Facebook Twitter LinkedIn WhatsApp
Fecha de publicación: 17/03/2017

“Tengo más de una década dedicándome a esto, y nunca vi tantas emergencias al mismo tiempo”, escribió la noche del martes en su cuenta de Twitter el geólogo Patricio Valderrama (@patriciov), respetado investigador en temas de desastres y una de las voces que han sabido explicar lo que ocurre en el país en estas últimas semanas. Y no exageraba al hablar de emergencias simultáneas. 

Ayer el despliegue de acciones ante las lluvias se realizó principalmente desde el aire. Grupos de vecinos del caserío de San Pablo, en el distrito de Pacora, una de las zonas más afectadas en Lambayeque por el desborde del río La Leche, fueron rescatados en helicópteros de la Aviación del Ejército luego de haber estado varios días aislados. En el cercano caserío de Mochumí, en cambio, los lugareños se resistieron a dejar sus viviendas por temor a perderlo todo.

Por otro lado, la Fuerza Aérea dio inicio al puente aéreo entre Trujillo, Chiclayo y Piura para transportar a pasajeros ante la imposibilidad de utilizar la carretera Panamericana Norte, que ha quedado obstruida en varios tramos.

–Áncash en crisis–

Ayer, la emergencia se concentró, además, en la región Áncash. Por un lado, el río Huarmey se desbordó e inundó la ciudad del mismo nombre, donde el agua alcanzó el metro y medio de altura. Por otro lado, la carretera Casma-Huaraz quedó bloqueada por la caída de huaicos y derrumbes, y la plataforma resultó seriamente dañada. Además, en Huambacho (a la altura del kilómetro 407 de la Panamericana Norte) el tránsito quedó interrumpido, lo mismo que en la vía Pativilca-Conococha, donde la carretera quedó completamente destruida.

A lo largo del día, en esta y otras regiones del norte del país la señal de telefonía móvil e Internet no funcionó adecuadamente debido a daños sufridos en la fibra óptica.

–Desde el COEN–

Desde la sede del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), el presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, informó que se han declarado en emergencia 750 distritos en 13 regiones del país.

Por la noche, el presidente Pedro Pablo Kuczynski, junto a Zavala y varios ministros, explicaron en conferencia de prensa los alcances de las acciones realizadas durante la jornada. “Con tranquilidad todo esto se va a ir arreglando, ya tenemos la parte financiera bien organizada [...]. Esto va a pasar, no sabemos cuándo, pero lo más importante es ser prudentes”, dijo Kuczynski.

La emergencia no se detiene solo cambia de lugar

El miércoles, durante todo el día, los reportes de daños causados por las lluvias, huaicos y desbordes llegaron desde diversas regiones. La emergencia no se detenía, solo cambiaba de lugar.

El día empezó con noticias desde Trujillo, donde la noche del martes cayó la lluvia más fuerte de los últimos años. Distritos de la periferia, como La Esperanza, fueron los más afectados por la inundación de las calles. Pero el temor creció cuando se informó que las quebradas León y San Ildefonso –que en 1998 colapsaron, lo cual causó que el agua arrasara todo a su paso– se habían activado. La amenaza se hizo real, y por la tarde el agua llegó al centro de la ciudad.

Mientras eso ocurría en La Libertad, más al norte, en Lambayeque y Piura, el problema mayor fue que, debido a las lluvias y desbordes, quedó interrumpido el tránsito en la Panamericana Norte. El desborde del río La Leche ha ocasionado uno de los mayores desastres que recuerden los habitantes del norte de Lambayeque. En Íllimo, uno de los distritos más golpeados, sus calles son riachuelos de fango y restos de materiales de construcción de las pistas y casas destruidas. En el centro de Chiclayo, las vías y calles continúan con aniegos y el sistema de alcantarillado ha colapsado. El Centro Campestre-Zoológico Las Pirkas se inundó, debido al desborde del río Motupe, y siete caimanes escaparon. 

Al mismo tiempo, se informó que en Tumbes había cuatro mil personas aisladas como consecuencia del crecimiento de los ríos y la destrucción de los caminos, especialmente en la provincia de Contralmirante Villar.

La emergencia no solo abarcó la costa norte. También el sur se vio afectado por fuertes lluvias y nevadas en Apurímac y Cusco. 

En tanto, en Arequipa, la empresa prestadora de servicios de saneamiento Sedapar suspendió la producción de agua potable en algunos sectores debido a la caída de huaicos. Hay cerca de 800 mil arequipeños sin agua.

Por la noche, el ministro de Transportes, Martín Vizcarra, informó que el 22% de la red vial nacional está afectada en alguna medida debido a las lluvias. El país no solo está golpeado, sino incomunicado.  ?

Mientras tanto, el ministro de Economía y Finanzas, Alfredo Thorne, informó que el Gobierno aprobó una asignación adicional de S/100 mil para los municipios afectados por fenómenos climáticos.

Otras notícias que te pueden interesar