Facebook Twitter LinkedIn WhatsApp
Fecha de publicación: 29/05/2017

Al menos dos personas murieron y más de 30.000 se encuentran desalojadas como consecuencia de las fuertes lluvias caídas en el interior del estado brasileño de Pernambuco (noreste del país), informaron hoy fuentes oficiales.

El Gobierno regional decretó el estado de calamidad en 15 municipios de la región conocida como Mata Sul, en el interior de este estado.

Según explicó el gobernador de Pernambuco, Paulo Cámara, se trata de las lluvias más intensas en la región desde 2010. "Aquellas lluvias de 2010, en tres días fueron 180 milímetros. Esta, en dos días, fueron 140 milímetros", dijo Cámara.

El agua inundó incluso el hospital de Río Formoso, lo que obligó a la Defensa Civil y al Ejército a montar un hospital de campaña para atender a los pacientes y eventuales emergencias.

El presidente brasileño, Michel Temer, se desplazó este domingo a Pernambuco para sobrevolar las áreas afectadas y supervisar las tareas de ayuda a los afectados.

El mandatario llegó a Pernambuco procedente de Alagoas, otro estado en el nordeste muy afectado por las lluvias, que se han cobrado la vida de cuatro personas, mientras que otras cinco están desaparecidas.

Más de mil familias fueron desalojadas en Alagoas debido a las lluvias, principalmente en la región metropolitana de Maceió, la capital regional.

El gobernador de Alagoas, José Renan Vasconcelos, decretó la situación de "emergencia" en la mayoría de estas localidades a las que se han movilizado un centenar de soldados del Ejército brasileño para ayudar en las labores de rescate.

"El terreno está muy encharcado e inestable. Eso nos obligó a retirar las máquinas pesadas, pues había riesgo de nuevos deslizamientos", dijo el teniente-coronel del Cuerpo de Bomberos de Maceió, Ricardo Cruz, quien colabora en las labores de salvamento.

Según datos oficiales, en lo últimos seis días llovió todo lo esperado para el mes de mayo.

Las lluvias también afectan la región más al sur de Brasil, donde 7 municipios han decretado la situación de emergencia en Río Grande do Sul (limítrofe con Argentina y Uruguay) debido a la lluvia y el mal tiempo, que han obligado a 200 familias a ser desalojadas de sus viviendas.

Otras notícias que te pueden interesar