concern Worldwide, la Federación Internacional de la Cruz Roja (IFRC), the International Institute for Applied Systems Analysis (IIASA) the Institute for Social and Environmental Transition-International (ISET-International), the London School of Economics, MercyCorps, Plan International, Practical Action y la Aseguradora Zurich.

Para esta segunda fase se amplió el alcance geográfico de intervención incluyendo a Bolivia, a través de Practical Action, con presencia en el territorio y socio de la Alianza desde 2013. Inicialmente el Programa de resiliencia ante inundaciones plantea una intervención piloto en 11 comunidades de este país, las mismas que están ubicadas en los departamentos de Beni y La Paz.

Datos demuestran la recurrencia histórica que las inundaciones tienen en Bolivia, por ejemplo: hasta el 2020 (durante 14 años), la inundación representaba el 39,5% de los eventos adversos a nivel nacional (4.280 registros) que causaron daños considerables a los medios de vida de las familias más vulnerables.

Los departamentos de Beni y La Paz presentaron los mayores números de reportes por afectación de inundaciones (53% del total registrado).

León Lizón, especialista en Sistemas de Información Geográfica de Practical Action, explicando la plataforma de capacitación a profundidad para field workers para egresados de la Facultad de Agronomía de la Universidad Mayor de San Andrés.

Field workers o trabajadores de campo se forman para trabajar

Mecapaca, uno de los municipios de La Paz que fue elegido para este piloto, presenta varias amenazas, la inundación es una de las principales vinculada a sus medios de vida. Durante los últimos años se han registrado eventos de inundaciones con afectaciones a más de 140 familias en términos de infraestructura, comunicación y producción: con incluso una declaratoria de emergencia a nivel departamental en 2019, que además incluyó a otros 18 municipios del departamento.

Pedro Laura Escobar, técnico responsable de proyectos en este municipio comentó que las inundaciones afectan a la infraestructura de prevención (como un muro de contención que el 2020 fue dañado durante el evento) caminos (puentes, como único acceso a la ciudad de La Paz y principal mercado de las asociaciones productoras conocidas como “de Río Abajo”); normalmente son justamente “ los cultivos los que se pierden por la inundación y con ello existe un efecto negativo en la economía de las familias y asociaciones que viven de este sistema productivo”.

“Como municipios tenemos presupuesto en la partida correspondientes, pero no siempre es suficiente, pues no cubre el requerimiento de la frecuencia de acción, por ejemplo trabajar las zanjas antes, durante, hasta tres veces al año” señaló, reconociendo que las autoridades locales del sector de Río Abajo suelen destinar sus recursos para estructuras como defensivos, para evitar eventos adversos causados por el desborde del río La Paz.

Escobar, junto al personal del Gobierno Autónomo Municipal de Mecapaca, fue parte de la primera capacitación en el uso de la herramienta de encuestas, cuyos datos se sincronizan directamente con una plataforma para medir 44 fuentes de resiliencia en el nivel local, según el contexto especifico.

Marcelo Carrión, jefe del programa en Bolivia, explicando los métodos de recopilación de información con personal técnico del gobierno municipal de Mecapaca, en La Paz, Bolivia.

Marcelo Carrión, jefe del programa de la acción en Bolivia, afirmó que su participación como personal del gobierno municipal es importante porque: este equipo conoce su territorio, son reconocidos por las autoridades locales y la población, y contribuyen a la sostenibilidad de la intervención a nivel local.

Asimismo, refirió que se capacitó a un segundo grupo conformado por 13 estudiantes egresados de la Facultad de Agronomía de la Universidad Mayor de San Andrés debido a su formación y conocimiento del enfoque de medios de vida y el manejo de metodologías y herramientas de investigación, así como habilidades del entorno digital que demanda el uso de la aplicación de la FRMC.

Al respecto, Gastón Alanoca, parte del grupo de la Facultad de Agronomía, señaló lo siguiente: “Nuestra carrera es bien amplia y tenemos destrezas para trabajar en varios campos, este por ejemplo sería muy interesante. Yo quisiera poder trabajar en este proyecto porque es una gran oportunidad”.

Alanoca señaló que la herramienta permite adecuar su aprendizaje a lo tecnológico; Ana Dolores Alcas Tito, compañera de universidad se expresó sobre el tema: “el instrumento me parece muy útil, yo estoy aplicando encuestas en mi tesis y tengo que presentar pruebas físicas, esta herramienta es mucho más sencilla y útil para la recolección de información”.

La Cruz Roja, parte de la Alianza a nivel internacional, será el tercer grupo capacitado en La Paz, además de que su alcance es nacional, complementará el trabajo con su visión especializada sobre la gestión del riesgo. 

“Las siguientes semanas estaremos trabajando con otros grupos en el Norte de La Paz y el Beni. La idea es que instituciones públicas de alcance territorial nacional participen y se apropien de las herramientas y de la información para complementar la información desde lo local con una herramienta que permite medir la resiliencia, pero que además permitan avanzar en la sostenibilidad de la medición y de la aplicación de acciones preventivas sostenibles en favor de la resiliencia de estas y otras comunidades en Bolivia”, puntualizó Carrión.

Los siguientes pasos

León Lizón, especialista en Sistemas de Información Geográfica de Practical Action, mencionó que para la selección del equipo de field workers se considerarán algunas características importantes como, por ejemplo:  el conocimiento de la metodología y destreza en el manejo de las herramientas y la plataforma en sí, y que conozca o tenga entendimiento de la región.

Una vez que se tenga al grupo seleccionado y capacitado en esta herramientas y en otras dos que hacen parte de la metodología, se planea el ingreso a las comunidades para aplicar los instrumentos. Los datos recolectados darán como resultado un estudio de línea de base, el que se presentará al municipio y con el municipio a las comunidades para construir y definir el plan de acción contra las inundaciones de manera consensuada y concreta con la comunidad, el municipio. Lizón mencionó que el levantamiento de la información está programado para este septiembre.

Finalmente, con esta intervención se quiere mejorar las capacidades para reducir los riesgos de desastres ante inundaciones en los municipios y las comunidades, basándose en el enfoque FRMC, fundamentalmente. Si te interesa conocer más de esta herramienta y metodología para aplicarla desde tu institución puedes contactar a la Alianza aquí.

publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


comentarios