La provincia de Yungay, en la región Áncash, se encuentra en emergencia. Las intensas lluvias torrenciales ocasionaron un huayco de gran magnitud que ha inundado 60 viviendas y destruido 15 hectáreas de cultivo, principalmente de hortalizas.

Además, la carretera de penetración Yungay-Caraz quedó bloqueada en el sector de Canyasbamba; así como también el huayco estuvo a punto de destruir el puente El Milagro, pero arrasó con lo que halló a su paso.

El gobernador regional de Áncash, Enrique Vargas Barrenechea, quien se trasladó hasta el lugar de la emergencia, constató los daños ocasionados por el huayco y de inmediato autorizó el traslado de maquinaria pesada para restablecer el tránsito y ayudar a los damnificados.

“La situación en Yungay es de peligro, las lluvias torrenciales no cesan y tememos que ocurra un huayco de mayor magnitud, por eso hemos dispuesto el traslado de maquinaria y todo el apoyo de Defensa Civil Regional para todos los damnificados”, declaró.

Vargas anunció también que planteará al Consejo de Áncash que se solicite la declaratoria de emergencia al Gobierno Central debido a las lluvias torrenciales, huaycos y derrumbes que se vienen registrando.

“Los almacenes de avanzada de Defensa Civil están abastecidos y preparados para atender las emergencias, pero consideramos que es urgente que se declare en emergencia la región, porque Yungay y otras provincias como el Santa vienen siendo azotadas por la naturaleza. Las condiciones están dadas para que se declare la emergencia”, añadió.

Por otro lado, la alcaldesa del distrito de Macate, Ericka Pérez Ruiz, solicitó a la región la ayuda con maquinaria pesada para descolmatar el río Lacramarca, pues este podría desbordarse y hacer desaparecer el caserío Santa Ana, el cual se encuentra ubicado en una quebrada.

Macate es un distrito de la provincia del Santa que, junto a Cáceres del Perú, Nepeña y Moro, ha sido una de las zonas más azotada por las lluvias torrenciales, desbordes e inundaciones.

Fuente: http://larepublica.pe/sociedad/846392-huayco-inunda-60-viviendas-y-destruye-15-hectareas-de-cultivo-en-yungay