Fecha de publicación: 30/03/2017

A cuatro días del desborde del río Piura, en algunas zonas aún persisten sus turbias aguas que se han mezclado con los desagües. A esto se suma la desesperación de la gente damnificada que reclama agua y alimentos en el distrito de Catacaos, el más golpeado con este embate de la naturaleza.

Gracias a la momentánea ausencia de lluvias, el caudal del río Piura llegó ayer a 955 m3/seg. Este panorama permite que se comience a erradicar las aguas de las calles y avenidas afectadas.

En la Plaza de Armas se ha botado el agua que llegaba a metro y medio de altura, cuando la inundó el río. Con maquinaria de la municipalidad de Piura se realizó la limpieza del fango.

En tanto, el distrito de Castilla, donde el río anegó a centenares de casas de las calles Tacna, Cusco, Ayacucho, Amazonas, Callao, Libertad y otras, está siendo desaguado con el apoyo de motobombas. Los pobladores perdieron sus pertenencias, pero lograron salvar sus vidas.

“Las lluvias nos han dado una tregua de dos días, después de la última tormenta”, afirmó el gobernador regional Reynaldo Hilbck. Dijo que ahora la prioridad son los damnificados, para lo cual están trabajando en coordinación con las Fuerzas Armadas, bomberos y Policía Nacional en el rescate de personas.
Sin embargo, en los caseríos de Pedregal Grande, Chato Chico y otros, los moradores siguen clamando por ayuda para rescatar a personas que se encuentran atrapadas en sus techos, ya que sus viviendas están llenas de agua.

La mayoría de los pobladores no quiere salir de sus hogares por miedo a los robos. Ellos quieren que los ayuden con agua potable y alimentos. Lo lamentable es que exponen la vida de sus menores hijos con esa temeraria actitud.

Desesperación
El distrito turístico de Catacaos sufre por el agua y alimentos. Los moradores que lo han perdido todo no comen desde hace dos días. Por ese motivo, a lo largo de la carretera de ingreso a esta localidad del Bajo Piura se congregan decenas de personas para exigir ayuda. “¡Queremos agua!”, es el clamor de las personas afectadas, quienes se arriesgan a detener a vehículos en busca de una dádiva.

Personas procedentes de Viduque, Simbilá y Nuevo Catacaos reclaman un poco de ayuda. La mayoría de ellos son humildes madres de familia con sus pequeños hijos.
En tanto, en la Plaza de Armas de Catacaos se visualizan largas colas alrededor de las cisternas para conseguir el líquido elemento. Para evitar los disturbios y contratiempos, efectivos policiales resguardan los vehículos.

De otro lado, el gobierno regional informó que el Ejecutivo enviará en los próximos días motobombas de mayor capacidad que servirán para eliminar las aguas pluviales y del río en los distritos de Castilla, Catacaos, Tambogrande, 26 de Octubre, entre otros.

Vándalos y saqueos
En medio de la tragedia que vive la región, un grupo de vándalos aprovechó el poco resguardo policial para romper los accesos al local del Programa Vaso de Leche de la municipalidad de Castilla, donde robaron aproximadamente 50 toneladas de avena y 1600 cajas de leche.

Según el subgerente de Programas Sociales, Henry Romero, los revoltosos luego de forzar la chapa de la puerta principal en la calle Cusco se apoderaron del alimento que iba a ser distribuido en los 130 comités del distrito para beneficio de 10 mil niños y ancianos.

Como si fuera poco, los sujetos llegaron en vehículos para sustraer además 70 pares de zapatos para niños damnificados que fueron donados a la comuna y que iban a ser distribuidos en los próximos días.

Según el funcionario edil, el martes en horas de la tarde los mismos moradores acompañados de vándalos, ante el desabastecimiento de la canasta familiar, aprovecharon la poca presencia policial para arrasar con los productos.

La tarde de ayer el fiscal José Silva llegó hasta el local municipal y comprobó in situ la poca mercadería que quedó flotando en el ambiente que también se vio afectado por el desborde del río.

Cabe indicar que ese mismo día otro grupo de desconocidos se llevó cajas de leche y agua mineral del mercado de Castilla. Los sujetos armados con combas rompieron las puertas principales y luego de otros puestos para robar la mercancía.

Gracias a la reacción de los policías se capturó a Pedro Camacho Encalada, Israel Camacho Encalada, Percy Castillo Reforme, Moisés Medina Mendoza, Jorge Bances Gallo, Félix Navarro Alberca y Cristian Zapata Seminario, acusados de ser los saqueadores.

Castilla y Catacaos siguen inundados
Lo que quedó en las calles de Castilla y Catacaos hasta ayer al mediodía era catastrófico. Continuaban inundadas y las familias aún no evacuaban la totalidad de las aguas que les causó cuantiosas pérdidas.

En la calle Callao el panorama era abrumador. Las hermanas Francisca, Carmela y Doris Viera Benites intentaron rescatar algunas de sus cosas, pero quedaron atrapadas y creyeron que morirían. Fueron auxiliadas por los vecinos.

Según un último reporte del COEN, el número de fallecidos en Piura es de 8, hay 240,899 afectados; 21218 damnificados y 2438 casas colapsadas y 28 inhabitables. En La Libertad el registro es de 13 muertos por huaicos, 4 desaparecidos, 74671 afectados; 7744 damnificados y 1344 casas colapsadas.

CLAVE
Según las cifras del COEN, En Lambayeque el número de fallecidos por las lluvias es de 3, hay 145,156 afectados, 52202 damnificados y 5571 viviendas colapsadas. En Cajamarca los muertos suman 7 y hay 2 desaparecidos, hay 1232 damnificados, 7536 viviendas afectadas y 93 colapsadas.

Fuente: http://larepublica.pe/impresa/en-portada/860467-huaicos-en-peru-lluvias-y-desborde-de-rio-dejan-secuelas-imborrables-en-piuranos

Otras notícias que te pueden interesar