¿Cómo perjudicaría La Niña costera al Perú durante el próximo verano? 28/11/2017


Lluvias amazonía

Si La Niña costera se manifestara durante el verano en Perú, produciría lluvias en las zonas altas de las cuencas de Tumbes y Piura (por encima de los 1.000 metros sobre el nivel del mar), pero también reduciría las precipitaciones en las zonas bajas de la costa norteña, las cuales fueron gravemente afectadas por El Niño costero, de acuerdo
con el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi).

También se intensificarían las lluvias en el sur andino y en la Amazonía. En las últimas semanas, se han registrado fuertes y continuas precipitaciones en San Martín y Huánuco; sin embargo, el Estudio Nacional del Fenómeno de El Niño (Enfen) ha señalado que aún no puede confirmar que estén relacionadas con La Niña. Cabe decir que el impacto del fenómeno varía de acuerdo con su intensidad: en el 2010, un evento moderado generó la más baja temperatura registrada en Lima en los últimos 40 años: 8,8 °C en el mes de julio.

—¿Riesgo probable?—

Los huaicos e inundaciones que trajo consigo El Niño costero no se repetirían en el norte del país con La Niña costera, ya que las lluvias no impactarían las zonas medias y bajas de las cuencas, donde las quebradas tienen pendientes más pronunciadas.

La mayor vulnerabilidad se presentaría en las regiones altoandinas, ya que allí se registrarían tormentas eléctricas, granizadas y aludes de barro y piedra por las precipitaciones continuas. Así sucedió en el 2007, cuando un evento fuerte produjo intensas lluvias, las cuales dejaron 15 muertos y más de 60 mil viviendas destruidas en todo el país.

Gilberto Romero, presidente del Centro de Estudios y Prevención de Desastres (Predes), señaló que el gobierno podría elaborar un escenario de riesgo ante la temporada de lluvias del próximo verano, en el cual se podría incluir la afectación que traería La Niña costera.

“Si bien la probabilidad de que este fenómeno llegue aún es baja, es importante que el evento climático no sorprenda a las autoridades, como sucedió con El Niño costero”, agregó.

La entidad estatal encargada de realizar dicho cálculo es el Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (Cenepred), que forma parte del Enfen. El Comercio consultó a esta institución si ya se proyectan algunas medidas preventivas ante la posible llegada de La Niña costera, pero respondieron que “el tema se va a discutir esta semana en el Ministerio de Defensa”.

-Tumbes y Piura cuentan con planes-

Cuando La Niña llegó a nuestra costa en el 2011, se produjo una grave escasez de agua en el norte peruano, por lo que los reservorios de Poechos (Piura) y Tinajones (Lambayeque) tuvieron que ser cerrados por la escasez de agua. Dos años después, en el 2013, el mismo fenómeno climático afectó los cultivos de arroz, cacao y plátano (que requieren mucha agua), así como la ganadería local ante la falta de pasto para los animales.

Al respecto, el jefe del Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) de Tumbes, Manuel Morán, indicó que la región cuenta con un plan de contingencia ante una posible sequía como consecuencia de La Niña. “Siempre monitoreamos la capa freática (agua subterránea) para fijar nuestra disponibilidad del recurso hídrico”, dijo.

En Piura, el COER regional precisó que un posible evento afectaría la provincia de Morropón, que suele padecer por la escasez de agua. “Si llegara La Niña, hemos contemplado la entrega de forrajes para la alimentación del ganado, así como el uso de nuestra capa freática, que está abastecida”, comentó.

La Niña también suele afectar la dinámica del recurso marino en el norte, ya que los peces de aguas cálidas se retiran mar adentro por el enfriamiento del litoral. El Comercio consultó al Instituto del Mar del Perú (Imarpe) sobre un posible impacto, pero no obtuvo respuesta.

FUENTE: El Comercio

Leer

La Niña se asoma al Perú: vigilan posible llegada de evento climático 27/11/2017


Anomalía temperatura superficial del mar

Mientras el Perú aún trata de reconstruir lo que devastó El Niño costero, su contraparte climática –más fría– empieza a asomarse. El 14 de noviembre, la Comisión Multisectorial encargada del Estudio Nacional del Fenómeno de El Niño (Enfen) emitió un comunicado en el que señalaba que se encontraba en estado de vigilancia ante la posible llegada de La Niña a nuestro litoral. A ese evento lo han denominado La Niña costera.

La entidad calculó que existe una probabilidad del 23% de que este fenómeno aparezca en la costa del Perú durante el próximo verano, es decir, entre diciembre de este año y marzo del 2018. Esto, debido a que el mar peruano ha presentado condiciones más frías en las últimas semanas.

En tanto, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) ha emitido una advertencia sobre la presencia de La Niña en el Pacífico Central, donde se originan las variaciones climáticas vinculadas a El Niño.

Esta institución estimó hasta en un 75% que las condiciones frías del océano continuarían hacia el primer trimestre del próximo año.

—¿Qué es La Niña costera?—

En términos climáticos, La Niña costera es todo lo opuesto a El Niño costero. Una de sus características es que, al llegar a nuestras costas, la temperatura superficial del mar (TSM) peruano disminuye; y sus aguas, que en condiciones neutrales oscilan entre los 16 °C y 18 °C, se enfrían aun más.

Durante El Niño costero sucedió lo contrario: en marzo, el mar norteño se calentó y la TSM alcanzó los 29 °C. Grinia Ávalos, coordinadora técnica del Enfen, explicó a El Comercio que –en octubre– la temperatura del mar en la región Niño 1+2, ubicada
en el Pacífico frente a Tumbes y Piura, cayó 1,3 grados centígrados.

Según dijo, este reporte configuró la anomalía de enfriamiento marino necesaria para que la comisión vigile una posible llegada de La Niña costera.

“Hasta el momento, el pronóstico más concreto es que se presenten condiciones neutrales durante el verano [con un 72% de probabilidades]. Sin embargo, aún no podemos descartar la presencia de La Niña en el Perú hacia el 2018. En diciembre, el Enfen se
reunirá nuevamente para analizar los datos más recientes y entonces se podría confirmar la tendencia de condiciones frías en la costa. Es posible, además, que la estimación del 23% aumente el próximo mes”, agregó.

FUENTE: El Comercio

Leer

Cambio climático, cambio de vida 25/11/2017


Madre e hijo Steele Magnum Photos FAO

Laxmi Sunar quiere dar a su hija la mejor educación posible para que pueda tener un futuro prometedor. Este es el sueño de Laxmi, el sueño que todas las madres tienen para sus hijos. Sin embargo, hoy la principal preocupación de Laxmi es que su familia tenga suficiente para comer.

“En estos últimos cinco años, los cambios del clima nos han afectado mucho. La lluvia es imprevisible. La niebla y el granizo han dañado los cultivos”, explica. "El rendimiento de nuestros cultivos es mucho menor y no tenemos suficiente comida”.

Laxmi a veces pasa hambre para que su hija pueda comer.

Con la variación de los patrones del clima y sus efectos a veces extremos, el cambio climático afecta de forma severa a Nepal. El limitado acceso a nuevos métodos o tecnologías agrícolas agrava la situación de las familias de pequeños agricultores, que afrontan la escasez de cultivos saltándose comidas, pidiendo dinero prestado a altas tasas de interés o, en muchas ocasiones, migrando.

“Mi esposo tiene una gran familia. Para ayudar a todos tuvo que ir al extranjero a buscar trabajo. Pensó que ir a otro país para ganar dinero me haría feliz”, señala Laxmi.

Con la esperanza de que migrar para buscar un trabajo les ayudaría a mejorar sus vidas, el esposo de Laxmi solicitó un préstamo para emprender el viaje. Ahora, la mayor parte del dinero que envía se destina a pagar esa deuda.

“No gana mucho en el extranjero. Si no pagamos los intereses a tiempo, el prestamista nos impone el equivalente al doble de los intereses”.

A pesar de este esfuerzo y cuatro años después, sus vidas no han mejorado. Laxmi se ocupa de la tierra, del ganado y de su hija pequeña.

“Mi día a día es muy duro, pero necesito hacer todo esto para sobrevivir”, afirma.

La FAO ha puesto en marcha un proyecto en Nepal para ayudar a los agricultores a adaptar su agricultura a las realidades del cambio climático. Después de que un coordinador de la FAO llegara a su pueblo, Laxmi siente que tiene alguna esperanza de mejorar la productividad de su tierra.

“Si cultivamos nuestras propias verduras, no tenemos que comprarlas”, afirma. “Los ahorros se pueden usar para pagar la educación de nuestra hija”.

Laxmi es una de los casi 3 000 agricultores que están aprendiendo nuevas formas de cultivo y cuidado del ganado que pueden compensar algunos de los efectos del cambio climático.

A través de este proyecto, agricultores como Laxmi están probando diferentes variedades de cultivos y utilizando nuevos métodos para determinar las mejores variedades para cultivar en sus tierras. También están aprendiendo cuándo y cómo alimentar a sus animales.

Con este proyecto, La adaptación al cambio climático en la agricultura, la FAO y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) están ayudando a cientos de mujeres agricultoras como Laxmi a mejorar sus rendimientos e ingresos.

Al invertir en los medios de subsistencia de las personas, la FAO contribuye a que la migración sea una opción.

FUENTE: FAO

Leer

Escuela de Campo del Programa de Resiliencia Ante Inundaciones 21/11/2017


Participantes de la escuela de campo del Programa de Resiliencia Ante Inundaciones

El Programa de Resiliencia Ante Inundaciones en México llevó a cabo una Escuela de Campo del 24 al 31 de octubre, con el objetivo de compartir la experiencia de implementación de las acciones comunitarias con voluntarios de las distintas delegaciones de la Cruz Roja Mexicana, Sedes Nacionales de la Cruz Roja, interesados en el tema y socios estratégicos.

Los participantes tuvieron tres días de capacitación y cuatro días de experiencia vivencial en las 20 comunidades del Programa en Tabasco, donde tuvieron la oportunidad de sumarse a las actividades de terreno y conocer el contexto sobre el cual se ha desarrollado.

Se tuvo la presencia de 31 participantes de distintas delegaciones, instituciones y sedes:

  • -        26 procedentes de delegaciones de la Cruz Roja Mexicana: Chihuahua, San Luis Potosí, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo, Puebla, Tamaulipas, Ciudad de México, Tabasco y Aguascalientes.
  • -        3 procedentes de otras Sedes Nacionales: Costa Rica, Colombia y Argentina.
  • -        1 representante de instituciones privadas.
  • -        1 representante de instituciones académicas (Universidad Veracruzana).

Asimismo, se contó con la representación de los voceros de la Alianza, quienes expusieron temas introductorios y contextuales del Programa: Análisis de Riesgos (Edgar Chaparro, Zurich), Resiliencia desde la perspectiva de la IFRC (Luisa Salamanca, IFRC) y  Marco general del Programa de Resiliencia (Brenda Ávila, Cruz Roja Mexicana).

Adicionalmente, como aportaciones de seguimiento e intercambio de experiencias, se tuvo la representación de autoridades locales y académicas:

  • -        Gilberto Segovia (Protección Civil del Estado de Tabasco):  Gestión Integral de riesgos ante desastres en Tabasco.
  • -        Tnte. Margarito Romero (Protección Civil del Municipio de Jonuta, Tabasco): Activación del Protocolo de Emergencia.
  • -        Erick Cajigal, representante de la Universidad Veracruzana. Tema: Estudio de la vulnerabilidad ante inundaciones en el Estado de Veracruz.

Las capacitaciones a los voluntarios tocaron temas respecto a las acciones realizadas durante los cuatro años de implementación:

  • -        Contexto comunitario: enfoques socioculturales para la resiliencia en comunidades de Jonuta, Tabasco (Mónica Flores, coord. de terreno, y Eduardo Escobar, técnico comunitario).
  • -        Uso de la Herramienta de Medición de Resiliencia ante Inundaciones, recolección y uso de datos (Jairo Hidalgo, técnico comunitario).
  • -        Educación Comunitaria: capacitación social en primeros auxilios, respuesta ante emergencias por inundaciones, cuidado y salud, preparación familiar (Gabriel Reyes, técnico comunitario).
  • -        Microproyectos: necesidades sociales y retos para mantener los medios de vida, la protección ante inundaciones y las líneas vitales de las comunidades (Itzel Bejarano, técnico comunitario).
  • -        Brigadas comunitarias: conformación y preparación de brigadistas, contenidos y elaboración de Planes de Emergencia Comunitarios (Liliana Sosa, técnico comunitario).

Equipo de la Cruz Roja

La experiencia en terreno por los participantes tuvo connotaciones de intervención comunitaria, aprendizajes de contexto sociocultural, relevancia profesional, potencialización de las acciones en otros contextos de implementación y contribuciones para la mejora de las prácticas y recomendaciones para su sostenibilidad.

Así, por primera vez, las 20 comunidades que conforman el programa tuvieron actividad simultánea, albergando a los voluntarios durante cuatro días, permitiendo conocer el alcance de las prácticas, las dinámicas sociales, los retos y obstáculos de intervención, los logros y metas por venir.

Al finalizar, participantes entregaron un informe de actividades en campo, los cuales servirán para conocer sus apreciaciones de la experiencia y proyectar el alcance y aplicación del Programa de Resiliencia Ante Inundaciones en otros contextos.

Fuente: Programa de Resiliencia ante Inundaciones, México

Leer

Recomiendan realizar simulacros inopinados en colegios del país 21/11/2017


Escolares simulacro de sismo

Renata Teodori de la Puente, jefa de la Oficina de Defensa Nacional y de Gestión del Riesgo de Desastres (Odenaged) del Ministerio de Educación (Minedu), sostuvo que es recomendable que las instituciones educativas del país realicen simulacros inopinados sobre desastres naturales, a fin de desarrollar una cultura de respuesta inmediata.

"Estos simulacros los coordina el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de cada región junto con las escuelas. Nosotros aprovecharemos el verano para evaluar la vulnerabilidad estructural de los colegios de cada región con el Programa Nacional de Infraestructura Educativa (Pronied)", señaló en entrevista con El Comercio.

Agregó que existen varios factores de riesgo ante un desastre, uno de ellos es el riesgo de la vulnerabilidad estructural y el otro es el del factor climatológico.

"Estamos tratando de atenuar el riesgo a la vulnerabilidad empoderando a las brigadas escolares, para que sean un factor de liderazgo en sus escuelas junto a los directores", expresó Teodori.

Asimismo, anunció que este miércoles 22 de noviembre se realizará el quinto y último Simulacro Nacional Escolar del año a fin de estar prevenidos ante cualquier de desastre, como lluvias e inundaciones. La funcionaria añadió que de acuerdo a la zona del país, el colegio pondrá en práctica las acciones preventivas y de respuestas.

Este simulacro es organizado por el Ministerio de Educación a través de la Oficina de Defensa Nacional y Gestión del Riesgo de Desastres (Odenaged), y se realizará en tres turnos: a las 10:00 a.m., a las 3:00 a.m. y 8:00 p.m.

"Este miércoles 22 van a participar casi 8 millones de estudiantes. Este simulacro pondrá en práctica determinadas normas de evacuación para estar preparados siempre. Ahora estamos tratando llegar a una meta de 30 segundos de evacuación", mencionó Renata Teodori de La Puente.

FUENTE: El Comercio

Leer

San Martín: Gobernador regional visitó zonas afectadas por inundaciones 20/11/2017


entrega calaminas san martin

El gobernador regional de San Martín, Víctor Noriega, acompañado de sus directores regionales y jefes de sectores, visitó las localidades de Panamá (provincia de Bellavista) y Alfonso Ugarte, Shamboyacu (provincia de Picota), con el fin de verificar las acciones que dispuso tras suscitados los desastres y conocer de cerca las necesidades de los pobladores que fueron afectados.

El gobierno regional de San Martín viene monitoreando permanentemente los distritos y centros poblados que sufrieron la acometida de la naturaleza para estar alertas ante cualquier contingencia que afecte a la población durante la temporada de lluvias, se informó a INFOREGIÓN.

“Pretendemos que las familias puedan restablecer sus actividades lo más pronto posible y como gobierno venimos priorizando el apoyo inmediato para que esto se plasme en una realidad”, dijo Noriega Reátegui en una reunión con autoridades y pobladores del Centro Poblado Panamá.

En Alfonso Ugarte y Shamboyaco, localidades fuertemente golpeadas por las inundaciones, se entregaron calaminas a los pobladores y se confirmó que se viene gestionando ante el Gobierno Nacional la declaratoria del estado de emergencia, medida que brindará una mejor y oportuna atención a los pobladores de las zonas afectadas.

Se precisó que el Gobierno Regional no descuidará las atenciones en las zonas perjudicadas por los embates de la naturaleza ocurridos en la región con más de 500 familias afectadas, sistemas de agua potable colapsados, y sembríos aquejados.

“Personal profesional y técnicos de las diferentes unidades ejecutoras del Gobierno Regional, recorren las zonas afectadas ante las posibles incidencias para verificar en el lugar de los hechos el estado en que se encuentran, para luego coordinar con las autoridades locales, las acciones a tomar. En el transcurso de los próximos días se estará entregando semillas certificados de maíz amarillo duro y arroz a los agricultores que verdaderamente lo necesitan”, dijo Noriega Reátegui.

FUENTE: Inforegión

Leer

Más de 8.000 familias afectadas por la ola invernal en Colombia 20/11/2017


inundaciones ola invernal Colombia

El director general de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo (Ungrd), Carlos Iván Márquez, presentó el balance de la segunda temporada de lluvias en el país, que hasta el momento ha dejado 14 fallecidos, 3 desaparecidos, 8.381 familias afectadas, 50 viviendas destruidas, 1.300 averiadas y algunos daños en vías, acueductos, puentes y alcantarillado.

El funcionario explicó que estas afectaciones, hasta el 16 de noviembre, son producto de 178 eventos presentados como: vendavales, inundaciones, movimientos en masa, crecientes súbitas, tormentas, granizadas y avenidas torrenciales que se sintieron en 138 municipios de Colombia.

Las zonas con mayores precipitaciones han sido el Caribe en la parte media de La Guajira, la Sierra Nevada de Santa Marta, el departamento de Cesar y la Mojana sucreña, cordobesa y antioqueña. El altiplano cundiboyacense, el Eje Cafetero y el suroccidente del país también han tenido incidencia, ya que en los últimos días se han presentado lluvias con mayor intensidad.

Márquez señaló que las zonas del país donde más se han concentrado las lluvias en estos últimos meses han sido Cundinamarca, Antioquia, Tolima, Cesar, Santander, Magdalena, Risaralda, Quindío, Boyacá, Casanare, Huila y Cauca, por lo que hizo un llamado a la prevención y a la articulación de mecanismos de conexión con las entidades locales.

En materia de infraestructura, el director de la Ungrd que a causa de desprendimientos de materiales se han presentado eventos en las vías secundarias, terciarias y nacionales, además de crecientes súbitas y deslizamientos en las vertientes de la Cordillera Occidental y Central, especialmente, en la zona del Eje Cafetero, Antioquia, los santanderes, Boyacá, Nariño y Cauca.

“Esta afectación ha generado un mecanismo de atención inmediata con los Consejos Departamentales y Municipales de Gestión del Riesgo y con los sectores con una inversión del Fondo Nacional para la Gestión del Riesgo de 16.000 millones de pesos”, manifestó Carlos Iván Márquez.

También destacó las acciones implementadas para reducir el impacto de esta temporada, la cual irá hasta finales de noviembre y principios de diciembre, según informó el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

“Hoy Colombia es un país menos vulnerable gracias al trabajo de prevención y reducción del riesgo que se está llevando a cabo a través de la construcción de 5.403 obras, entre las cuales se encuentran diques, canalizaciones, reubicación de viviendas, ajustes de puntos críticos viales, construcción de puentes de emergencia, recuperación de vías, instalación de sistemas de alerta temprana y todo un sistema que ha permitido que se pueda soportar los impactos hidrometeorológicos; con una inversión de 5,5 billones de pesos y 7,5 millones de personas que se han logrado ubicar en zonas seguras”, dijo.

También resaltó el trabajo que desde se ha realizado con más de 1.000 municipios para que tengan sus propios planes de emergencia y contingencia frente a esta temporada, así como también, el robustecimiento de las capacidades del Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres- SNGRD, que ya se encuentran instaladas a través de la disponibilidad de 968 máquinas para el banco de maquinaria amarilla en los 32 departamentos del país, apoyando trabajos de prevención y atención.

 

FUENTE: El Colombiano

Leer

Piura: sobrevuelo muestra los avances en descolmatación de ríos 15/11/2017


Descomatación río Piura

Pese a haber sido duramente criticados por colegios profesionales y universidades de Piura, los trabajos de descolmatación de los ríos Piura y Chira avanzan a buen ritmo. Así lo hizo saber la mañana de ayer el ministro de Agricultura, José Manuel Hernández, en una visita que realizó junto al jefe de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC), Edgard Quispe, y autoridades locales.

En el río Piura se trabaja en siete de los ocho tramos contemplados. El VII tramo, que comprende La Peñita- Tambogrande- Curvan y Malingas, se volverá a convocar la próxima semana, explicó el jefe de Agrorural, Alberto Joo Chang. “Vamos a convocarlo y a hacerlo por tramos, para terminar junto en diciembre”, explicó.

En el caso del tramo faltante en el río Chira, las autoridades de Agrorural dijeron que están en plena corrección de la ficha técnica que presentó la contratista, y que esta semana se comenzarán a ejecutar los trabajos físicos.

El ministro de Agricultura dijo que los trabajos en ambos ríos terminarán antes de fin de año, entre el 20 y 25 de diciembre. “Estamos trabajando en 118 kilómetros en el río Piura. Ya hemos encauzado 26 kilómetros. En Piura tenemos trabajando 650 máquinas en total, y más de 6.700 personas trabajando directamente”, comentó.

-Los cuestionamientos-
Hernández dijo que estos trabajos buscan evitar una nueva inundación, como la ocurrida este verano en Piura. “Si no descomaltábamos, si no le buscábamos salida a Pampa de las Salinas íbamos a tener serios problemas. Estamos trabajando para que (este río) pueda soportar, ante una lluvia fuerte, 3 mil o más m3/s”, dijo.

Añadió que “cuando todas las obras estén terminadas, junto a las obras de represamiento en la parte alta (del río Piura), en ese momento no habrá problema y discurrirá por este río entre 1.700 a 2 mil m3/s, y se podrá usar el agua en la parte alta”.

Actualmente son siete los consorcios que vienen trabajando en el río Piura, pero uno de ellos ha sido seriamente cuestionado. Se trata del consorcio Norte Perú, conformado por Corporación Doble A SAC, World Service Perú SAC y la cuestionada empresa Viviana EIRL. Esta última se encargó de los trabajos de prevención de 2015-2016, y que según especialistas y el mismo ministro de Agricultura, José Hernández, “no sirvieron para nada, y por eso estoy a punto de meter a la cárcel a varios funcionarios”.

Al respecto, Hernández dijo que “no se me ha escapado (Viviana). Lamentablemente, no podemos interferir con otros poderes del estado. Contraloría ha hecho la denuncia correspondiente y los procesos (penales) siguen. Y mientras (Viviana) no sea sancionada, y con una sanción consentida, no pueden impedírsele de participar. Y eso es lo lamentable”.

En la descolmatación del río Piura se planea extraer unos 15 millones m3 de material del río, aunque solo 9 millones de m3 se sacarán a la parte externa del río. “Unos 6 millones m3 se quedarán en el río porque es muy costoso hacerlo”, dijeron fuentes de Agrorural.

Desde esta semana un grupo de veedores ciudadanos, conformado por estudiantes de Ingeniería de la Universidad Nacional de Piura y personal de la Secretaría Técnica Anticorrupción del Gobierno Regional de Piura, fiscaliza la descolmatación del río Piura. Este grupo hará observaciones y recomendaciones –no vinculantes– a la entidad a cargo de los trabajos, que es Agrorural.

FUENTE: El Comercio

Leer

Coberturas Paramétricas frente a Desastres Naturales 15/11/2017


escombros tras niño costero

Por Gregorio Belaunde

El 15 de Octubre pasado salió en Global Capital un artículo mencionando el proyecto de emisión de un Cat Bond (o bono catastrófico) por el Perú en asociación con los otros países de la Alianza del Pacífico, y con apoyo del Banco Mundial, para obtener fondos rápidamente en caso de producirse un fuerte evento natural, como un terremoto. Esto, que se viene trabajando desde el 2015, tiene que ver con lo que se suele llamar coberturas paramétricas frente a desastres, y es algo que hace tiempo que se practica en otros países. El Perú estaría así entrando a la era de las herramientas avanzadas de protección financiera frente a desastres.

En un Cat Bond, para simplificar, el país, directamente o a través de una plataforma como la del Banco Mundial, emite unos bonos (o notas, en algunos casos), por unos 3 años en general, por los cuales pagará un cupón anual, como en muchos otros bonos (o sea una tasa de interés), pero la especificidad del bono es que no recibe el dinero en caja, por parte de los inversionistas; estos solo pagan todo o parte del monto si se produce un evento que tenga ciertas características, llamadas parámetros; ej.: un terremoto de magnitud mínimo 8 Mw con un epicentro en ciertas zonas geográficas, a una profundidad de un determinado número de km. También existen parámetros ligados a un cierto tipo de daños, o a niveles de agua en represas, o a fenómenos hidrometeorológicos (ej.: ciclón de nivel % en la región tal). La otra especificidad es si recibe algo, no tendrá nada que reembolsar a los inversionistas. Como ven, en realidad es un híbrido con lo que sería un derivado o un seguro, a tal punto que un componente importante de la tasa de interés es el costo del reaseguro internacional que se habrá determinado gracias a empresas de modelación en función de los parámetros y otros factores de mercado del momento (por ejemplo, actualmente, ese costo es mucho más bajo que hace unos años).

En EE.UU. el mercado de Cat Bonds es muy activo. En Latinoamérica destaca México como el país más activo en ese mercado, y ya ha tenido la oportunidad de recibir pagos por ciclones. Conviene resaltar que, en ese tipo de productos, se suele preferir cubrir eventos de muy fuerte magnitud, lo que reduce el costo, con la idea de recibir rápidamente fondos para la atención de emergencias y rehabilitación inmediata. Se debe calcular muy bien los parámetros para aumentar las chances de recibir algo, pero el riesgo de no recibir nada, como en los seguros, es inevitable (se le suele llamar el “riesgo base”); pero de todas maneras, no hay peor cobertura que la que no se tiene (como cuando se dice que no hay peor seguro que el que no se tiene). Las coberturas pueden ser “Multi-Cat” es decir incluir tramos para terremotos, para erupciones volcánicas, para inundaciones, para huracanes o ciclones, etc.

Pero también existen otros tipos de coberturas paramétricas para desastres que pueden tomar los gobiernos. Pueden tomar la forma de un derivado, donde se recibe a cambio de una comisión anual el monto expuesto si se produce el evento desfavorable como sucede en un derivado de riesgo de crédito (existen por ejemplo derivados climáticos), o de un seguro paramétrico, o de un reaseguro paramétrico; estos se ofrecen en el mercado internacional, que se ha vuelto muy activo, incluyendo a los Cat Bonds, porque cada vez más inversionistas institucionales están interesados en tener esos productos en su cartera, y además han aparecido inversionistas que se especializan en tomar ese tipo de riesgo, a través de ILS (insurance-linked securities). Las grandes reaseguradoras internacionales juegan un rol esencial en la sindicación del riesgo entre múltiples jugadores. Y hasta se ha visto una experiencia reciente de cobertura tomada por varios países africanos con ayuda del grupo Banco Mundial para hacer frente a pandemias, una lección de la última crisis del Ebola; sigue tratándose de desastres, aunque se trate a menudo de desastres más causados por el hombre que por fenómenos naturales.

Algo interesante es que no sólo los gobiernos lo están haciendo. También se han visto esquemas para cubrir a entidades financieras, especialmente su cartera de créditos, y a veces hasta costos operacionales que podrían sufrir; destacan por ejemplo un esquema desarrollado en Indonesia con Swiss Re para el caso de terremotos….y uno que existió en el Perú, gracias a una empresa norteamericana, la que creó el producto (que se activaba automáticamente si las aguas superficiales subían más de cierto número de grados en la Costa Norte) y una aseguradora peruana: desgraciadamente tuvo poco éxito, prácticamente una sola entidad financiera lo tomó, porque lo encontraban “muy caro” (actitud muy difundida contra los seguros en general de todas maneras; cabe preguntarse si piensan lo mismo luego de la Crisis del Niño Costero).

Y otro aspecto muy interesante es la búsqueda del pooling entre varios países, que es justamente la lógica que se está buscando en el Cat Bond de la Alianza del Pacífico. Sería un primer caso entre países tan grandes lo que lo sería un gran hito histórico. Aprovecho para mencionar que la lógica del pooling también puede usarse para riesgos de seguros indemnizatorios más clásicos (por ejemplo, en Suiza, cuya estructura federal hace que cada cantón tenga su propio sistema y reglas, como en los Estados norteamericanos, varios cantones se han unido). Los pools tienen la ventaja de ayudar a abaratar costos, pues la parte jurídico-administrativa también pesa mucho en el costo final, y porque se diversifica más el riesgo (entonces el precio se vuelve más asequible).

Efectivamente, países mucho más chicos o con economías más pequeñas por tratarse de países con niveles de ingresos más bajos, ya se han unido en diferentes esquemas paramétricos. Es decir, están más avanzados que nosotros en cuando a modernidad de sus esquemas de cobertura del riesgo catastrófico a nivel soberano. Destaca al respecto, el Caribbean Catastrophe Risk Insurance Facility (CCRIF) creado en el 2007 con el apoyo de los gobiernos canadiense y británico, así como del Banco Mundial, que une a 16 países, y emitió un Cat Bond en el 2014; varios países ya han recibido fondos debido a diferentes eventos. También el Pacific Disaster Risk Financing and Insurance Program, creado en el 2013 que reúne a pequeños países del Pacífico; Tonga ha tenido la oportunidad de recibir fondos gracias a ello. Y la African Risk Capacity (ARC), creado en el 2014 para hacer frente sobre todo a sequías, que tiene 32 miembros, pero sólo 8 países (lo que no está nada mal) especialmente de la región del Sahel, la han usado, y ya hay varios casos de indemnizaciones.

Como ven, un país como el nuestro, supuestamente una economía emergente relativamente avanzada, y tan expuesto a riesgos de fenómenos naturales de diferente índole, pero incluso a pandemias, ya debería estar usando este tipo de esquemas hace tiempo, como lo hacen México y todos estos países.

Así que esperemos que nuestra participación en un Cat Bond de la Alianza del Pacífico, que había sido autorizada incluso por Ley a fines del año pasado, se haga realidad, como un primer paso hacia la modernidad, y que además de ello veamos aparecer otros esquemas paramétricos a nivel nacional, para diferentes tipos de riesgos catastróficos, sea a nivel soberano, o a nivel de entidades financieras (pero esta vez con mayor continuidad), sacando las lecciones de eventos recientes; no podemos contentarnos con disponer de líneas de crédito contingente y con poder usar el Fondo de Estabilización Fiscal, que justamente tiende a reducirse; y tampoco podemos quedarnos sin mitigar aún más el riesgo de tener que hacer rescates de entidades financieras a causa de eventos naturales de gran magnitud (a veces una fuerte capitalización no basta). Otra de las grandes ventajas de estos esquemas es el conocimiento técnico que se adquiere en cuanto a modelación catastrófica y medición del riesgo, además del funcionamiento práctico de ese mercado financiero.

FUENTE: Gestión

Leer

Clima crea futuro peligroso para grandes compañías de seguros 14/11/2017


inundacion por huracanes

Después de una de las peores temporadas en la historia de los huracanes en el Atlántico, las compañías aseguradoras más grandes del mundo dicen que el sector debe organizarse si quiere sobrevivir al cambio climático.

Tomar seguros contra desastres naturales climáticos podría alcanzar niveles prohibitivos para los hogares y las compañías, en la medida que los daños potenciales son tan impredecibles que modelarlos puede resultar imposible un riesgo inaceptable para las compañías de seguros.

“En algún momento futuro se dará una situación en que la gente no podrá permitirse comprar un seguro contra catástrofes… eso es lo que queremos evitar”, dijo Ernst Rauch, responsable del Corporate Climate Centre de Munich Re.

La compañía reaseguradora más grande del mundo sufrió una pérdida de 1,400 millones de euros (US$ 1,630 millones) cuando los huracanes Harvey, Irma y María hicieron subir los reclamos.

Contrariamente a la visión de Warren Buffett de que el cambio climático impulsará la demanda de cobertura y elevará las ganancias de sus compañías de seguros, se está dando el riesgo opuesto en tanto los patrones climáticos cambiantes hacen que sea imposible asegurar las zonas propensas a desastres.

Encontrar maneras de evitar que esto ocurra figura en el orden del día de las negociaciones sobre clima patrocinadas por Naciones Unidas en Bonn, Alemania, esta semana.

La responsabilidad de soportar el gasto de reconstrucción después de los huracanes, las inundaciones y los terremotos ya recae de manera desproporcionada sobre los gobiernos.

Las compañías de seguros sólo responden por un 10% de los daños por US$ 75,000 millones que causó la inundación en Texas después del huracán Harvey, según AIR Worldwide.

Esto se debe a que las pólizas de seguros para el hogar estadounidenses más estándar no cubren las inundaciones que sí cubre la mayoría de las pólizas. Se da una situación similar en Fiyi, castigado el año pasado por el peor ciclón en su historia, donde menos de una de cada diez personas tiene seguro.

“Es una gran preocupación de Swiss Re que haya semejante brecha entre las pérdidas económicas y lo que está asegurado”, dijo Peter Zimmerli, responsable de riesgos atmosféricos de Swiss Re, la segunda compañía reaseguradora más grande. “Algunas de las señales del calentamiento global ya se están dando… no se pueden discutir”.

“Obsoleto”

El cambio climático está volviendo más cálidas las temperaturas, aumentando los niveles del mar y agravando los desastres, tendencias que empeorarán en tanto el planeta sigue calentándose, según científicos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

Las compañías de seguros no han seguido el ritmo de las tendencias cambiantes porque todavía evalúan el riesgo futuro sobre la base de lo que ocurrió en el pasado, según Tom Herbstein, que dirige en la Universidad de Cambridge un proyecto de seguros llamado ClimateWise, financiado por el sector.

“Dado que el seguro convencional se vuelve más costoso, es posible que las comunidades opten en cambio por invertir en atenuación del riesgo”, dijo.

“Vivimos en un mundo donde el riesgo crece exponencialmente”, señaló Herbstein. “El cambio climático pone en duda de manera fundamental el modelo de negocios actual para los seguros porque está volviendo obsoleto el análisis actuario en muchos lugares”.

FUENTE: Gestión

Leer