Perú recibe donación de Catar para gestión del riesgo de desastres


Noticia u oportundad

Perú recibe donación de Catar para gestión del riesgo de desastres

 

 

El embajador Khalifa Al Zarraa entregó un millón de dólares al INDECI para que sea destinado a los procesos de preparación, respuesta y rehabilitación ante desastres (Gestión del riesgo de desastres).

 

En una ceremonia realizada en el Palacio de Torre Tagle, el Encargado de Negocios del Estado de Catar, Embajador Khalifa Al Zarraa, a nombre de Su Alteza Real el Emir Tamim bin Hammad Al Thani, entregó una donación al Gobierno peruano para el fortalecimiento de la gestión del riesgo de desastres.

El monto del donativo asciende a un millón de dólares y fue entregado al Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI), para que sea destinado a los procesos de preparación, respuesta y rehabilitación ante desastres.

La donación, realizada en la fecha y recibida de manera simbólica por el ministro de Relaciones Exteriores, Néstor Popolizio Bardales, evidencia las importantes relaciones de amistad y cooperación que existen entre los dos países.

Fuentes: Exitosa Noticias

Leer

A cinco años de la trágica inundación de La Plata


Noticia u oportundad

A cinco años de la trágica inundación de La Plata

 

Cinco años han pasado de la trágica inundación en La Plata y todavía sigue sin respuesta uno de los interrogantes más dramáticos que dejó ese fenómeno: cuántos fueron los muertos causados por el temporal que azotó dicha ciudad la noche del 2 al 3 de abril de 2013.

A la negligencia de los gobiernos provincial y municipal, que no ejecutaron obras que podrían haber aliviado el impacto de la feroz tormenta, se sumó la falta de certidumbre sobre el número oficial de víctimas mortales, reflejo de un Estado quebrado e incapaz de algo tan básico y elemental frente a la tragedia.

Los intentos del gobierno de Daniel Scioli por mantener en 52 la cifra oficial de víctimas se fueron descomponiendo a medida que avanzaba la investigación judicial. Esta detectó graves irregularidades en la morgue policial en el cementerio de La Plata, confirmadas por inspecciones de la Gendarmería. Los cuerpos de los muertos estaban tirados en el piso, denunció Gabriel Colautti, uno de los damnificados de la inundación que buscaba entre los muertos a su padre, de 85 años, que había desaparecido arrastrado por la correntada y fue encontrado sin vida abrazado a un árbol.

Sin embargo, la Justicia, pese al tiempo transcurrido, no ha definido responsables civiles ni culpables penales y ha mantenido al margen a funcionarios municipales y provinciales que aquel año ocupaban posiciones destacadas en ambas administraciones. Solo fueron acusados por incumplimiento de los deberes de funcionario público los titulares de las oficinas municipal y bonaerense de Defensa Civil.

Tampoco la Justicia se ha puesto de acuerdo respecto de la cantidad de víctimas. Según el fiscal Jorge Paolini, a cargo de la unidad de investigaciones complejas, los muertos fueron 63, aunque esa cifra podría llegar a 73 si se comprobara que otros diez guardan alguna vinculación causal con la inundación. Esos números chocan con la sentencia del juez en lo Contencioso Administrativo Luis Arias, que en marzo de 2014 verificó 89 muertes, más otras 16 dudosas, fallo que fue confirmado por la Cámara de Apelaciones.

Según un informe del Departamento de Hidráulica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de La Plata (UNLP), las lluvias torrenciales entre la tarde del 2 y la madrugada del 3 de abril se acumularon 392 milímetros tuvieron consecuencias dramáticas por la negligencia humana. La inundación, destacó el trabajo, se explicó porque las redes de desagües pluviales no estaban en condiciones de conducir los excedentes generados por las lluvias. Y las obras hidráulicas no aumentaron en la misma medida que el crecimiento urbano.

El impacto y las derivaciones económicas de la tragedia de abril de 2013 todavía se perciben en la capital de la provincia de Buenos Aires. La Agencia Platense de Recaudación y la Secretaría de Gestión Pública calcularon que el 80% de los habitantes de la ciudad resultaron afectados, con daños que se pueden estimar en unos 4000 millones de pesos. Hay decenas de vecinos que tuvieron dos metros de agua en sus casas y cada vez que llueve las paredes transpiran. Tienen fisuras, cicatrices de una herida que se niega a cicatrizar.

El plan de infraestructura de 2010, que proyectaba obras que no se ejecutaron, hubiera permitido disminuir considerablemente el tiempo de permanencia del agua y un más rápido escurrimiento. El agua permaneció entre 7 y 17 horas en el interior de las viviendas y en las calles aledañas de una amplia zona platense, en particular en los barrios de Tolosa, Ringuelet, Plaza Belgrano, San Carlos y La Loma.

El ingeniero hidráulico Pablo Romanazzi, actual presidente de la Comisión de Investigaciones Científicas bonaerense y autor del libro Genealogía de una tragedia escrito junto con Pablo Morosi, concluyó que la inundación de 2013 dejó expuestas de modo dramático y definitivo las debilidades de la ciudad de La Plata para enfrentar fenómenos pluviales extremos, que habían sido advertidas desde hacía por lo menos tres décadas por expertos de la Universidad de La Plata. Hay documentos topográficos que comparan inundaciones de 1930, 2002 y 2013 y determinan que siguieron el mismo patrón, lo cual hacía predecible el anegamiento.

Cada vez que una tormenta amenaza el área de La Plata vuelven a emerger los peores fantasmas surgidos en los días trágicos de 2013. La incertidumbre se adueña de los platenses, que padecieron de la peor manera la ausencia del Estado en todos sus niveles y comprobaron hasta dónde puede llegar la desidia de funcionarios públicos que no cumplen con las obligaciones de velar por el bien común.

Fuente: La Nación

Leer

Ya viene el XII Simposio Internacional en Gestión de Riesgos de Desastres en Lima


Noticia u oportundad

El Colegio de Ingeniero del Perú (CIP), conjuntamente con instituciones asociadas, viene organizando el XII Simposio Internacional en Gestión de Riesgos de Desastres: Reconstrucción hacia ciudades sostenibles del 5 al 8 de setiembre.

Como Soluciones Prácticascontaremos con un espacio en el Panel referido a "Desarrollo de Capacidades para la Resiliencia", teniendo como panelista a Pedro Ferradas, Gerente del Programa de Gestión de Riesgos de Desastres de Soluciones Prácticas, junto a organizaciones como UNESCO, AMPE, y la participación del Dr. Gustavo Wilches Chaux (Colombia).

Además Orlando Chuquisengo, especialista en gestión de riesgos de desastres de Soluciones Prácticas estará participando como moderador el bloque "Articulación institucional y social" con los siguientes Panelistas Ricardo Peña H. (Ecuador), Soc. Gilberto Romero PREDES (Perú) y representante. (PCM-VMGT, Perú).

Este evento se enfocará en la reconstrucción de áreas afectadas por desastres. La reconstrucción será un proceso cada vez más relevante y necesario, debido a que deberá ser diseñado para que cualquier país o región regrese, lo más pronto posible, a las condiciones normales de desarrollo, que disfrutaba antes del desastre o mejore estas condiciones.

A las personas interesadas las invitamos a ingresar y participar.

Leer

Sistema de Alerta Temprana ante Huaicos: Una experiencia compartida


Noticia u oportundad

 

Poblaciones en situación de vulnerabilidad de Lima se han visto beneficiadas gracias a la implementación de un sistema de alerta temprana que se basa en el conocimiento del riesgo, el monitoreo, la comunicación y difusión de las alertas y acciones de respuesta ante huaicos.

 

Un Sistema de Alerta Temprana (SAT) es un conjunto integrado de procedimientos y herramientas que proveen información a tiempo y efectiva, permitiendo a las personas expuestas a un peligro tomar acciones y responder adecuadamente. Tomando en cuenta que la preparación y respuesta es un factor importante en la gestión del riesgo, este sistema cobra mayor importancia en aquellas zonas vulnerables ante inundaciones y huaicos.

Gracias al trabajo coordinado entre Soluciones Prácticas, ONG que viene implementando el proyecto Aliados ante Inundaciones con el apoyo de la Fundación Zurich, y la Municipalidad Distrital de Lurigancho – Chosica se ha venido implementando un SAT ante huaicos que involucra la activa participación de la población y de las instancias locales de gestión.

El SAT ante huaicos contempla cuatro componentes: 1) conocimiento del riesgo, 2) monitoreo y alerta, 3) difusión y comunicación, y 4) capacidad de respuesta. Estas se dan de manera articulada y sistémica, y permiten monitorear o vigilar el estado y evolución de una amenaza; y en caso se produzca una emergencia, tanto la población como los centros de Operación de Emergencia, puedan tomar una serie de medidas necesarias.

Para graficar estos componentes, momentos, procedimientos, actores y equipos usados en el SAT ante Huaicos que Soluciones Prácticas ha desarrollado como un modelo participativo, confiable y de bajo costo, es que se ha desarrollado una infografía basada en la experiencia en las quebradas de Carosio, La Libertad, Pedregal y Corrales de Chosica.

Esta infografía cuenta con el aval y el involucramiento de la municipalidad, la Fundación Zurich, de la Agencia Cooperación Internacional de Corea (Koica), el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) y el liderazgo de Soluciones Prácticas.

Leer

Las Naciones Unidas lanzó importante iniciativa para recopilar datos sobre las pérdidas mundiales


Noticia u oportundad

Las Naciones Unidas lanzó importante iniciativa para recopilar datos sobre las pérdidas mundiales

 

En el mes de marzo se dio inició a una importante iniciativa de todos los Estados miembros de las Naciones Unidas para recopilar sistemáticamente datos sobre las pérdidas que experimentan de forma cotidiana debido a una amenaza natural o antropogénica, al igual que con relación a las amenazas y los riesgos ambientales, tecnológicos y biológicos.

Si bien por lo general contamos con cálculos confiables sobre mortalidad y el número de personas que resultan afectadas, a la fecha, muy pocos gobiernos han tenido los medios o han mostrado la voluntad necesaria para recopilar de forma sistemática datos exhaustivos sobre las pérdidas económicas y los daños que generan los desastres en las infraestructuras vitales, las viviendas, la producción agrícola, los medios de vida y los bienes culturales y ambientales.

Con la adopción del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, un plan mundial para reducir las pérdidas que ocasionan los desastres, el cual fue adoptado el 18 de marzo de 2015 durante la Tercera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Reducción del Riesgo de Desastres en Sendai, Japón (una ciudad previamente devastada por tsunamis) los Estados miembros de la ONU acordaron a tomar mayores medidas para la resiliencia.

El Marco de Sendai amplió el área tradicional de la reducción del riesgo de desastres para abarcar más que inundaciones, tormentas, sequías, terremotos y otras amenazas naturales, e incluir riesgos tales como epidemias y accidentes industriales.

La situación sanitaria de las personas que viven en países de ingresos bajos y medios genera un gran impacto en su resiliencia para hacer frente a los desastres y actualmente esta es una de las principales preocupaciones de las agencias nacionales para la gestión de desastres en 49 países en los que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha respondido a emergencias sanitarias durante los últimos seis meses. Al menos la mitad del mundo aún no tiene acceso a servicios esenciales de salud y la mayoría de estas personas vive en circunstancias vulnerables y en lugares propensos a los desastres.

Para poder comprender verdaderamente el riesgo de desastres, es importante profundizar más allá de los datos disponibles sobre los desastres principales que han recopilado las aseguradoras y las agencias gubernamentales, al igual que medir los efectos de los desastres a pequeña y gran escala, frecuentes y poco frecuentes, repentinos y de aparición lenta, especialmente debido a la influencia que ejerce el cambio climático y el crecimiento demográfico en zonas expuestas a las amenazas.

Desde que se celebró el Decenio Internacional para la Reducción de Desastres Naturales (1990-1999), se ha logrado un creciente grado de sensibilización sobre el hecho de que los desastres no son un castigo divino ni tampoco son inevitables.

Solo este año, se ha logrado evitar una hambruna en diferentes partes de África afectadas por sequías, gracias a las labores de monitoreo y a los sistemas eficaces de alerta temprana. En años recientes, han fallecido menos personas por ciclones en el Golfo de Bengala debido a alertas tempranas eficaces y a evacuaciones realizadas de forma oportuna. El número de víctimas mortales en zonas sísmicas activas ha logrado reducirse en aquellos lugares en los que se han aplicado estrictos códigos de construcción.

El Marco de Sendai representa una declaración audaz sobre el hecho de que debemos pasar de gestionar los desastres a gestionar el riesgo de desastres. Para lograrlo, debemos establecer sistemas que permitan que todos los países midan sus pérdidas de forma sistemática, lo cual orientará las políticas y las acciones diseñadas para reducir estas pérdidas.

Durante varios años, UNISDR y sus contrapartes han venido trabajando con más de 90 gobiernos para establecer bases de datos sobre pérdidas en el ámbito nacional. En este mes se verán los frutos de estas labores, a medida que los países comiencen a utilizar la herramienta en línea denominada Monitor del Marco de Sendai, con el propósito de notificar las pérdidas ocasionadas por los desastres en 2017, lo cual incluye aspectos tales como mortalidad, número de personas afectadas, pérdidas económicas y daños a infraestructuras vitales.

De todo esto surgirá un panorama más claro sobre los retos estratégicos que enfrentan muchos países en el ámbito local para abordar el riesgo tanto de eventos extremos como recurrentes a pequeña escala, los cuales obstaculizarán su habilidad de salir de la pobreza.

Las estadísticas de 2017 representarán un punto de referencia mediante el cual podremos juzgar el éxito o el fracaso de varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible cuando venza su plazo de aplicación en 2030.

Una comprensión más integral sobre dónde y cuándo ocurren estas pérdidas ocasionadas por los desastres permitirá que los gobiernos locales y nacionales cuenten con el conocimiento necesario para cumplir con otra meta del Marco de Sendai, la cual se refiere al aumento considerable de estrategias para la reducción del riesgo de desastres en el ámbito tanto nacional como local para 2020.

No se puede gestionar el riesgo de desastres si no se miden las pérdidas.

El Monitor del Marco de Sendai se lanzó el 1° de marzo y todos los datos recopilados al 31 de marzo se incorporarán en el primer informe de avance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el cual se presentará durante el Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible, a celebrarse en el próximo mes de julio.

Enlaces Relacionados:

sendaimonitor.unisdr.org

Fuente: EIRD

Leer

Estados miembros de las naciones unidas urgen adoptar la lista de verificación de alerta temprana


Noticia u oportundad

Estados miembros de las naciones unidas urgen adoptar la lista de verificación de alerta temprana

 

 

La Oficina de la ONU para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) celebró la creación de la Lista de Verificación Multi-Amenaza de Sistemas de Alerta Temprana como una contribución importante para salvar vidas en una época de exposición creciente a fenómenos meteorológicos extremos agravados por el cambio climático.

 

La Representante Especial de la ONU para la Reducción del Riesgo de Desastres, Mami Mizutori, dijo: "Los avances en los sistemas de alerta temprana son importantes ya que contribuyen enormemente a reducir los porcentajes de muertes a causa de desastres".

La Sra. Mizutori felicitó a la Organización Meteorológica Mundial y a sus miembros por la creación de la lista de verificación. A su vez, la Sra. Mizutori instó a los países a incorporar la lista a sus estrategias nacionales y locales para la reducción del riesgo de desastres, que están programadas para el 2020 de acuerdo con la meta clave del plan global para reducir las pérdidas por desastres, el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030.

La lista de verificación se centra en el compromiso y en la educación a nivel comunitario, en la preparación a los desastres y en la diseminación efectiva de las alertas para que la acción temprana y la evacuación, según sea necesario, sean llevados a cabo de manera oportuna.

La Sra. Mizutori dijo: "La preparación para desastres y la comprensión del riesgo de desastres nunca ha sido más importante. El cambio climático está impulsando cambios importantes en la frecuencia, intensidad e imprevisibilidad de los fenómenos meteorológicos extremos. Un enfoque multi-amenaza para las alertas tempranas es una parte esencial de la construcción de la resiliencia de las comunidades y las naciones frente a los desastres".

La Lista de Verificación está disponible en inglés en el siguiente enlace:

https://bit.ly/2INNhfp

Fuente: EIRD

Leer

Cuatro provincias de Huancavelica declaradas en emergencia


Noticia u oportundad

Cuatro provincias de Huancavelica declaradas en emergencia

 

 

Debido a los desastres ocasionados por las intensas lluvias, el Gobierno declaró el estado de emergencia en diversos distritos de las provincias de Angaraes, Tayacaja, Huancavelica y Churcampa, de la región Huancavelica, por un plazo de sesenta días calendario.

 

La medida quedó oficializada mediante el DS N° 039-2018 publicado en el diario El Peruano. Se consideran en la lista a los distritos de Chincho y San Antonio de Antaparco, en la provincia de Angaraes; cuya población se encuentra aislada por la caída de los puentes que la comunicaban con Ayacucho.

En Chincho, los niños deben cruzar el río sobre oroyas sostenidas por cables para ir al colegio, tal como lo informó La República.

La misma situación se vive en Acostambo y Roble, en la provincia de Tayacaja. Se incluye en la emergencia los distritos de Yauli, Cuenca, Palca y Ascensión, ubicados en la provincia de Huancavelica; y el distrito de Paucarbamba, en la provincia de Churcampa.

Los daños de magnitud en viviendas, vías de comunicación, instituciones educativas, establecimientos de salud, canales de regadío, caminos y puentes; sobrepasaron la capacidad de respuesta del Gobierno Regional de Huancavelica, por ello resulta urgente la intervención del Ejecutivo.

En Cajamarca
Las lluvias también han causado estragos en Cajamarca. El puente que comunica al distrito La Libertad de Pallán y sus más de 30 comunidades en la provincia de Celendín, quedó arruinado por el deslizamiento de un huaico.

El alud arrasó todo a su paso, colmatando el torrentoso río La Llanga y perjudicando seriamente al único puente de la zona.

Fuente: La República

Leer

Cerca de 3 mil mujeres peruanas desplazadas aún luchan por recuperarse a un año del FEN Costero


Noticia u oportundad

Cerca de 3 mil mujeres peruanas desplazadas aún luchan por recuperarse a un año del FEN Costero

 

 

2,728 mujeres de Piura, la región más afectada, aún residen en albergues y presentan necesidades insatisfechas de protección y salud reproductiva.

 

Al cumplirse un año desde que el Fenómeno del Niño Costero (FEN Costero) dejara a más de un cuarto de millón de personas damnificadas, el gobierno central mantiene el estado de emergencia en Piura, la región más afectada. Cerca de 11 mil personas aún viven en albergues, desplazadas, sin un hogar estable y sin servicios básicos.

Alrededor de 3,000 son mujeres adultas y adolescentes. Además de las situaciones de precariedad y necesidades básicas insatisfechas, ellas deben enfrentar condiciones específicas de inseguridad, discriminación y vulneración de sus derechos humanos que muchas veces no son suficientemente visibilizadas y atendidas.

El presidente Martin Vizcarra visitó recientemente Piura y reconoció las demoras en la reconstrucción. Dirigiéndose hacia la población, resaltó la necesidad de apresurar la ejecución del presupuesto destinado, ya que en el primer año se gastó sólo el 10% de los 25 mil millones de soles (aprox. UDS 8 mil millones) estimados para este proceso.

Actualmente, personal de la Dirección General de Salud de Piura, capacitado por el UNFPA en la atención de emergencia obstétricas, continúa atendiendo a las comunidades afectadas. En paralelo, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) mantiene el servicio itinerante para víctimas de violencia familiar y sexual en los tres campamentos, estrategia implementada de manera conjunta durante la emergencia. De manera complementaria se ha implementado un servicio de protección integral en un centro de salud, resultado del trabajo multisectorial desarrollado en la respuesta humanitaria. Estos esfuerzos, sin embargo, no son suficientes para asegurar la recuperación de la población damnificada.

El desafío fundamental es que las necesidades específicas y los derechos humanos de las personas más afectadas sean visibilizadas y atendidas prioritariamente en esta nueva etapa de reconstrucción.

Salud reproductiva: clave para la recuperación de las mujeres

“Sentí que ya no llegaba a la posta, tenía miedo de que me diera el parto en la mototaxi. Entonces mandé a mi esposo a ver a la Sra. Deysi [obstetra de un establecimiento de salud apoyado por el UNFPA]. Ella vino con todo su equipo y yo tenía el kit de parto, y acá nomás di a luz”, nos relató Maritza, de 22 años, poco tiempo después de que las inundaciones afectaran su vivienda familiar.

“Hoy estamos bien de salud y poco a poco nos vamos recuperando. Sigo yendo al servicio de salud para el control de mi hijita que mañana cumplirá nueve meses”, nos contó Maritza al reencontrarnos un año después. Actualmente, vive con su padre y su pareja, sin un empleo fijo y pese a no tener en sus planes incrementar su familiar, ha descontinuado su uso de métodos de planificación familiar.

Alrededor del mundo se calcula que existen 25 millones de mujeres entre los 15 y los 49 años que requieren ayuda humanitaria. 6 de cada 10 muertes maternas evitables las sufren mujeres que han sido impactadas por conflictos y desastres naturales.

Como en el caso de Maritza, asegurar que las mujeres accedan oportunamente a servicios de salud sexual y reproductiva de calidad, puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Les ofrece también la posibilidad de recuperarse y reconstruir sus vidas, partiendo de la protección de sus derechos.

En Piura, región donde reside Maritza, las brigadas móviles de salud reproductiva implementadas por el UNFPA llevaron a cabo 6,249 atenciones obstétricas que beneficiaron a más de 3,000 mujeres en los distritos más afectados.

Además, en coordinación con el Ministerio de Salud, el UNFPA distribuyó 12 kits de salud sexual y reproductiva a 234 establecimientos de salud y 10 hospitales de Piura, Lambayeque, La Libertad y otros 5 departamentos del Perú para la atención de partos, planificación familiar, violencia sexual e infecciones de transmisión sexual. Según cálculos del MINSA, los kits beneficiaron directamente a más 13,584 mujeres y adolescentes damnificadas y apoyaron la atención de más de medio millón mujeres en edad fértil de las zonas afectadas en los 9 departamentos.

Protección ante la violencia: condición imprescindible para la reconstrucción

“En mi albergue, sufríamos constantes amenazas y agresiones […] Desde que llegó el Centro de Emergencia Mujer (CEM) itinerante a Íllimo, las amenazas cesaron, ya nadie más nos insultó”, afirma Lily, lideresa de 40 años.

Un año después de la emergencia, Lily continúa residiendo en un albergue junto a un grupo de 60 familias en módulos prefabricados ubicados en un terreno cedido temporalmente hasta el 12 de abril. Nos cuenta que la situación de seguridad de las mujeres mejoró después de la emergencia porque se organizaron mejor y empoderaron, pero al culminar el trabajo del CEM itinerante sienten un vacío en los servicios de protección.

“Necesitamos apoyo, en el CEM nos escuchaban, nos ayudaron a organizarnos…Ellas nos ayudaban a tener cercanía con las autoridades, éramos escuchadas y podíamos hacer algo por nuestra situación en el albergue”, relata.

El incremento de la violencia familiar y sexual es otra característica común de los contextos de emergencia. Las mujeres damnificadas requieren que tanto sus necesidades de salud sexual y reproductiva, como de protección frente a la violencia sean visibilizadas, priorizadas y adecuadamente atendidas en estos escenarios.

Así como en Lambayeque, región donde reside Lily, el UNFPA y el MIMP implementaron otros tres Centros Emergencia Mujer (CEM) Itinerantes en Piura y uno más en La Libertad con el objetivo de contribuir a mitigar la violencia familiar y sexual, y brindar a las víctimas atención especializada. Los CEM ofrecieron atención psicológica y emocional, asesoramiento legal, fortalecimiento de capacidades, promoción de la protección personal y protección comunitaria. Se registraron 1,684 casos atendidos.

Complementariamente, el UNFPA llevó a cabo 285 sesiones actividades de información y sensibilización dirigidas a mujeres y adolescentes de las comunidades afectadas de Piura, Lambayeque y La Libertad para motivar comportamientos de cuidado de la salud sexual y reproductiva, y de protección frente a la violencia. También se capacitó a 258 médicos y obstetras sobre las medidas para el cuidado de la salud reproductiva, prevención de la violencia contra la mujer y de la transmisión de infecciones de transmisión sexual, VIH y otras enfermedades que ponen en riesgo la salud materna como el dengue y el Zika.

Fuente: ONU

Leer

FAO: Pérdidas agrícolas por desastres en América Latina y el Caribe asciende a US$22.000M


Noticia u oportundad

FAO Pérdidas agrícolas por desastres en América Latina y el Caribe asciende a 22000 Millones

 

La agricultura de América Latina y el Caribe fue la tercera más golpeada por desastres en el mundo, después de la de África y Asia, con pérdidas agrícolas de más de 22 millones de dólares según nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

 

Santiago. En América Latina y el Caribe, la sequía fue el tipo de desastre más costoso entre 2005 y 2015, causando pérdidas en los cultivos y el ganado de US$13.000 millones, según un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La agricultura de América Latina y el Caribe fue la tercera más golpeada por desastres en el mundo, después de la de África y Asia, con pérdidas que alcanzaron US$22.000 millones en un periodo de diez años.

En la región, las pérdidas agrícolas aumentaron considerablemente entre 2010 y 2015, con auges pronunciados en 2012 y 2014 producto de severos episodios de sequía relacionados con La Niña, que devastó las cosechas de cultivos en Argentina y Brasil en 2012 y gran parte de Centroamérica en 2014, especialmente los cultivos y ganadería en El Salvador, Guatemala y Honduras.

En términos de cultivos, los más afectados por desastres entre 2005 y 2015 fueron las leguminosas como frijoles, lentejas y garbanzos, con pérdidas cercanas a los US$8.000 millones.

América Latina y el Caribe están mejor preparadas. Para prevenir la aparición de nuevos riesgos de desastres y reducir los existentes la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), creó su Estrategia de Gestión del Riesgo de Desastres en el Sector Agrícola y la Seguridad Alimentaria.

La estrategia cubre el periodo 2017-2030 y propone medidas integradas e inclusivas de índole económica, financiera, jurídica, social, ambiental y tecnológica para reforzar la resiliencia de los países y sus comunidades.

La estrategia también permitirá a los países abordar de manera integral las amenazas transfronterizas y trabajar de forma conjunta en espacios geográficos con características agroecológicas comunes.

Tiene cuatro prioridades: comprender el riesgo de desastres; fortalecer la gobernanza del riesgo; invertir en la reducción del riesgo de desastres para la resiliencia; y mejorar la preparación para una respuesta eficaz y para una mejor recuperación, rehabilitación y reconstrucción.

 

mpactos a nivel global. Según el informe global publicado por la FAO, los desastres naturales costaron a los sectores agrícolas de las economías de los países en desarrollo la alarmante cifra de US$96.000 millones en daños a la producción agrícola y ganadera.

La mitad de estas pérdidas –por un valor de US$48.000 millones- ocurrió en Asia.

La sequía -que recientemente ha azotado a los agricultores en los cuatro puntos cardinales del planeta- ha sido una de las principales culpables. Hasta el 83% de todas las pérdidas económicas causadas por la sequía documentadas por el estudio de la FAO correspondieron a la agricultura, con un coste de US$29.000 millones.

“Los sectores agrícolas, que incluyen la producción agrícola y ganadera, así como la silvicultura, pesca y acuicultura, se enfrentan a muchos riesgos, como la volatilidad del clima y del mercado, plagas y enfermedades, fenómenos meteorológicos extremos y un número cada vez mayor de crisis y conflictos prolongados”, advirtió el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.

La geografía del desastre. En Asia, la región del mundo donde la agricultura ha resultado más afectada por los desastres, las inundaciones y tormentas provocaron los mayores impactos, pero los sistemas agrícolas asiáticos se vieron también muy perjudicados por terremotos, tsunamis y temperaturas extremas.

Tanto en África como en América Latina y el Caribe, la sequía es el tipo de desastre más costoso, causando pérdidas en los cultivos y el ganado de US$10.700 millones y US$13.000 millones en esas regiones, respectivamente, entre 2005 y 2015.

Y en todo el planeta, los pequeños Estados insulares en desarrollo (PEID) son muy vulnerables a los desastres naturales, en particular tsunamis, terremotos, tormentas e inundaciones.

Las pérdidas económicas en los PEID generadas por los desastres aumentaron de US$8.800 millones en el período 2000-2007 a más de US$14.000 millones entre 2008 y 2015, según el informe.

Leer

Simulacro Nacional Escolar de Sismo y Tsunami se realizará el 20 de abril


Noticia u oportundad

Simulacro Nacional Escolar de Sismo y Tsunami se realizará el 20 de abril

 

El Ministerio de Educación (Minedu) a través de la Oficina de Defensa Nacional y de Gestión del Riesgo de Desastres (Odenaged), llevará a cabo el Primer Simulacro Nacional Escolar 2018 de Sismo y Tsunami, el próximo viernes 20 de abril en el que participarán ocho millones y medio de estudiantes.

Este ensayo se ejecutará en tres horarios: 10:00, 15:00 y 20:00 horas; a fin de proteger a los alumnos y velar por su seguridad ante una situación de riesgo por desastres. Por ello, se exhorta a los directores y docentes de todas las instituciones educativas públicas y privadas del país, a liderar la organización de esta actividad pedagógica normada por la Resolución Ministerial 657-2017-MINEDU.

Cabe indicar que mediante este ejercicio preventivo se busca medir el nivel de respuesta ante posibles eventos adversos de acuerdo al contexto geográfico.

El Minedu invoca a los directores y docentes de las instituciones educativas del país a adoptar las medidas necesarias para proteger la integridad de la comunidad educativa, a través del fortalecimiento de acciones de atención y respuesta mediante la puesta en práctica de los planes de contingencia.

Las medidas de prevención recomendadas por el Minedu son: elaborar y actualizar el plan de contingencia ante eventos adversos de la escuela, identificar y señalizar las zonas seguras y rutas de evacuación en el interior y exterior del plantel; así como implementar y acondicionar el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de la escuela.

De igual modo, se debe informar a los estudiantes sobre la importancia de quedarse en su colegio hasta que sus padres o apoderados los recojan, implementar el protocolo de entrega de estudiantes a padres de familia y reportar sobre el desarrollo del simulacro al COE de la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL) o al portal PerúEduca.

Las próximas fechas de ejecución de los simulacros serán el 31 de mayo, 12 de octubre y 23 de noviembre.

Fuente: Andina

Leer